You are currently browsing the category archive for the ‘Defectos de Carácter’ category.

Pf… vale, antes que nada te quiero pedir una disculpa por no haber publicado esta entrada ayer; mi justificación: festjé el cumple de una amiga jugando gotcha y el día previo tuve examen, no hay más hahaha. Ahora sí: Saludos! En la entrada anterior debrayé bastante sobre muchas complicaciones que tiene el efecto del poder en las personas; es bastante difícil equilibrarse para darle buen uso al poder que se adquiere con la experiencia y la sabiduría.

A través de lo que he estado publicando he estado creciendo mucho en varios sentidos, aprendo cosas al escribir, al leer sus comentarios y al enterarme de ciertos detalles curiosos por aquí y por allá; la verdad es que el destino me está echando la mano para publicar entradas cada vez más fructíferas. Por ejemplo, últimamente está de moda la situación de los mayas, el 2012 y el fin del mundo. Mi padre tuvo bastante curiosidad sobre el tema y como él no es de las personas alarmistas a lo ridículo (gracias a Dios), se puso a investigar al respecto y se topó con cosas bastante interesantes, me platicó al respecto y bueno… si de por sí estaba aprendiendo cosas ahora al doble. Abrir los ojos gradualmente es algo duro porque cada vez que volteo atrás veo mis errores y las grietas de mi pasado más claras; sin embargo, sigo siendo joven y puedo corregir bastante.

Códice Dresde

Este es el "código de dresde" maya, tiene una historia curiosa. No vendría mal que checaran en internet sobre los eclipses de venus y este documento antiguo; un tip: ignoren la información amarillista sobre el tesoro y demás~

El tiempo, generalmente, brinda sabiduría. Las mentes más flexibles y sinceras son más capaces de adquirirla, porque no se andan con rodeos ni intentan justificar las cosas a toda costa, simplemente dejan a la naturaleza ser y fluir. De un tiempo a ahora he intentado con bastante energía lograr esto que les comento y poco a poco voy viendo resultados; me siento feliz. Sin embargo, estoy adquiriendo, de alguna manera, poder. Después de hablar tan mal de él, comienzo a atemorizarme un poco, no quisiera dañar a nadie ni mucho menos. Lo que he aprendido es que cuando tienes poder, lo único que se puede hacer para evitar causar molestias, daño, dolor, etc. es… Compartir!

Lo único que aprendí durante la primaria (aparte de historia ficticia y tablas de multiplicar que hasta la fecha me sirven) es que cuando las cosas no se comparten, adquieren malas características y pierden su significado positivo. El egoísmo tiende a la conservación; si recuerdan en sus viejas clases de historia sobre los “conservadores” y “liberales” (cuando todo era pintado como una novela hahahaha) veían que los malos del cuento eran los conservadores. Actualmente, mientras más conservadores, mejor; nuevamente podría citar la película de los X-Men: Xavier prefería la conservación por encima de la evolución. Actualmente, mientras más ignorante se es, mejor para los grandes poderes; mientras menos tengan que compartir, “mejor” para ellos. Si te mantienes en conservación, no avanzas ni distribuyes tus bienes, sino que los reservas y mueres con ellos.

Sí, sí... recuerdo las enseñanzas de la secu incluso en donde todo era una novela bien de televisa: Y entonces El cura don Miguel Hidalgo I. Costilla tocó la campana y dio el grito de Dolores!... Oh Dios, fue todo un héroe hahahahaha si aprendieron algo en la prepa seguro que se ríen también...

Imagina una tubería. Cuando el agua comienza a estancarse dentro, esta se va enmoheciendo, se llena de bacterias, hongos y partículas; pierde su pureza. Si el agua fluye, esta va arrastrando los pocos contaminantes que tiene y se dispersan entre las personas que le dan uso. Cuando tu poder (sea dinero, conocimiento, etc) fluye hacia otras personas, das oportunidad a que sea aprovechado de maneras que tú no podrías pensar ni llevar a cabo; cuando las cosas fluyen, la armonía existe.

Amiga, espero que te des cuenta de que eres la que estoy citando. Durante varias pláticas con una gran amiga, he notado que le agrada la idea de tener poder y control sobre otros a los que llamaría “subordinados”. Le agrada sentir que puede dominar el mundo con su cerebro. He presenciado como guarda el conocimiento para ella misma y le cuesta muchísimo trabajo soltarlo, incluso conmigo que soy un buen amigo suyo. Como se reserva las cosas, los problemas que tiene en sus pertenencias son grandes, a veces su cabeza la obliga a hacer cosas que ella no quiere; eso le duele y está desconcertada sobre cómo salir adelante; sin embargo tiene las intenciones de hacerlo. Mujer, mi consejo: deja de querer todo para ti sola, busca una forma para compartir lo que posees; verás que es genial.

Las sinapsis, conexiones entre las neuronas, necesitan compartir corriente eléctrica para transmitir información... un ejemplo más de millones que hay.

Este blog es un ejemplo perfecto. Lo utilizo para compartir lo que aprendo, lo que veo y lo que me dicen para que no se quede en mi cabeza. Antes tenía problemas para expresarme y a veces sentía que explotaría. Ahora me doy cuenta. No podía compartir. Si quieres puedes verlo como una liberación de energía, como el compartir tus capacidades y beneficios con otros o como un acto caritativo que alimentará tu autoestima y tu moral. Muchas personas agradecen cuando se les regala algo, si lo que se les regala es muy valioso mucho que mejor (valioso no es igual a caro…).

Concluyo: Si lo que deseas es darle un buen uso a tu poder, compártelo! si te lo quedas sólo te contaminarás con él; evitarás que se produzca más (por ejemplo, cuando comentas con otras personas sobre lo que leíste en un libro, puedes encontrar opiniones diferentes que sean más productivas que el libro solo) y perderás el hermoso privilegio de recibir el agradecimiento de otros. Si buscas poder, búscalo en las personas, no en objetos vanos. Podrá parecerte difícil: ¿por qué he de compartir lo que tanto trabajo me costó obtener?, la respuesta es fácil: lo que obtuviste no llegó a tus manos por tus méritos, en realidad logras tener todo lo que posees gracias a las demás personas que trabajan para que ello exista, a las personas que te educaron, a las personas que te alimentan, etc etc… No estás sólo, no te aisles, comparte!

Recuerda que en el mundo vivimos todos, no te lo quieras comer solo!

Ahora me despido. Fue una entrada larga pero en realidad bastante sencilla. El concepto es importante, espero que lo tomes en cuenta, mientras más compartes, mejor :) Gracias por haber leído hasta aquí, ahora sólo falta tu comentario que con gusto voy a leer y responder. No dejes de compartir el blog con tus amigos y conocidos para que más gente se entere de que existe! Gracias de nuevo y hasta la próxima!

 

Saludos. Espero que hayas leído la entrada anterior, así podrás ver esta con mayor profundidad. El tema actual es el Poder; pero no hablo de política ni de religión o videojuegos, hablo de algo mucho más mundano, algo más común que reside en la cabeza de todos y oscurece los corazones de quienes lo poseen. En una entrada anterior, hablé sobre la idolatría, una actitud bastante necia de muchas personas que se obsesionan por otra persona y la tratan como si estuviese por encima de sus cabezas.

Ahora hablo de lo inverso, la necesidad de las personas por generarse súbditos, individuos que estén a su disposición, gente que les brinde amor eterno e incondicional. Imagina un grupo de amigos que deciden formar una banda, cuando comienzan a volverse populares entre sus amigos, muchas veces surgen problemas entre ellos, debido a que el vocalista o guitarrista principal acapara mucha atención a comparación del resto. Están actuando políticamente, pelean por el poder, todos lo quieren porque lo conocen, pero el que tiene más es el que domina, por eso surgen conflictos, nadie es capaz de aceptar que son lo mismo porque son la banda.

Sí, sí; todos nos dimos cuenta de que eran representaciones de Disney de lo que quiere ver en el pueblo frente a las figuras púb... qué dices?... tiernos?!

Si llevamos esto a un nivel más profundo, se puede observar que una vez que se conoce el poder, se desea más. El poder viene en presentaciones distintas para distintas personas. Algunos ven en el alcohol el poder para actuar en público y liberarse de inhibiciones (las cuales no son sólo miedos, sino prejuicios, cargas emocionales, etc.); otros ven en el dinero la capacidad para controlar a todo aquel que se le ponga en frente y como una gran herramienta para defenderse ante la adversidad.

Teóricamente esas actitudes no son necesariamente negativas, quizá de forma controlada, equilibrada y pacífica sean hasta positivas; sin embargo, la realidad nos demuestra que sólo llevan a posiciones enfermizas a aquellos que conformamos la sociedad común, las personas normales sin habilidades innatas para llevar la vida en armonía (que seguramente será menos del 1% de la población: si al leer esto aprendes o descubres algo, no lo eres).

Esto trae conflictos grandes para las mentes revolucionarias que siempre quieren algo nuevo. El estar probando cosas es peligroso cuando no se es fuerte. En la adolescencia se presenta mucho esta actitud frente a la vida: el placer por probar lo nuevo. El problema va en que en esa etapa, fortaleza no es una palabra conocida, más bien lo es “formación”, y cuando una persona se está formando como tal, lo último que debe buscar son desviaciones que arruinen su vida; curiosamente es lo que más buscamos.

No Adán, Dios no conspira en tu contra... hay mil frutas más ricas, de verdad ._.

Varias veces he escuchado que lo prohibido es lo más placentero o lo que más se busca; pero eso no es necesariamente cierto. En realidad, cualquiera podría gozar de un día lluvioso desde la ventana, un amanecer con alguien a quien se ama, hasta un vaso con agua en tiempos de calor; todo eso está permitido. Pero como lo haces a diario y te parece rutinario y futil, lo consideras algo simple. En la actualidad, lo simple NO está de moda, lo simple es banal, y lo banal es para los inadaptados. Los resultados muestran que lo simple es más profundo de lo que tu ves, que lo banal es aquello que haces todos los días sin sentido y que los inadaptados son los que no logran conseguir el equilibrio consigo mismos.

¡Oh, Dios! La tele te ha convencido de lo contrario a la realidad. Los medios te muestran lo que les conviene que veas. Como lo bueno no vende y lo malo se controla, prefieren hacer que tu vida sea una ruina mientras ellos hacen lo mismo con la suya, pero bajo la ilusión de la felicidad. Si te has dado cuenta !qué padre!; si no, ponte a ver comerciales de información que cura con la grandiosa Lolita Ayala, que sólo busca tu bienestar y tu salud!

- "Soy una buena mujer, ahora compra mis medicinas para las hemorroides" - Frases inmortales de Lolita Ayala~

Tampoco se trata de llevar una vida paranoica como muchos activistas y demás que diariamente usan la palabra “sistema” más de 10 veces para referirse a una masa imposible de remover que nos controla y demás. No; no gastes tu vida en intentar cambiar algo que tú mismo consideras imposible de cambiar; no te des de topes contra la pared esperando que se rompa antes de quedes loco o p****jo.

Hay que asimilar estas cosas con bastante paciencia; buscar equilibrar el asunto antes de precipitarse y vender el televisor. Si has podido vivir hasta ahora sin haber visualizado estas opciones significa que no te matan; simplemente son situaciones peligrosas que debes ser capaz de manejar. Si siendo débil sigues vivo e íntegro, aprovecha que la fortaleza te llama y empieza a cambiar antes de que mueras.

...pero hoy hubo tráfico y no llego, por eso tu hijo no le devolvió sus canicas al vecino, lo siento u.u...

Acepta que llevaste tus 18, 20, 35, etc años de vida basados en un error y que siempre estuviste mal. ¿Te parece doloroso? Entonces eres patético. No es la gran cosa, sólo es que había un millón de personas intentando engañarte y pues… no pudiste contra ellas. ¿Débil?… !No! Eres hasta más fuerte por haber soportado un peso tan grande (carga publicitaria, inconsciente colectivo, bullying, represión, exclusión…….. lo que sea!) y seguir con vida; no te has suicidado, no te has entregado al cien por ciento a los vicios, no has perdido la cabeza, no dejas de ser tú. Claro, si aún sabiendo las consecuencias, decides seguir golpeando la pared con tu enrojecida frente, no llores cuando empiece a salirte sangre y no recuerdes por qué empezaste a hacerlo: La fortaleza va desde que empiezas a joder, hasta que ya te están jodiendo a tí.

Esa será mi cita textual para mi biografía xD. En realidad sólo te quiero hacer ver que si la regaste y te has dado cuenta no te pongas a silbar mientras ves a otro lado, acéptalo, que no es gran cosa y te ayudará a hacer cosas más divertidas y productivas; serás más feliz. Y bueno………. me sobrecargué con esta entrada. Me pidieron un tema: “Las cosas vistas desde la perspectiva de otras personas”, creo que esto lo cubre aunque sea un poco, si no me dices y le intento en la siguiente entrada. Te mando un saludote y ya vete a dar un baño que la cabeza te va a estallar!

Con el éxito obtenido desde la creación del grupo en facebook, la entrega de la última entrada y el apoyo que me han dado mis lectores me siento mucho más motivado a continuar escribiendo sobre temas más nuevos y profundos. Sigo pidiendo más apoyo con los comentarios para que me hagan saber lo que me falta, lo que va bien y lo que está mal, etc. En fin. El tema que llega a mi cabeza el día de hoy es ya el tercer bloqueo de la capacidad del ser humano. Hemos pasado ya por el miedo, un enemigo invisible que aparece antes de siquiera probar un nuevo platillo; después la lucidez, un enemigo sutil que aparece cuando tienes el conocimiento sobre el sabor del platillo, pero igual no lo pruebas. Muy bien… ¿qué suele pasar después de que pruebas el platillo y además… te gusta?

Obama SABE de qué se trata!!

Ya que has logrado superar dos grandes obstáculos y comienzas a dominar el área aparece un enemigo interior contra el que casi nadie quiere pelear porque lo disfruta. Quienes no lo tienen se quejan por envidia, quienes lo tienen no lo cambian por un deseo irremediable; la solución no es fácil sino al contrario, es quizá mucho más difícil que ser valiente o tener interés por conocer en carne propia las cosas, la solución tiene que ver con el ego, con la personalidad, con la aceptación… Esta problemática resulta ser la más difícil de todas, tanto que casi (y es un casi… CASI) nadie lo tira abajo… hablo del Poder.

Cuando las cosas dejan de ser tan novedosas y espectaculares, el ser humano comienza a aplicar el legado que le ha dejado la evolución, eso que llamamos adaptación. Conforme las cosas se van volviendo más comunes para nosotros, tendemos a perfeccionarlas y desarrollarlas de forma más eficiente, se inicia el camino hacia el dominio de las artes, prácticas y empleos; adquirimos poder sobre aquéllo que ya conocemos. Al principio todo era divertido, era nuevo, era fantástico; ahora, todo es común y sencillo, la novedad se pierde incluso al estar “conociendo” y con esto llega el deseo de control.

Así las jirafas evolucionadas, bien mala onda, no le dieron hojas a las más pequeñas y las dejaron morir...

Una de las características más nefastas de las personas de la actualidad es el hecho de que cuando están instruidos en algo, comienzan a utilizar sus capacidades para obtener beneficios egoístas. Citaré el ejemplo de un sastre que ha logrado la maestría en su habilidad para tejer; su habilidad es magnífica y tiene toda la capacidad para hacer prendas tan elegantes o populares como las de cualquier estrella de televisión; sin embargo, se rehúsa rotundamente a enseñar a otros, sabe que su arte conlleva un gran poder (venta, fama, fortuna) y que si más personas la aprenden, su poder irá disminuyendo hasta que sea uno más que sabe coser.

Una mentalidad limitada al egoísmo es la gran causa. El monopolio, la burocracia, los problemas sindicales; en la política existen muchísimos problemas relacionados con esto. El poder es un tema común entre los políticos, ya que su único trabajo es tener el poder y ganar aún más poder; no tienen interés en otra cosa que el poder. La ayuda al prójimo, la evolución y el progreso se vuelven productos de segunda mano que a veces convienen y a veces no. Obviamente, la política no es la única proyección de este problema; los “artistas” que aparecen en la tele muchas veces iniciaron con sueños y personalidades bastante positivas, pero terminaron siendo consumidos por la fama y la fortuna (el poder).

Soy Famoso

Ahora Rafita no cumplirá su sueño de volverse bailarina de ballet~

Qué desagradable es escuchar de personas que abandonan sus sueños reales y terminan limitados por la necesidad de sentirse grandes y poderosos; qué feo es ver que este problema es mil veces más común en los hombres. Quizá sea lógico, después de todo (desde un punto de vista etológico, o sea del comportamiento animal) en nuestra raza es el macho quien debe proteger a la familia y procurar su bienestar. Es un instinto más que se deforma en una necesidad implacable de permanecer en el poder y avanzar más y más.

¿Escucharon sus primeros dos discos?, eran geniales... ¿Escucharon los que siguieron, cuando se comercializaron?, si no: qué suerte.

Y como la limitación está en quedarse igual, la gente no se da cuenta de que al enseñar y brindar a otros ese poder que se ha adquirido, este crece y se desarrolla. Sólo así existe la evolución, con la transferencia e intercambio de ideas, energías y esfuerzos. Si el poder no se transmite y se conserva, lo que se crea es un refrigerador lleno de comida que termina por pudrirse; si el alimento se lo dieran a otras personas, estas podrían conseguir más comida y más refrigeradores. No hay necesidad de mantener todo en un sólo punto si podemos difundir lo positivo por todos los medios posibles.

Una amiga me pidió que escribiera sobre la complejidad de las personas. !Esto es complejidad! Es hasta desesperante: primero no queremos probar las cosas porque no las conocemos, luego no queremos probarlas porque ya las “conocemos” y al final, una vez que las probamos y nos ha gustado, decidimos no compartir con nadie y nos llenamos de óxido por dentro.

En fin, como estoy introduciendo el tema del poder y lo difícil que es sostenerlo sin perder la cabeza no planeo extender más esta entrada. Una introducción sólo abarca los picos de los múltiples icebergs que están debajo de su gran océano. Sólo es cuestión de tiempo, iré publicando entradas al respecto más adelante; espérala máximo hasta el próximo fin de semana, pero mantente al tanto, quizá la publique antes. En fin te mando un saludote y un montón de ideas creativas para que pienses más al respecto, analices y me dejes tu punto de vista abajo en los comentarios. No temas comentar, al contrario, hazlo con orgullo: tú comentaste y los otros cobardes no! Disfruta de la vida, hasta la siguiente entrada!!

Que viene el coco!

La capacidad de las personas: Los deportistas confían en que su cuerpo rendirá al máximo durante las competencias, los investigadores confían en su capacidad mental, que consideran infinita; el artista confía en su capacidad creativa para hacer sus obras. Cada individuo dedica su confianza en alguna de sus tres grandes capacidades, unas que requieren esfuerzo, tiempo y dedicación; otras que son consideradas ilimitadas y sólo requieren de la explotación; otras que llegan como el destello, dignas de un don divino.

Qué bello que fuera tan fácil como decirlo, pero existen muchas situaciones que bloquean las grandes capacidades de las personas. Hace poco, platicando con un amigo, me enteré de que el primer bloqueo es el miedo. Es bastante razonable, el miedo se presenta cuando ni siquiera existe contacto entre dos entes, se muestra antes de cualquier cosa.

En lo largo del blog he presentado varios defectos de carácter (pereza, ira, lujuria, etc); curiosamente, todos ellos pueden mostrarse como consecuencia del miedo. Cuando se presentan situaciones determinadas, nuestro ser puede reaccionar automáticamente y acobardarnos. Son tres las razones: instinto, conocimiento o trauma.

El instintoes la más primitiva, la más básica. Como seres vivos tenemos ciertas características establecidas que no podemos controlar, las llamamos instintos. ¿Se han percatado lo molesto que es el llanto de un bebé?. He escuchado que instintivamente detestamos ese sonido debido a que tenemos exigido prestarle atención y acabar con él, debemos satisfacer al nuevo ser que requiere de nuestra ayuda para sobrevivir. Hay veces, como cuando nuestros sentidos se ven limitados (en la oscuridad por ejemplo), en que instintivamente sentimos miedo; el objetivo de ese miedo es alertarnos de que algo negativo puede pasar (piensen en una presa que busca refugio durante la noche para no ser comido por su depredador).

Llanto de bebe

¿A poco no duele la cabeza de sólo verlo?

Una forma más sofisticada y civilizada de tener miedo es la que se presenta con el conocimiento. ¿A ver cómo?… Estoy diciendo que al ser personas cultas, que han estudiado bastante, presentaremos miedo. “¿Y como por qué?, si ya no le tengo miedo al coco, ¡no existe!”. Cuando tenemos información sobre las cosas, no sólo almacenamos lo positivo, sino también lo negativo. Alguien que sabe que la rabia es contagiosa y que las ratas son portadoras por excelencia comenzará a sentir miedo por esos animales de manera natural. El conocimiento es una forma preventiva del instinto; el problema es que cuando hay ignorancia sobre nuestras capacidades, se vuelve un obstáculo.

Lo que se asocia más comúnmente al miedo son los traumas. Por defecto, la gente cree que cuando se tiene miedo de algo es porque se ha sufrido un trauma previo, se considera lo más común. En realidad no lo es, pero sí resulta una gran carga dentro de nuestra consciencia. Haber sufrido en algún momento cierto daño puede dejar en la memoria una esencia negativa que busque evitar que se repita. La pereza, la ira; todos esos defectos, si son causados por miedos, han sido causados antes por traumas.

El miedo es una herramientade cada persona para poder subsistir. Necesitamos sentir miedo, porque de lo contrario no nos percataríamos de la peligrosa realidad; es como el dolor, pero de una forma más psicológica que física. Al temer, experimenta el miedo, busca la causa, entiéndela, cree en ella y después figúrate si es necesario sentirlo. Hoy me sentí inspirado, vienen más entradas relacionadas: Bloqueos, liberaciones, peligros, agresiones y demás. Suerte en tu vida, disfrútala!

Si no tuvieras miedo...

Ponte a prueba a diario, supera tus miedos!

Ya de regreso después de exámenes finales y demás. En todo este tiempo he estado pensando varias cosillas, pero hasta ahora me doy tiempo para poder escribir una de ellas. Cada vez veo más alcohol a mi alrededor, por suerte sólo en forma de historias, figuraciones y palabras, me mantengo aún intacto por las bebidas embriagantes; sin embargo, no dejo de encontrar cada vez más sobre su funcionamiento. Preocupación, problemas, idioteces e historias bizarras rodean la ebriedad de conocidos, amigos y familiares… pero, ¿y qué rescato yo de todo esto?… En una sola palabra: desgaste.

Desgaste

A: Persona sana, que no bebe. B: Persona común.

Desde asuntos físicos hasta mentales no he visto más que oxidación en las barras que alguna vez fueron de metal. Comenzando por el aspecto físico; he leído, escuchado y pensado varias cosas interesantes. El desgaste físico ocasionado por el alcohol al cuerpo es difícil de platicar, no encuentro por donde empezar. El aparato digestivo es, seguramente, el primero en recibir los daños: la lengua, los dientes, la garganta, el estómago, los intestinos, el recto. Absolutamente todo resiente la irritación que el alcohol produce. No obstante, no es sólo irritación de la cerveza, sino también del chamoy, la sal, el limón; las diferentes mezclas que usan para generar nuevos sabores; todo eso va dañando intensa y lentamente todo tu aparato digestivo desde que comienzas a beber. El hígadosiempre es mencionado como el órgano débil de los alcohólicos; pero a veces se pasan por alto el cáncer de estómago y las úlceras gástricas que van bien asociadas al consumo de alcohol.

Úlcera gastrica

Así de bonito se ve una úlcera.

Después de haber quedado estupefacto en la ebriedad, la noche termina y llega la mañana, todo el resultado de la noche anterior en que los sentidos quedaron tan inhibidos que no te diste cuenta de que te golpeaste quince veces, sobreesforzaste tus músculos durante toda la noche y debilitaste tus huesos, llega el cobro que todo alcohólico conoce: la cruda. El mayor símbolo de desgaste para los que gustan de beber es la resaca, porque se siente en la mañana, inmediatamente después de que pasa el estado de ebriedad, no tarda años en desarrollarse, sino que ocurre al instante. De eso no conozco mucho, pero tengo entendido que es la deshidratación la principal causa de tal cuadro imparable.

Al estar orinando constantemente, se pierden tanto agua como minerales esenciales en el funcionamiento constante del cuerpo. El cerebro, sin agua, comienza a desvanecerse y aparece un tremendo dolor de cabeza. Sin tal líquido, el cuerpo se siente desahuceádo, sin energías; lo peor es que crudo, tú no quieres tomar agua, sólo quieres acabar con la infinidad de malas sensaciones que rodean tu cuerpo al estilo de un dengue clásico. Mil remedios: alka-seltzer, tacos de barbacoa o al pastor, maruchan o, el peor de todos, más cerveza; pero ninguno surte efecto en realidad, tú lo sabes, pero te gusta pensar que sí, porque de esa manera puedes seguir bebiendo sin sentir remordimiento por destruir tu cuerpo una vez más.

Físicamente hablando, un médico podría continuar mis palabras y hacer toda una tesis, yo no. Ahora, el corazón. La mente que queda estupefacta ya no tiene sentido de razón alguno para conservar la integridad, el cuerpo y todas esas inhibiciones y represiones que le causaste a tu espíritu son libres de desatarse de forma proporcional a todo el tiempo que las has suprimido. El miedo a expresarte, a expresar amor, a dar un abrazo se convierten en deseos desenfrenados de sexo. El miedo a expresar tristeza, saberte débil, sollozar un poco se convierten en una depresión que parece no tener fin, toda una vida de fracasos expresada en una sola emisión de llanto. El miedoa ser tú mismo te convierte en un exhibicionista que se sube a una mesa a bailar y hacer el ridículo en frente de todos.

Ebrio vomitando

¡Qué divertido fue cuando me vomitaste en la cara! Hahaha... ha... ¿ha?

Pero ocurre algo bien curioso con esto, no todo es tan hermoso como ver un montón de zombies haciendo cosas tan bizarras como esa sin que nadie los pare; existe una especie de comuniónentre los alcohólicos, es como si se pusieran de acuerdo: mañana, todos nos reiremos de lo que pasó hoy y cada quién se olvidará de lo que hizo, así evitará la vergüenza de llevarlo en la cabeza todo el tiempo. ¡Les funciona! Fingen olvido y hacen como si todo aquello que pasó hubiera sido divertido. Ofendieron a sus amigos, lloraron y desparramaron toda una vida de dolor mientras vivían en inconsciencia, vomitaron hasta las entrañas, se quedaron dormidos en el suelo como vagabundos; ¡pero es divertido!

Bueno ya, comienzo a ponerme mal escribiendo esto. Juro que necesito que alguien que no beba me explique como es que la gente puede fingir de esa manera tan épica que todo lo hecho fue divertido y, encima, quieren que vuelva a repetirse, sin sentir el más mínimo remordimiento por la cantidad de daño que hicieron a sí mismos y a los demás. El autoengaño llega a límites imposibles de imaginar y los rebasa con toda la facilidad del mundo.

El desgaste emocional que todo lo anterior produce es crítico. He escuchado el término “cruda moral“, el equivalente emocional a la resaca producida por la deshidratación; este producido por la desinhibición. Mientras estabas incosciente hiciste una infinidad de cosas de las que ahora te arrepientes, al menos puedes agradecer que no finges que todo marchó bien, tienes algo de humano aún en tu cabeza; no eres tan bestia como los demás. No obstante, no sirve de mucho si lo único que consigues es autoconsolarte con frases como “todo está bien, ya pasó, arregla las cosas y listo” o “estabas ebrio! no fue tu culpa”… si no me doliera saber que esas frases viven en la cabeza de personas a las que amo, podría reírme con toda la alevosía posible de quienes piensan así…

Qué divertido!

Nadie espera terminar así, pero el alcohol lleva siempre al mismo camino...

Esto es triste, sí. Pero de alguna forma esas personas no son culpables. Nadie les ha enseñado que lo que hacen está mal, no tiene quien les guíe por un camino verdadero; no el de las críticas, represalias y regaños, sino el de la comprensión, el amor y la verdad. Ellos no buscan ayuda ni la buscarán, sino hasta que se vean tan perdidos que se pregunten en verdad quiénes son, y se den cuenta de que no son nada más que un montón de gente sin alma, gente perdida y vacía, gente falsa. Es una lástima que sólo entonces busquen ayuda, pero es peor aún que puede que no encuentren ayuda efectiva nunca, poca gente sabe qué hacer en casos de alcoholismo y no todos los métodos funcionan para todos.

Te deseo suerte en tu vida, te deseo algo de consciencia para que despiertes del sueño profundo en que te encuentras, te deseo el olvido de esos delirios de grandeza e inmortalidad que llevas en la cabeza y algo de comprensión en la vida, para que quienes te rodean encuentren la forma de ayudarte en verdad, sin juzgarte o tratarte mal. Suerte, siempre suerte! Espero te sirva mi entrada de algo, espero que estés mejor en adelante. Hasta la próxima!

Acabo de ver que las visitas de mi blog bajaron dramáticamente, esto no sólo me espanta sino que me desalienta un poco. Sin embargo, termino por pensar que tengo que publicar cosas más interesantes que personales para que regresen los visitantes. Esta vez tocaré un tema que me parece bastante importante y que no había recordado desde hacía un tiempo a pesar de que por mucho tiempo fue una de las palabras que más me ayudaban a sentirme bien, a subirme el autoestima, cuando iba en secundaria: madurez.

Así veo a la gente cuando me dicen inmaduro porque me gustan los videojuegos...

Desde que era pequeño me habían dicho que era una persona bastante madura, y no por voluntad, sino por necesidad. De un tiempo a ahora he estado viendo que mis problemas no han sido exactamente los más difíciles de superar que hay, en realidad, mi vida podría parecer hasta un tanto fácil; la dificultad estaba en mí, en que no quise tomar la solución sencilla, o sea la perdición, sino que preferí crecer. Como ya he mencionado las decisiones son más importantes que otras cosas en la vida, son las decisiones las que nos hacen parecer inteligentes, siendo que en realidad muchas veces es mera suerte.

Bueno sí, se supone que he sido una persona madura y todo lo demás, pero… ser maduro ¿qué significa? Me daba la impresión de que tenía que ver con la diferencia entre un adulto y un niño; después entendía que estaba relacionado con la inteligencia. Pero el tiempo fue tirando todas esas débiles ideas que tenía y, después de que he descubierto que la inteligencia no es una cantidad sino una capacidad; me doy cuenta de que necesitaba entender un poco más qué era la madurez.

Representante de la [In]Madurez en México: Los políticos deben ser maduros (aha?)

De varios análisis, se me ocurrió que la madurez es la capacidad para tomar decisiones correctas. Una decisión correcta es la que genera más cambios positivos que negativos (o al menos eso se me ocurrió ahorita). Mientras más problemas haya resuelto una persona, mayor experiencia tendrá y, por tanto, mayor madurez; esto quiere decir que la madurez está ligada con la experiencia y, más a fondo, con la sabiduría de las personas.

Con esto queda claro que los problemas en la vida de una persona no la hacen más madura, sino la forma en que se enfrenta a ellos y si los supera o no. Un ejemplo. María tiene problemas con su mamá porque ella no la escucha cuando quiere platicar sobre el chico que le gusta, sino que comienza a limitarla y regañarla como si fuera culpable de algo; en respuesta, María inicia una relación con aquél chico, pero no sólo eso, sino que hace todo aquéllo que su mamá le reclamaba “para que le reclamara en serio”. En esta situación, María está frente a una dificultad, un problema con solución desconocida; lo que hace para enfrentarlo es obedecer a su ira; como resultado, se convierte en lo que su mamá no quería que fuera y, no sólo eso, sino que le da todas las posibilidades de reclamarle hasta más. Ella no maduró, eligió el camino fácil.

Ni tenía muchas ganas de hacerlo, pero cuando mi mamá me dijo que no...

Una vez citado este ejemplo es probable que queden cabos sueltos, pero eso prefiero dejarlo para tus comentarios, no quiero inducir nada.

Por otro lado, la madurez también tiene que ver con la edad de las personas. ¿Por qué? Tenemos la idea común de que mientras más grande se es, por tanto también se es más maduro. Es por eso que piden edades variadas para diferentes empleos, que solemos adjuntar jerarquías a las personas con respecto a su edad dentro de los roles familiares (el menor debe respeto y obediencia al mayor, tenga o no la razón) y demás. Todo esto se ha concebido como un dogma. Si la teoría fuera lo que la práctica, esta sería la forma ideal para relacionarnos; sin embargo no lo es.

Es muy cierto que la madurez está ligada a la edad del individuo. El cerebro también necesita tener cierto desarrollo para poder comprender más cosas. Sin embargo, hay veces en que un joven de 18 años, puede ser más maduro que un anciano de 67. Hay adultos que tienen dogmas muy incrustados y que no están dispuestos a ceder nunca a un conocimiento diferente del que tienen; mientras que un joven inexperto tiende a ser más flexible a aprender cosas nuevas. Otro ejemplo. Hace unos días, durante la clase de cálculo, surgió una especie de debate bastante intenso sobre un método para sacar una integral; todo iba bien hasta que el maestro se dio cuenta de lo que terminó por nublarle la vista: lo que queríamos proponerle era nuevo e iba en contra del teorema de trigonometría más importante de la historia, el Teorema de Pitágoras. Pff… fue bastante estresante. Fui a hablar con él al día siguiente porque me quedó esa espina clavada en la cabeza; por más razón que intenté suministrarle, él se cerró. Terminé bastante decepcionado, él siempre se ha promocionado como un maestro sensible, flexible… como filosófico; pero me demostró todo lo contrario en esa plática de media hora en donde estuvo redundando el asunto intentando mantenerlo indestructible. Eso fue inmadurez.

¡Si me vuelves a decir inmaduro...!

Ya como conclusión. La madurez es la capacidad del individuo para tomar las decisiones correctas, es decir; para superar los problemas que la vida le impone con éxito, superándose una y otra vez. Esto es opuesto a la inmadurez, que implica tomar el camino fácil, evitando los problemas en el instante y despreocupándose de lo que viene después. La madurez está directamente relacionada con dos cosas: la experiencia (madurez mental) y la edad (madurez física). Por tanto, la madurez puede crecer tanto como problemas tenga el individuo, pero también, tanto como su edad se lo permita. Es decir que la madurez mental es lo que tenemos que buscar para superarnos, mientras que la madurez física es el límite que nos impide alcanzarlo de un momento a otro.

A ti te dejo el resto. Reclámame, dame tu opinión  en contra de lo que puse; seguir comentando a favor sólo te dejará un “gracias”; pero comentar en contra nos dejará aprendizaje a ambos. Mejor te doy las gracias por haber leído ahorita y te dejo tiempo para que me pongas tu comentario en un momento más justo debajo de este último párrafo. Disfruta de la vida! Ah! por cierto, antes de irme, te dejo el link de una página en donde hay un video de la actitud ejemplar de un individuo maduro; la situación del muchacho no era para menos, cualquiera con la madurez suficiente hubiera actuado igual :) Yo soy el link

Qué mal… tuve tres votos para mi encuesta! Y lo peor es que, habiendo tres respuestas posibles, recibí un voto para cada una. Creo que el tema no le interesa a mucha gente, pero qué más da, siempre está bien conocer un poco más. Probablemente la gente no tiene mucha idea de lo que la pereza es en realidad; la idea general es la flojera, tomándoles como sinónimos. Sin embargo, la pereza abarca una cantidad gigantesca de características y, como es tan amplio el concepto, creo que es más adecuado tomarlo primero.

La pereza es la falta de ganas, el estar sin hacer nada, inerte como ser no vivo, sin acción, sin cambio. La pereza no sólo implica estar estático sin hacer nada, sino retroceder y quedarse aún más atrás. La gente perezosa normalmente la confundimos con aquélla que no obedece órdenes o está todo el tiempo viendo la televisión, pero en sí, la pereza puede o no estar presente en esos tipos de personas.

Alguien que de verdad tiene pereza es alguien que busca el reposo total de manera constante. Puede haber depresión, incertidumbre o inseguridad. A veces la depresión nos incita a quedarnos en la nada para olvidar, dejar de caminar y pensar con el objetivo de deshacernos de eso que nos hace sentir mal. Tras unos días, debería desaparecer (cuando es una especie de crisis nada más), pero en algunos casos permanece y es cuando la gente lleva una depresión crónica, que les impide vivir adecuadamente. Bajan de peso por comer menos, se ponen pálidos porque salen poco y se les ve con caras caídas porque no hay emoción nueva que no sea la tristeza, melancolía, etc.

La incertidumbre sobre el futuro también nos hace ser estáticos, el no saber hacia donde tiramos la flecha, nos obliga a bajar el arco sólo para asegurarnos de que no le daremos a alguien en la cabeza o haremos explotar un barril con pólvora. Aquéllos que buscan un futuro propicio terminan esperando el momento adecuado para actuar, permaneciendo estáticos mientras ese llega. El problema en sí, se presenta cuando no hay momento adecuado, cuando lo que se busca es demasiado lejano o cuando no se aprovechan las oportunidades correctas.

La inseguridad también nos hace no hacer nada. Tener miedo sobre lo que puede pasar cuando actuamos es similar a la incertidumbre, sólo que en este caso pensamos que todo acto tendrá una consecuencia que puede ser negativa. Ante esto, podemos decidir mejor no actuar.

La pereza esta presente en mil casos diferentes, no sólo estos tres. Pero estos sean, probablemente, los mejores ejemplos, sobre todo la depresión, que todos hemos vivido alguna vez. No obstante, seguramente en la primaria alguna maestra nos llamó “perezosos mentales” y es que, en sí, la pereza no es solamente física, también implica el uso de la mente y la razón y el análisis.

Gente sobra que tiene este problema y es que, con el crecimiento de la influencia de los medios de comunicación en nuestros cerebros, la gente cada vez piensa menos. Ni más ni menos, hace poco leí un artículo muy interesante que trataba con este problema, dirigido al lenguaje. Prácticamente decía que las personas reducimos nuestro lenguaje al que presentan en la televisión, reduciendo nuestra capacidad de analizar correctamente las palabras y de crear nuestros propios enunciados, sólo a la espera de que una canción nueva tenga una frase que podamos ocupar.

Los medios de comunicación hacen que perdamos capacidades intelectuales al injertar un lenguaje muy sencillo con unas cuantas palabras diferentes. La capacidad de abstracción de conceptos y generación de ideas tiene muchísimo que ver con todo esto. Ya la gente no quiere pensar, prefiere esperar a que piensen por ellos; prefiere dejar de crecer y permanecer igual; mientras menos cambiemos, mejor. Es ahí, de verdad, cuando la pereza se ha vuelto un problema en nuestras vidas, uno que no nos permitirá salir adelante (muy relacionado con el ego que no quiere cambiar, de hecho) y nos dejará quejándonos de nuestras vidas fracasadas echando la culpa a otros o a otra cosa.

Mucho para pensar y pocas ganas de hacerlo, vaya dilema. A mí no me gusta quedarme con la duda, analizar es la solución. No me considero muy perezoso, sólo un poco, quizá, más porque me lo imponen que por otra cosa, pero en fin; no puedo negar que sí tengo mis cayos. Espero hayan entendido la entrada, no olviden comentar… ¿Qué les hace ser perezosos? Ni salgan con que ustedes llevan vidas activas y bla bla… que para palabrerías y mascarones, en los blogs de los famosos, aquí no! No dejaré encuesta esta vez, de todas formas no me responden, así que me basta con los comentarios! Tampoco olviden seguirme, para que reciban en su correo los avisos sobre mis nuevas entradas. Disfruten de la vida y no dejen de crecer. Hasta pronto!

Ya… ha sido mucho sobre alcoholismo y es hora de darle cierre. Esta es la parte más importante, puesto que voy a escribir algunas ideas que tengo sobre métodos reales para dejar el alcohol. Seguro que muchos leerán esto y nadie lo tomará en cuenta, pero es mi idea que, si logro que una semilla se plante en la mente, puede crecer por sí sola cuando se le echa agua; es decir, basta con dejarles la opción abierta, la posibilidad de curarse, para que, cuando lo necesiten, sepan que es posible y que pueden tomar algunos consejitos de mi entrada.

Sueno deprimente, pero así me siento cuando hablo de estos temas. Es un tanto de resignación a que acepten el alcoholismo y más aceptación a que no se resignarán nunca a beber, sino hasta que han sufrido lo suficiente para darse cuenta de que, en efecto, tienen un problema.

Bien, el alcoholismo afecta varias partes del ser humano, por eso no se puede solucionar con abstinencia. Olvídense del término porque nunca lo van a lograr. Una vez que el alcoholismo está presente en la vida de una persona, la abstinencia se vuelve imposible.

Lo que sí se puede hacer, es dejar de beber por períodos largos de tiempo, tan largos como se desee (pero que se desee en realidad) sin ser infinitos. Las recaídas están presentes en los alcohólicos, pero si se superan, se puede lograr una vida plena.

Deporte. Es la primera palabra que se me viene a la mente al pensar den dejar de beber. La gente está muy acostumbrada a ver la parte física como la representación completa de lo que es una persona. Malamente, pero cierto, cuando vemos una sonrisa en la cara de una persona, lo primero que pensamos es que es feliz, no logramos trascender más allá, nos quedamos en la superficie. Con nosotros mismos puede pasar igual, sobre todo cuando se es alcohólico y lo último que se busca es ver cuán destrozados estamos por dentro. Ejercitar el cuerpo libera toxinas, mejora el autoestima, depura, ocupa el tiempo en algo que no sea beber (o pensar en ello) y acaba con el aislamiento (cuando es un deporte en equipos, que es mucho mejor).

El ejercicio es bastante importante cuando se busca dejar de beber, pero no es lo crucial. Ya todos hemos escuchado la frase de “pedir ayuda” y parece repetitiva, pero en realidad, buscar ayuda es la única manera de dejar de beber. Sea con un psicólogo (o varios), una agrupación como Alcohólicos Anónimos, alguna agrupación cristiana, etc. se estará saliendo adelante. La cosa está en que, dejar de beber es diferente para todos, a algunos les sirve un método que otros no y viceversa, es normal, todos somos diferentes. No se debe dejar de intentar sólo porque uno de los métodos no funcionó, el chiste es variar hasta que se ha encontrado el adecuado. Pedir ayuda implica aceptar el problema y exteriorizarlo, algo inmensamente importante.

Ya se han liberado las cargas de la mente y el espíritu, que bajan el autoestima y elevan el ego en contraparte. Ahora hay que alejarse del alcohol. No ir a ambientes alcohólicos, evitar las personas que induzcan el vicio y tratar de sustituir el alcohol con algo bueno. Aquí hay un punto clave, he visto que en muchísimas agrupaciones de alcohólicos anónimos (quizá en todas) te cambian el alcohol por el cigarro, lo cual no deja nada bueno o, en agrupaciones cristianas, que les cambian el alcohol por la biblia y se vuelven extremistas. No hay que caer en otros vicios para llenarnos, debemos tomar consciencia y dejar de enviciarnos con nada. Un deporte, lectura, familia, trabajo… esto y más funciona siempre que no le demos extrema importancia a uno sólo, hay que buscar el equilibrio.

Finalmente, se debe buscar la superación personal. Ver hacia adelante y evolucionar constantemente. Si una persona deja de crecer, comienza a encogerse. Tenemos que dejar de ver el pasado como una carga emocional y espiritual y debemos enfocarnos hacia el futuro como la oportunidad más importante de crecer y consumar metas. Hay que tirar la mediocridad por la borda y aplicar todo el esfuerzo que tengamos para ser mejores personas, vivir en comunidad, dar servicio, evitar los vicios e impulsar a otros a hacer lo mismo. Es así que alcanzamos la plenitud, cuando somos capaces de dejar de vivir en nuestro mundo egoísta y comenzamos a vivir en el planeta Tierra.

Gracias por haber leído, una entrada un tanto larga pero creo que bastante concisa. Espero les sirva y la tomen en cuenta más de lo que yo pienso en mis prejuicios, después de todo, la gente da sorpresas que uno nunca espera. Nos estaremos viendo en la siguiente entrada evitando ya regresar demasiado al alcoholismo. Siempre comenta, que es lo que más me encanta ver en mi blog: los comentarios, reseñas, opiniones, dudas, contrapartes… Denota que en realidad me leíste y te interesó lo que escribí. Dejo una encuestita, denle clic a la respuesta que les convenga ;)

Nivel de Alcoholismo

Siglos han pasado desde la última entrada que hice. Después de severas reflexiones, de adaptarme a mi estilo de vida nuevo y de organizarme al fin traigo la tercera parte. Espero no hayan perdido el hilo, de ser así, no dejen de revisar la entrada previa a esta siguiendo este link: http://theskyview.wordpress.com/2010/07/14/yo-veo-alcoholismo-2da-parte/

De acuerdo con la encuesta que hice, que tiene pocas respuestas en realidad, la mayoría cree que está en un nivel medio de alcoholismo. Intentando ponerme en los zapatos de los que respondieron, puedo asegurar que sólo los que se fueron a las últimas respuestas se consideran ya alcohólicos, o quizá ni ellos. La verdad es que todo el que haya osado responderla lo es, incluso yo soy alcohólico… y no bebo.

Aquí se entra en un dilema porque alcohólico es el que bebe tanto que pierde toda razón o sentido… bueno no, porque cuando yo hago eso, entonces sólo al que le da cirrosis es alcohólico… hmm tampoco, porque si yo tengo cirrosis, entonces solo al que se muere! Y ahí, solo ahí termina, porque quien muere, ya no se puede justificar, defender o autoengañar.

La verdad es que el alcoholismo es presente en la vida de la mayoría de las personas. Pocos podrían decir que no lo son y más en un país como México en donde “se tiene que beber para desinhibirse” (frase robada de lo que me dijeron el viernes pasado y que, por cierto, considero algo completamente negativo y triste). Una contradicción más para poder avanzar y que comprendan un poco más mi punto: Es porque soy alcohólico que no quiero beber.

Esa es mi situación. Soy alcohólico, he tenido tantos impactos causados por el alcoholismo (presente en toda mi vida) que ya no puedo arriesgarme a beber; soy alcohólico. Si llegara a embriagarme una sola vez, estoy casi seguro de que caería en un vicio terrible. Ya no lo considero un juego, creo que he madurado bastante como para pensar que el alcohol es una poción mágica que desinhibe a la gente, la hace feliz y le permite platicar con sus amigos en un buen ambiente.

En realidad, que tengamos el sello de “alcohólico” no significa que nos tiremos a perder con cada cerveza. Es más bien que tenemos un gran riesgo de terminar en un vicio si no ponemos un alto total. Es por eso que se crean niveles para clasificar el alcoholismo. Yo no conozco la clasificación oficial ni nada por el estilo, pero si me preguntaran, diría que son más o menos así:

1) En el primer nivel, como yo, ni siquiera se bebe. Simplemente está una pequeña semilla en nuestra cabeza, esperando a que le rociemos un poco de alcohol para poder crecer. Consta de gente que tiene intención de beber y que lo ha visto como un ejemplo a seguir (y no necesariamente porque lleve al éxito y a la felicidad) en otros.

2) En el segundo, ya se ha probado el alcohol, es más, se sabe lo que es embriagarse porque le tocó alguna vez. Ya la planta está creciendo y tiene sed. La persona buscará acercarse a ambientes alcohólicos, porque le pareció divertida la primera vez o porque siente cierta necesidad de reexperimentarlo, quizá mera curiosidad.

3) En el tercero, ya se puede describir como es emborracharse. Beber en fiestas es perfectamente normal, es más, hasta se frecuentan más. Beber de vez en cuando con los amigos parece divertido. La planta ya es una enredadera que cubre gran parte de las ideas, tanto que el individuo enfoca muchas situaciones a algo relacionado con el alcohol.

4) En el cuarto, estar ebrio es algo divertido, placentero y memorable, porque nos permite olvidarnos de todo y hacer el ridículo en las fiestas (algo que muchos consideran divertido, no sé por qué). La enredadera es resistente. La persona ya es incapaz de ver cuan alcohólica es y no se permitirá aceptarlo, ya que de eso depende que lo siga siendo y no se lo cuestione.

5) El quinto diría que viene cuando una persona ya bebe sola. El poder sentarse a ver la tele mientras se toma una cerveza, es símbolo de que se toma al alcohol como un buen compañero, que está ahí cuando no hay nadie. La enredadera regó sus semillas en múltiples partes del inconsciente. Ya se necesita del alcohol para estar alegre y quitar el mal humor.

6) Los problemas de cordura se van haciendo presentes en el sexto nivel. La agresividad, depresión repentina y euforia se vuelven temas comunes en la vida de quienes lo alcanzan. La enredadera se vuelve un tronco firme que se encarga de robarle energía a todas las demás partes de la mente. El individuo pierde el sentido común, la responsabilidad; inician los problemas sociales.

7) Las enfermedades vienen en este nivel. Sea gastritis crónica o cirrosis hepática, los dolores ya no dejan a la persona en paz, así que bebe para dejar de sentirlos. El tronco libera frutos venenosos en el cuerpo. Empiezan ideas autodestructivas, baja de autoestima y problemas existenciales.

8) El octavo nivel es sólo una versión avanzada del anterior; la persona se vuelve inútil, un completo parásito, la bolita que los familiares se echan para ver quien la cuida. El tronco es un árbol tan pesado que el individuo no puede cargarlo. El peso de la culpa y la autodecepción vienen tan grandes que la vida se vuelve una depresión absoluta. Beber para olvidar.

Podría decirse que tiene suerte quien llega al último nivel, muchos mueren antes en accidentes automovilísticos, riñas o suicidios; pero la verdad es que no, ninguno tuvo suerte, ambos están destinados a un final triste.

Entonces esos fueron los niveles de alcoholismo en mi clasificación (la haré como una entrada para poder editarla si considero que algo va mal). Esto ya deja claro que casi todo mundo es alcohólico. Suertudo, en realidad, quien no lo sea.

Antes de finalizar, debo señalar que es normal que pocos se consideren alcohólicos, porque, siguiendo el orden en la escala que acabo de dar, quien esté en cierto nivel de alcoholismo, viendo a quienes estén en niveles superiores, sentirá que es sano. Lo compruebo todos los días con gente que dice saber “cuánto beber y en dónde”, siendo en realidad que sólo controla el impulso, y no por eso que no lo sienta. El alcoholismo es más presente en nuestras vidas que la educación, por ejemplo (algo que, por si no sabían, recibe más impulso que otras rúbricas en el país por parte del gobierno).

En la entrada que viene, intentaré dar consejos para quien quiera dejar de beber, así como el que considero que es el proceso para lograrlo. No olviden responder la encuesta, un segundo para reflexión! Algo más, visiten el otro blog, acabo de publicar una entrada nueva, relacionada con las nuevas ideas y el porvenir.. nos vemos! http://theawakeningofthemind.wordpress.com/2010/08/29/no-puedes-enganar-a-la-mente/

El problema con el alcohol es algo tan complejo, que ya le dedico una segunda parte. Si no has leído la primera puedes dar clic en la imagen para leerla. Esta vez toca hablar sobre los jóvenes. Tal como esperaba ver en la encuesta, fue en la adolescencia en que la mayoría (11 hasta el momento) comenzaron a consumir alcohol. En menor parte en la pubertad (5 hasta ahora) y sólo uno que no había consumido alcohol nunca (yo no me incluí en la encuesta). Sin embargo, es sabido que se inicia a cualquier edad.

La encuesta denota lo que para muchos es bien evidente: los adolescentes son más propensos a caer en problemas de alcoholismo. Aún si no todos los que respondieron la encuesta son alcohólicos, queda claro que por lo menos ya hicieron la prueba. Y es en esa prueba, que muchos caen en el vicio.

Generalmente el adolescente aún no ha trascendido mucho en su visión del mundo, y es por eso que no es capaz de ver cuán peligroso puede ser algo. Esa típica situación de “a mí no me pasa nada, yo todo lo puedo” que ponen en las novelas. Si bien, probar cosas nuevas no es algo malo, existen situaciones y etapas en que probarlas puede desencadenar un futuro deplorable.

Es ahí en donde erramos bastante. Sabemos que probar no es malo, pero no nos damos cuenta de que si somos irresponsables terminaremos mal. El joven que recién entra en el problema del alcoholismo es incapaz de ver que cae en el vicio por varias razones. De las que yo he notado van algunas:

>> El adolescente se siente listo para probar su suerte en el mundo de los adultos. Y es por eso que tienden a imitar a los más grandes. Pensando que es lo correcto. Así, imitamos el alcoholismo de nuestros padres, tíos, amigos de más edad, etc.

>> Los problemas emocionales y espirituales que caracterizan a esta etapa, causan mucha confusión y revuelo en nuestras mentes. Terminamos por buscar una fuga sin darnos cuenta de ello. Es fácil darse cuenta, pero es difícil aceptarlo. Basta con ver a quienes te contaban que tuvieron un problema en casa y al día siguiente o más tarde el mismo día, están pasando un “buen rato con sus amigos” para bajarse el estrés.

>> El ego crece con rudeza en la adolescencia, pues es cuando nos preparamos para vivir solos, para la independencia. Debemos demostrar esa rudeza y fortaleza que nos permitirá crecer separados de nuestras familias. Sin embargo, en ese intento por arreglárnoslas nosotros mismos, caemos en vicios que pensamos fáciles de controlar.

>> Si bien los niveles de trascendencia del individuo crecen con la edad, aún siendo ya casi adultos, no somos capaces de ver más allá de la mayoría de los problemas y sentimos con fuerza que beberemos sólo por gusto, por el buen rato; terminando en un pozo cuyo fondo estaba mucho más lejos de lo que jamás imaginamos.

Y así, una lista más larga… El alcoholismo no frena por varias razones. Primero, puede ser invisible. No nos damos cuenta, vemos a otros vomitando y sabemos que están peor que nosotros; cuando ya vomitamos, vemos a otros besándose con cualquiera y sabemos que están peor; cuando ya hacemos esto, vemos a otros agrediéndose de mil maneras y sabemos que están peor que nosotros. No es sino hasta que ya no nos queda más que ver en los demás, que terminamos por ver cuán alcohólicos somos y hemos sido.

Ya que lo has visto, ahora falta aceptarlo. El ego hará su parte e impondrá esa barrera que hará que lo niegues. Negar con toda firmeza que se es alcohólico. Todo por tal de seguir bebiendo, de “evitar el sufrimiento” que nos causaría darnos cuenta de lo que hemos hecho.

Ya aceptado, terminas por pedir ayuda, porque es sólo hasta entonces que ves que no puedes terminar con el alcoholismo tú solo.

Hay muchos que ni realizan todo ese larguísimo proceso, porque mueren de cirrosis u otra enfermedad, logran dejar de beber sin romper exactamente con el vicio o simplemente porque se estancaron en alguna de las tantas etapas.

Ya la mayoría sabemos que el alcoholismo no se da de un momento a otro en su máxima expresión, sino que se avanza por niveles. En la siguiente entrada daré toque a ello, porque muchos nos basamos también en eso para decir que “no somos alcohólicos”, siendo que estamos en un nivel más leve que el que tenemos al lado nada más.

Espero les quede algo en que pensar. Gracias por leer hasta aquí y espero sus comentarios. No olviden responder la encuesta de esta entrada :P

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.