Y finalmente llego a uno de los temas que he querido abordar desde hace mucho. El alcoholismo es una fuerte enfermedad que mezcla una cantidad tremenda de factores negativos que van desde la parte física hasta la espiritual y es capaz de acabar con la vida de varias personas con el simple hecho de contaminar a un sólo individuo.

Sobre la encuesta que hice… todos, excepto los que eligieron “Nunca” (e incluso esos en cierta manera) corren el riesgo de llegar a ser alcohólicos. Por supuesto que mientras más se bebe, mayor la probabilidad de caer en el vicio. Podría clasificar a los alcohólicos así (aunque seguro que me quedaría corto):

Existen los “bebedores sociales“. Esos hipócritas que dicen beber sólo en fiestas y eventos y que, casualmente, cada vez van a más reuniones… será de verdad casualidad? Por supuesto que no, se justifican en que otros beben para hacer lo mismo sin dañar su imagen.

También están los que beben por depresión. O quizá mejor dicho, por la presión interior. Los problemas familiares, emocionales, etc les orillan a beber para olvidarse de los problemas que no pueden resolver por sí mismos y que evitan resolver para no sufrir (sin querer ver que sufren más al no resolverlos).

Otros son los que beben por falta de identidad. Esto va un poco más relacionado con el ámbito espiritual de las personas. Es gente que al no saber exactamente quienes son, buscan en el ambiente alcohólico esa respuesta. Al ser alcohólicos amigos de todos los demás ebrios, se sienten identificados como algo.

Finalmente pondría a los que beben por aprendizaje. Esos que son obligados a beber por familiares o amigos, o que beben por mal ambiente familiar. Generalmente son hijos de padres alcohólicos que exhiben con placer todas esas situaciones de briaguez como el mejor ejemplo a seguir. Los hijos, contaminados por esas ideas negativas, las absorben con esos cerebros de esponja con que somos dotados de pequeños, y adquieren el vicio.

Si bien, el alcoholismo es una enfermedad incurable, es posible detener el vicio. A través de varios métodos, la gente es capaz de escapar del vicio, pero muchas veces no eligen el correcto y lo ven imposible, o se niegan a aceptar que son alcohólicos o simplemente quieren seguir porque creen que es el buen camino a la felicidad. Buscar ayuda es lo que siempre vemos en la tele, pero es en verdad el único camino para escapar de ese problema con vida.

Si tomásemos en cuenta todos los lados que afecta el alcoholismo terminaríamos con el mundo. Afecta emocionalmente al individuo, socialmente a todos los que lo rodean (familiares, amigos, etc), material y espiritualmente a la persona y quienes dependan de él, físicamente a sí mismo y quienes pueda agredir (si es que ocurre)… y así, una lista infinita.

Planeo continuar después con más entradas sobre el alcoholismo en los jóvenes y lo que pienso sobre la gente que no deja el alcohol (ya algo aún más personal).

Sigan leyendo en las siguientes entradas. Dejo una encuesta más que espero respondan y por supuesto, esperaré sus comentarios, dudas, sugerencias, etc para responder con gusto. Hasta la siguiente entrada~

Anuncios