You are currently browsing the category archive for the ‘Emocionales’ category.

A diferencia de la comida convencional, nosotros los humanos nos cocinamos en un caldo bien frío, nos revolcamos en él para absorber bien el sabor amargo que lleva y nos remojamos en la sequedad que transmite. Todos los días caminamos en un mar de contaminación visual, auditiva, olfativa y emocional, con el único fin de sobrevivir al medio social que ha resultado mucho más salvaje que la intemperie.

¡Compra, compra, compra, compra, compra!

Precios más bajos (que otros), mejores productos (que otros), una mejor vida (que antes…). La publicidad se encarga de convencerte de una mejora pero siempre se quedan con el mejor producto, te ofrecen un “buen” producto y no “el buen” producto.  Hay una diferencia abismal entre ambas situaciones, pero la gente siempre los confunde y cae en la trampa del capitalismo. Mencionar esta palabra es peligroso, mucha gente es bastante susceptible a oponerse rotundamente al capitalismo, otros lo aman, yo digo que es una mierda en la que no vale la pena enfocarse.

No obstante, ¿qué crees?, vivimos rodeados de ella y lo que más fácilmente llega a nuestras casas desde su humilde morada en el gobierno estadounidense es la publicidad. No importa si no estudiaste (de hecho mejor), no importa cuanto ganes, no importa si tienes familia o eres solitario, no importa a qué te dediques ni cuáles sean tus gustos; toda la basura sensitiva de las empresas tiene que llegarte al cerebro. “Lo vi en la tele”, “lo vi en el periódico”, “lo escuché en la radio”, “me contó mi vecino”… Las posibilidades abarcan tantos mundos a tu alrededor que es imposible ser salvado de toda la chatarra publicitaria.

Es como si las empresas pidieran un pollo al gobierno y este nos entregara a nosotros. Los restaurantes de comida de mierda, toda la gama de productos iShit, los comerciales de tiendas de mierda en donde venden productos de mierda… Todo eso y más llega hasta ti mientras ves la tele o buscas tu tarea en internet, mientras lees una revista y cuando vas al cine. Es tanta la costumbre que parece ya no importarnos.

Existe una pequeña población de gente sensitiva que es agredida por todas estas situaciones, pero son ignoradas y reprimidas, considerándoles de exageradas por quejarse o disgustarse de algo tan natural. Claro, ¡si la publicidad se da en los árboles!. Los controladores del medio (que por elitista que suene su puesto no se libran de sus propias porquerías, como el narcotraficante que es drogadicto… ha!) han logrado llenarte la cabeza de mierda (sí, diré muchas veces mierda en esta entrada) y has terminado por sucumbir. Ahora es más natural que a una mujer la partan con un cuchillo para sacarle un ser humano que parir de manera natural a su anhelado hijo.

Viene la navidad (sí, de mierda) y la gente cambia mucho su forma de actuar. Se vuelven seres deformes que intentan aparentar la luz interior y el brillo comprando regalos con moñitos plateados y poniendo un árbol de navidad lleno de lucecillas pendejas para iluminar intermitentemente su hogar. Así es, siéntete una estrella tintineante comprando nuestros productos y olvídate del verdadero brillo que guardas en tu interior. Así, si no lo ves, no existe.

Hahaha Satan Claus

Y esto termina metiéndose con la religión, porque es el típico combate “Dios existe contra Dios no existe”. Esto es muy conveniente, así creas gente que necesite ver brillitos para saber que existe la luz interior y otros que tienen que celebrar el nacimiento de un señor de hace más de mil años. Lo que no te dicen es que Dios es una paradoja, es inconveniente, que sepas que Dios existe a tu alrededor pero no existe porque no le das vida, es negativo, ¡así la gente no compra!

Ya falta poco menos de un mes para la temporada de nieve, luces y felicidad con los que amas; aún si en el DF ni siquiera nieva en invierno, si la mayoría de los habitantes están más secos (espiritualmente hablando) que Ninel Conde y si, quizá, el 50% de la población saborea la infidelidad todos los días. Ya desde el día de muertos veía el “árbol de Halloween” en las placillas; en estos días ya me da náuseas estar en alguna plaza. La opción es buscar algo más chilango-clase media, un zócalo, centro de coyoacán o algo por el estilo; menos banalidad.

Chilango-Clase Media, fantástico~

Para finalizar, un consejo. En esta temporada te encontrarás con gente religiosa que te vende productos capitalistas y grillistas incrédulos que te dicen que no compres nada y que vivas en la calle para ser feliz… No escuches, mientras el facebook fresa te intenta contaminar con basura comercial, el facebook activista te intenta contaminar con basura pesimista; lo mejor es sobrellevar el absurdo capitalista buscando refugio en el bienestar propio y encontrar el bienestar de los demás en la austeridad. O sea, no creas que regalar te hará alguien deseable en una fiesta ni creas que es mejor no ir, mejor ve y regala tus mejores intenciones.

Saludos. En la entrada anterior te compartí una ligera introducción al tema del arte y lo que, a mi parecer, le toca en este blog. En la entrada presente te hablaré un poco sobre mi experiencia con el arte y mis ideas sobre el tema… como siempre, no esperes un orden racional y estricto ni ideas comunes o fijas en mis palabras y menos al tocar un tema tan abstracto, intuitivo y relativo como el arte.

Aparentemente, el arte es una especie de doctrina que debe ser estudiada y “cultivada” (usan mucho esa palabra cuando hablan de arte) desde que se es niño, con el fin de “alimentar el espíritu” y extender las capacidades creativas. Aparentemente, el arte es un objeto que permite a las personas extender sus capacidades y volverse seres completos. Es real que mucha gente cree este par de cosas sobre el arte, es normal que lo hagan.

La evolución de la sociedad humana está desfasada por miles de años en comparación con la evolución del humano como ser vivo. Esto nos da capacidades y nos quita oportunidades. La sociedad piensa en cosas que el cuerpo era capaz de hacer hace milenios, mientras que nuestro cuerpo ruega por cosas que nosotros ni imaginamos todavía. Debido a esto, pensamos que el arte es una herramienta y no un medio.

Profundizaré más. Una herramienta es un ente cual sea que permite alcanzar o ejecutar algo (más o menos eso); si el arte lo fuera, podríamos definir al arte como un algo delimitado y ese algo nos permitiría hacer u obtener algo (etc.). Un medio es cualquier cosa, situación, evento (etc.) que nos permite alcanzar o ejecutar algo; si el arte lo fuera, podríamos entenderla como cualquier cosa que nos permita hacer u obtener algo (etc.).

Arte

Podría parecer una diferencia muy estúpida: una herramienta es tangible y delimitada, mientras que un medio no necesariamente lo es. Sin embargo, a través de esta diferencia, muchas personas caen en errores muy comunes como el de llamar arte a todo lo que sea música, literatura o pintura y hacer a un lado al resto de las posibles formas de arte. Actualmente, existen muchos cantantes y compositores comerciales que se dedican a crear canciones, utilizando instrumentos sencillos con ritmos sencillos y de baja calidad, con el único fin de vender su imagen y conseguir dinero a cambio. A esto le podemos llamar mainstream, a esto, mucha gente les llama “artistas famosos” aunque sólo deberían llamarlos “famosos”.

¿Por qué?. El arte es un medio a través del cual una persona puede expresar o transmitir algo que nace en su interior. El arte puede nacer del cuerpo, de la mente o del alma, pero siempre nace desde el artista, no del exterior. En el exterior, para esas personas del mainstream, están las estadísticas, los gustos populares, las modas y la política. Todo eso y más influye en la mente de esos “artistas” que me gusta llamar “artistas de plástico”, marcándolos como personas falsas que se dedican a vender algo que no son: artistas.

Objeto: Justin Bieber - Tipo: Artista de Plástico - Inspiración: Su propia "belleza"

Todos podemos ser artistas, con nuestras palabras o nuestros gestos, con nuestras ideas o nuestras costumbres. Todo lo que hacemos puede ser arte si tiene un objetivo real que nace en nuestro interior. En el momento en que dejas de estudiar para cubrir la carrera que tus padres quieren para ti y comienzas a estudiar lo que amas, estás haciendo arte. El arte es un medio, no una herramienta. El arte nace desde adentro y no el exterior.

Con esto, el arte se extiende a niveles amplios. Existe una definición muy sencilla y completa sobre arte: es todo lo que el hombre hace; que me gustaría cambiarla por “todo lo que un ser hace y que ha nacido de su interior”. Para eliminar sexismos y superficialidades nada más. Para este instante creo que ya puedo afirmar que sabes a lo que me refiero cuando uso la palabra “arte”.

Ahora, ¿qué hay de mi?. En el ambiente artístico escribo y hablo, me gusta expresarme de estas dos formas; disfruto de la música y la resolución de problemas, porque me permiten explorar mi creatividad desde muchos puntos de vista; me alejo de los vicios y la podredumbre, porque no me gusta la mediocridad o el desperdicio, y tengo como objetivo llegar a completar mi propia realización sobre la [mi] vida, pues no me gusta que nadie me imponga nada sobre ella.

Mis convicciones y mi arte van de la mano porque utilizo este medio para lograr mis objetivos. Utilizo el arte como un medio para alcanzar la felicidad, para completar mi camino y para ayudar a otros a encontrar el suyo… a formarlo, mejor dicho. La felicidad, la verdad y el ayudar a otros son probablemente mis convicciones más fuertes y a través de mi arte puedo conseguir llevarlas a cabo.

Gracias por haber leído hasta aquí. Espero que hayas agarrado algunas ideas y hayas creado las propias, espero que te haya gustado mi forma de ver el mundo del arte. Te mando un saludo y espero que me leas en la próxima entrada. Espero también tus comentarios, dudas y sugerencias. No olvides compartir esta entrada 😉 Hasta la próxima!

Después de toda la cantidad de problemas internos y externos, de la faramalla social y el entorno que rodea nuestros hogares, he decidido cambiar de rubro. Basta ya de tanto estrés con la familia, bienvenida la belleza de la superficie, creación única brindada por el interior del ser, expresión del sentimiento, pieza maestra de la humildad. Bienvenida el arte a nuestras lecturas.

A través de la mente, todos conocemos definiciones de arte. “Todo lo que el hombre hace”; o sea que la mujer no hace arte; “Toda expresión de los sentimientos”, es decir que el arte sólo es creación humana. Las escuelas nos juegan varios movimientos dándonos definiciones de arte y buscando concretar lo que es abstracto. Al menos yo puedo decirte que lo que hacen es como querer describir el sabor del agua… ¿y a qué sabe?, pues… a agua… Entonces el arte es… ¿arte?

Hay quienes piensan que estos desmadres son arte

Sí. el arte es una de esas cosas puras que por más que el humano quiere tocar, no altera. Casualmente fuimos capaces de crear una palabra que no puede ser definida o concretada; generamos un concepto que no se puede asegurar bajo ninguna base. Ocurre que el arte es muy subjetivo. Esto significa que la interpretación dada al arte varía de acuerdo a la mentalidad de cada persona. Y esto implica que lo que para mi puede ser arte, para ti puede no serlo. Teniendo esto en cuenta, es imposible definir de manera universal el concepto de arte.

Existen personas que estudian “arte” en universidades y se van a museos a decidir lo que es arte y lo que no, soberbia y más soberbia. El único trabajo que podrían en verdad tener es el de decidir “qué se queda en el museo y que no”, porque en el momento en el que una sola persona diga que un objeto es arte, el objeto se vuelve arte. No existe regla alguna para decidir lo que lo es y lo que no; simplemente el criterio personal de cada individuo es capaz de generar arte en un instante.

Si existiese una regla para decidir lo que es arte y lo que no es su procedencia. Normalmente la gente al leer o escuchar cosas como lo que recién mencioné comienzan a pensar “mira esa piedra… digo que es arte, ya es arte” y yo pienso: “ah qué pendej@!”. O sea no (y aquí viene mi neurosis)… La verdadera concepción del arte está en el corazón de las personas. Si eres capaz de definir cualquier cosa como arte, es porque algo viste en ello o algo te hizo sentir, lo suficientemente intenso como para llamarle arte.

Un chacal podría pensar que Daddy Yankee es arte porque le produce sensaciones lo suficientemente profundas como para definirlo así. Y bueno, ya qué… es arte… al menos para el chacal. ¿Y qué tal cuando se dice que algo no lo es?; como en este caso, el 98% de mis lectores dirán que Daddy Yankee no es arte. El debate entre lo que es y no es duraría milenios y nunca se llegaría a una verdad absoluta; más bien existirían millones de verdades relativas. Para el chacal, ese mono es arte, para ti no lo es, punto.

Aceptación, humildad, tolerancia y prudencia. Si eres capaz de manejar esas cuatro virtudes en lo que a ti concierne, entonces sigue leyendo las próximas entradas que tratarán temas artísticos y demás. Si tu soberbia, tu egocentrismo, tu racismo, intolerancia e imprudencia te pueden más (momento elitista), puedes buscar en internet blogs de Paty Chapoy o Joaquín López Dóriga; seguro que encuentras alguno.

Lo que yo opino es que aquello que es de plástico, no es arte. Para mi, el arte proviene del corazón del artista, es creado desde el fondo del pensamiento y con la mano desnuda. Una vez que está implicado un interés absurdo, una necesidad banal o una orden externa, la creación se vuelve “de plástico” y deja de ser arte; se vuelve un simple objeto artificial creado por un humano y no por un ser.

Ya te iré dando una mejor idea de mis ideas, pero lo que me interesa son tus ideas sobre mis ideas, sobre las ideas de otros y sobre tus propias ideas… tengo una idea: comenta! Te interesa el arte?, qué es arte para ti?… Estas preguntas cuyas respuestas tienes claras en la cabeza en este instante, te serán difusas y extrañas cuando haya terminado de hablar sobre el arte o… al menos, eso espero. Te envío un saludo, queda esperando el videovlog hasta que hayan terminado las mugrosas vacaciones y regrese a mi frío claustro en el defectuoso. Hasta la próxima entrada!

Un saludo. Me disculpo por no entregar la entrada del fin pasado, pero con la ausencia de clases por dos días y mi vicio con un nuevo videojuego en línea, estuve perdido y la verdad es que lo olvide; me disculpo de nuevo. En fin, ya estoy publicando; sólo fue un día de retraso. En la entrada pasada terminé con el tema del poder, el coloso del que los egocéntricos no pueden bajarse ni a golpes, el mástil que impone la vanguardia de las almas ambiciosas y obsesivas e incapaces de llevar una vida pacífica. Ahora hablaré sobre la limitante suprema; una situación inevitable que puede traer bien a un alma, pero pesar a cientos más.

Esta situación se convierte en un dilema para bastantes personas, gente que no puede aceptar que todo tiene un límite, que hay cosas que no se pueden superar bajo ninguna circunstancia; generalmente son seres que buscan la superioridad infinita, cosa que en absoluto se puede alcanzar… JAMÁS. Y ardan de dolor y angustia, pero no se puede! Para algunos significa libertad, para otros, dolor, para mi es el cierre, pero no el fin, y para ti… ¿qué es la muerte?

NO la muerte, NO es una calaverita......... Eso es un cosplay 😀

La limitante absoluta e irremediable para las capacidades humanas llega a este nivel, el final de la vida, la clausura de todos los eventos de cada ser vivo que pisa esta Tierra. Es difícil tocar este tema, aún en este blog. La mayor parte del tiempo ocurre que la muerte es un tema morboso, peligroso, que no debe ser manejado bajo ninguna circunstancia en frente de las personas, sobre todo de los ancianos, que son los más cercanos a ella.

La ambición de los humanos por alcanzarlo todo ha llevado a nuestra raza a niveles muy interesantes. Aún cuando somos incapaces de soportar las diferencias de presión en niveles superiores o inferiores a la corteza terrestre, hay humanos en el espacio y también hay gente cavando pozos cada vez más profundos. A pesar de que la esperanza de vida natural en nuestra raza quizá no es superior a los 40 años (y considerando esa etapa como una vejez exagerada), ha habido señoras de más de 120 años con vida… más de un siglo!

Imagínense... a los 84 años se van a ver ASÍ.... y quieren vivir eternamente?!

Por qué rayos es que la muerte aún sigue llegando. Generaciones y generaciones de personas han intentado una y otra vez encontrar métodos para evitar la muerte y todas han llegado a lo mismo: fracaso. Buscar la inmortalidad biológica no es más que un símbolo de fracaso desde que se tiene esa idea en la cabeza. Muchas cosas han surgido de ideas que parecían imposibles, pero parece que esta será la única que jamás superaremos. No suelo ser tan limitante, trato de siempre tener fronteras tanto visibles como inalcanzables, pero todas posibles; sin embargo esta no… la muerte no se evita, simplemente se espera.

Yo no le veo sentido a luchar tanto por encontrar la inmortalidad, qué necesidad hay de mantenerse vivo eternamente. Es inaudito, es ridículo! Si de por sí la población está en índices asquerosos, siendo inmortales llegaríamos a vivir como sardinas enlatadas, y digo vivir sólo porque no estaríamos muertos pero si así es vivir, agradezco a Dios que me haya hecho un simple mortal. De nada sirve vivir para siempre.

Si se quejan en el metro en las horas pico y quieren que más gente esté viva... No tienen remedio...

Tengo un ejemplo peculiar. Mi primo me ha comentado que Steve Jobs enfermó de cáncer y ya está en una etapa terminal, los siguientes iProductos serán todos de él, pero en adelante ya nada lo habrá hecho él. Apple llegó a la cumbre y ahora se termina. Apostaría mi vida a pensar que mucha gente se creería feliz si él no muriera nunca, si siguiera sacando iPods hasta la generación 542, ya de una micra cúbica de volumen y que te lleve a la decimosexta dimensión……… sin lentes! Pero no, se muere, llegó al iPod 5 y ni 3D tiene, lo siento aficionados, la vida es más real que lo que ocurra en sus diminutas cabezas.

Normalmente soy un terco de lo peor… mis amigos me dicen “el necio”, y eso que son ellos… ya que me lo digan ellos es porque de plano no tengo remedio. Sin embargo, en este caso me paree de lo más normal y saludable aceptar la muerte como el cierre de nuestras vidas, como la clausura de un evento larguísimo y lleno de vueltas. Siempre que algo incia, su fin se predispone desde ese momento, todo acaba, todo culmina, nada es eterno; muchos dicen que sólo Dios lo es, pero quién sabe… ni yo sé qué fregados es Dios, menos lo voy a andar interpretando como infinito.

Abran sus cerebros un momento, que les de el aire y háganlos a un lado; que no estorben como comúnmente hacen. Pónganse a reflexionar, entonces, un poco… ¿quién en su familia ha vivido eternamente?… si la persona más cercana a su corazón falleciera, ¿enloquecerían?. Yo creo que no está mal morir, ha de ser rico, sentir que la vida ha terminado y que todas las acciones hechas se han cerrado, independientemente de si fueron terminadas o no. No hace falta retener a nadie a la fuerza, igual a la vida, ni por Sansón que se quieran sentir podrán obligarla a permanecer.

...Retiro lo dicho....... The Rev!!

En los últimos días me he estado enterando de varios sucesos en mi familia… Por razones macabras y reservadas me da la impresión de que alguien muy cercano está por morir, pero no voy a sufrir mucho, de hecho creo que está bien, seguir viviendo cuando tu meta ha sido cumplida es inútil, quizá todos quisiéramos ver a nuestros hijos, nietos, bisnietos… convertirse en adultos y llevar una vida productiva, pero la vida como tal, es mucho más compleja que una serie de sucesos sin fin, porque tiene fin.

Entrada introductoria sobre el tema de la muerte. Muchos lo consideran un tema oscuro o negativo, otros lo ven con morbo, otros con clichés sobre “no está mal hablar de la muerte”, pero pocos en realidad son conscientes y suficientemente maduros para aceptar que la muerte quizá ni debería ser un tema, porque sólo es algo más… Aún podría pensar que es más difícil la adolescencia que la muerte, porque en esa etapa se está más vivo que nunca y todas esas cosas que para un muerto son futiles, para el joven en desarrollo son la muerte en vida! Espero hayas leído hasta este punto y hayas disfrutado la entrada; piénsalo, quizá te sirva… analízalo y quizá saques tus propias conclusiones. No te olvides de comentar y pasar el link a quien se te antoje… Hasta el próximo fin!

Que viene el coco!

La capacidad de las personas: Los deportistas confían en que su cuerpo rendirá al máximo durante las competencias, los investigadores confían en su capacidad mental, que consideran infinita; el artista confía en su capacidad creativa para hacer sus obras. Cada individuo dedica su confianza en alguna de sus tres grandes capacidades, unas que requieren esfuerzo, tiempo y dedicación; otras que son consideradas ilimitadas y sólo requieren de la explotación; otras que llegan como el destello, dignas de un don divino.

Qué bello que fuera tan fácil como decirlo, pero existen muchas situaciones que bloquean las grandes capacidades de las personas. Hace poco, platicando con un amigo, me enteré de que el primer bloqueo es el miedo. Es bastante razonable, el miedo se presenta cuando ni siquiera existe contacto entre dos entes, se muestra antes de cualquier cosa.

En lo largo del blog he presentado varios defectos de carácter (pereza, ira, lujuria, etc); curiosamente, todos ellos pueden mostrarse como consecuencia del miedo. Cuando se presentan situaciones determinadas, nuestro ser puede reaccionar automáticamente y acobardarnos. Son tres las razones: instinto, conocimiento o trauma.

El instintoes la más primitiva, la más básica. Como seres vivos tenemos ciertas características establecidas que no podemos controlar, las llamamos instintos. ¿Se han percatado lo molesto que es el llanto de un bebé?. He escuchado que instintivamente detestamos ese sonido debido a que tenemos exigido prestarle atención y acabar con él, debemos satisfacer al nuevo ser que requiere de nuestra ayuda para sobrevivir. Hay veces, como cuando nuestros sentidos se ven limitados (en la oscuridad por ejemplo), en que instintivamente sentimos miedo; el objetivo de ese miedo es alertarnos de que algo negativo puede pasar (piensen en una presa que busca refugio durante la noche para no ser comido por su depredador).

Llanto de bebe

¿A poco no duele la cabeza de sólo verlo?

Una forma más sofisticada y civilizada de tener miedo es la que se presenta con el conocimiento. ¿A ver cómo?… Estoy diciendo que al ser personas cultas, que han estudiado bastante, presentaremos miedo. “¿Y como por qué?, si ya no le tengo miedo al coco, ¡no existe!”. Cuando tenemos información sobre las cosas, no sólo almacenamos lo positivo, sino también lo negativo. Alguien que sabe que la rabia es contagiosa y que las ratas son portadoras por excelencia comenzará a sentir miedo por esos animales de manera natural. El conocimiento es una forma preventiva del instinto; el problema es que cuando hay ignorancia sobre nuestras capacidades, se vuelve un obstáculo.

Lo que se asocia más comúnmente al miedo son los traumas. Por defecto, la gente cree que cuando se tiene miedo de algo es porque se ha sufrido un trauma previo, se considera lo más común. En realidad no lo es, pero sí resulta una gran carga dentro de nuestra consciencia. Haber sufrido en algún momento cierto daño puede dejar en la memoria una esencia negativa que busque evitar que se repita. La pereza, la ira; todos esos defectos, si son causados por miedos, han sido causados antes por traumas.

El miedo es una herramientade cada persona para poder subsistir. Necesitamos sentir miedo, porque de lo contrario no nos percataríamos de la peligrosa realidad; es como el dolor, pero de una forma más psicológica que física. Al temer, experimenta el miedo, busca la causa, entiéndela, cree en ella y después figúrate si es necesario sentirlo. Hoy me sentí inspirado, vienen más entradas relacionadas: Bloqueos, liberaciones, peligros, agresiones y demás. Suerte en tu vida, disfrútala!

Si no tuvieras miedo...

Ponte a prueba a diario, supera tus miedos!

Ya de regreso después de exámenes finales y demás. En todo este tiempo he estado pensando varias cosillas, pero hasta ahora me doy tiempo para poder escribir una de ellas. Cada vez veo más alcohol a mi alrededor, por suerte sólo en forma de historias, figuraciones y palabras, me mantengo aún intacto por las bebidas embriagantes; sin embargo, no dejo de encontrar cada vez más sobre su funcionamiento. Preocupación, problemas, idioteces e historias bizarras rodean la ebriedad de conocidos, amigos y familiares… pero, ¿y qué rescato yo de todo esto?… En una sola palabra: desgaste.

Desgaste

A: Persona sana, que no bebe. B: Persona común.

Desde asuntos físicos hasta mentales no he visto más que oxidación en las barras que alguna vez fueron de metal. Comenzando por el aspecto físico; he leído, escuchado y pensado varias cosas interesantes. El desgaste físico ocasionado por el alcohol al cuerpo es difícil de platicar, no encuentro por donde empezar. El aparato digestivo es, seguramente, el primero en recibir los daños: la lengua, los dientes, la garganta, el estómago, los intestinos, el recto. Absolutamente todo resiente la irritación que el alcohol produce. No obstante, no es sólo irritación de la cerveza, sino también del chamoy, la sal, el limón; las diferentes mezclas que usan para generar nuevos sabores; todo eso va dañando intensa y lentamente todo tu aparato digestivo desde que comienzas a beber. El hígadosiempre es mencionado como el órgano débil de los alcohólicos; pero a veces se pasan por alto el cáncer de estómago y las úlceras gástricas que van bien asociadas al consumo de alcohol.

Úlcera gastrica

Así de bonito se ve una úlcera.

Después de haber quedado estupefacto en la ebriedad, la noche termina y llega la mañana, todo el resultado de la noche anterior en que los sentidos quedaron tan inhibidos que no te diste cuenta de que te golpeaste quince veces, sobreesforzaste tus músculos durante toda la noche y debilitaste tus huesos, llega el cobro que todo alcohólico conoce: la cruda. El mayor símbolo de desgaste para los que gustan de beber es la resaca, porque se siente en la mañana, inmediatamente después de que pasa el estado de ebriedad, no tarda años en desarrollarse, sino que ocurre al instante. De eso no conozco mucho, pero tengo entendido que es la deshidratación la principal causa de tal cuadro imparable.

Al estar orinando constantemente, se pierden tanto agua como minerales esenciales en el funcionamiento constante del cuerpo. El cerebro, sin agua, comienza a desvanecerse y aparece un tremendo dolor de cabeza. Sin tal líquido, el cuerpo se siente desahuceádo, sin energías; lo peor es que crudo, tú no quieres tomar agua, sólo quieres acabar con la infinidad de malas sensaciones que rodean tu cuerpo al estilo de un dengue clásico. Mil remedios: alka-seltzer, tacos de barbacoa o al pastor, maruchan o, el peor de todos, más cerveza; pero ninguno surte efecto en realidad, tú lo sabes, pero te gusta pensar que sí, porque de esa manera puedes seguir bebiendo sin sentir remordimiento por destruir tu cuerpo una vez más.

Físicamente hablando, un médico podría continuar mis palabras y hacer toda una tesis, yo no. Ahora, el corazón. La mente que queda estupefacta ya no tiene sentido de razón alguno para conservar la integridad, el cuerpo y todas esas inhibiciones y represiones que le causaste a tu espíritu son libres de desatarse de forma proporcional a todo el tiempo que las has suprimido. El miedo a expresarte, a expresar amor, a dar un abrazo se convierten en deseos desenfrenados de sexo. El miedo a expresar tristeza, saberte débil, sollozar un poco se convierten en una depresión que parece no tener fin, toda una vida de fracasos expresada en una sola emisión de llanto. El miedoa ser tú mismo te convierte en un exhibicionista que se sube a una mesa a bailar y hacer el ridículo en frente de todos.

Ebrio vomitando

¡Qué divertido fue cuando me vomitaste en la cara! Hahaha... ha... ¿ha?

Pero ocurre algo bien curioso con esto, no todo es tan hermoso como ver un montón de zombies haciendo cosas tan bizarras como esa sin que nadie los pare; existe una especie de comuniónentre los alcohólicos, es como si se pusieran de acuerdo: mañana, todos nos reiremos de lo que pasó hoy y cada quién se olvidará de lo que hizo, así evitará la vergüenza de llevarlo en la cabeza todo el tiempo. ¡Les funciona! Fingen olvido y hacen como si todo aquello que pasó hubiera sido divertido. Ofendieron a sus amigos, lloraron y desparramaron toda una vida de dolor mientras vivían en inconsciencia, vomitaron hasta las entrañas, se quedaron dormidos en el suelo como vagabundos; ¡pero es divertido!

Bueno ya, comienzo a ponerme mal escribiendo esto. Juro que necesito que alguien que no beba me explique como es que la gente puede fingir de esa manera tan épica que todo lo hecho fue divertido y, encima, quieren que vuelva a repetirse, sin sentir el más mínimo remordimiento por la cantidad de daño que hicieron a sí mismos y a los demás. El autoengaño llega a límites imposibles de imaginar y los rebasa con toda la facilidad del mundo.

El desgaste emocional que todo lo anterior produce es crítico. He escuchado el término “cruda moral“, el equivalente emocional a la resaca producida por la deshidratación; este producido por la desinhibición. Mientras estabas incosciente hiciste una infinidad de cosas de las que ahora te arrepientes, al menos puedes agradecer que no finges que todo marchó bien, tienes algo de humano aún en tu cabeza; no eres tan bestia como los demás. No obstante, no sirve de mucho si lo único que consigues es autoconsolarte con frases como “todo está bien, ya pasó, arregla las cosas y listo” o “estabas ebrio! no fue tu culpa”… si no me doliera saber que esas frases viven en la cabeza de personas a las que amo, podría reírme con toda la alevosía posible de quienes piensan así…

Qué divertido!

Nadie espera terminar así, pero el alcohol lleva siempre al mismo camino...

Esto es triste, sí. Pero de alguna forma esas personas no son culpables. Nadie les ha enseñado que lo que hacen está mal, no tiene quien les guíe por un camino verdadero; no el de las críticas, represalias y regaños, sino el de la comprensión, el amor y la verdad. Ellos no buscan ayuda ni la buscarán, sino hasta que se vean tan perdidos que se pregunten en verdad quiénes son, y se den cuenta de que no son nada más que un montón de gente sin alma, gente perdida y vacía, gente falsa. Es una lástima que sólo entonces busquen ayuda, pero es peor aún que puede que no encuentren ayuda efectiva nunca, poca gente sabe qué hacer en casos de alcoholismo y no todos los métodos funcionan para todos.

Te deseo suerte en tu vida, te deseo algo de consciencia para que despiertes del sueño profundo en que te encuentras, te deseo el olvido de esos delirios de grandeza e inmortalidad que llevas en la cabeza y algo de comprensión en la vida, para que quienes te rodean encuentren la forma de ayudarte en verdad, sin juzgarte o tratarte mal. Suerte, siempre suerte! Espero te sirva mi entrada de algo, espero que estés mejor en adelante. Hasta la próxima!

Hay muchas cosas que tengo presentes en mente, sí, por supuesto.

Me consta que ha sido mi culpa la depresión que me he echado encima desde el tercer día de las vacaciones. También me consta que esta empeore día con día. Y me consta por igual el hecho de que ha desencadenado una ansiedad que desembocó en un evento tan extraño que ni siquiera me pareció traumático, simplemente quedará en mi memoria como un cuadro en la pared, que se ignora aunque se reconoce su presencia. Yo no quiero decir que son cosas de la hormona adolescente, pero entre mi edad, mis traumas y mis necesidades me estoy convirtiendo en un mar enfermizo. De hecho me recuerda a mi vida antes de AA.

Me consta que cada vez me aislo más y cada vez me siento con menos fuerza. Me consta que siento que la gente dejará de ayudarme eventualmente, que simplemente nadie podrá hacer nada por mí; me consta mi error. Desde que tuve una cierta explosión mental me he sentido más aislado que nunca y cada vez más y más solito. He intentado hablar pero no me oyen, he querido hablar pero no puedo, también he dejado de hablar porque quiero; en conjunto simplemente soy vagón de ideas cerrado con un candado cuya única llave tiene una persona que no conozco, que llevo buscando una vida y que, por lo que he estado presenciando seguiré buscando por otras vidas más. Siendo que los ideales no se alcanzan, no me queda más que hablar con quien se deje… no obstante, quiero hablar sabiendo que se me escucha, quiero hablar sabiendo que tendré una respuesta y es todo.

Me consta que no estoy solito, pero también me consta que la gente que me sabe amar está lejos. Me consta que no puedo aceptar el amor de alguien de forma incondicional, la condición es que se me sepa amar; por supuesto, me consta el error una vez más. Jamás seré amado a mi gusto, cada quién verá el amor a su manera, pero el problema es que a mi percepción nadie me ama como debería y el gran problema aquí es que eso no me permite recibir el amor del exterior. No me gustan estas frases, a mi ego le molestan pero tengo que admitirlo: Necesito aceptar el amor de los demás de forma incondicional, sin poner un pero, porque el amor es amor y no hay forma ni razón de ser para él, simplemente es amor.

Me consta que tampoco me la ponen tan fácil, independientemente de mis malas posturas ante la vida. Me consta que Dios no quiere una vida sencilla para nadie y que a mí me está poniendo muchos peros. Me consta que soy berrinchudo y que quizá por eso Dios me quiere dar unos zapecitos. Se me ocurren varios lados de esto. Primero, quizá tengo que aceptarme como me han dicho que soy o quizá deba aceptarme como no creo que soy y ese es un dilema porque con ninguno me siento a gusto; el problema se agranda cuando me doy cuenta de que no soy conforme con lo que yo digo ser. Ni una ni otra ni la que queda, estoy en medio de un problema de identidad. Luego, quizá tengo que ser paciente con la vida ya que las cosas que se dan de zopetón terminan mal y me dejan más triste que antes o más jodido, pues. Finalmente, pueden ser ambas y las demás que no estoy escribiendo pero que permanecen en mi consciencia.

Me consta que cuando le hablo a la gente de estos asuntos me dan respuestas bastante obvias porque la solución es obvia, pero también me consta que no es tan fácil encontrar a gente tan profunda como para trascender más allá. Me consta el vacío que tengo es inalcanzable cuando lo pongo en un agujero negro al que nadie quiere ni puede ni debe entrar. Entonces, estoy solo y me quedo más solo y me provoco la soledad. Y no, no soy masoquista, eso ni existe… Me consta.

¿Oye por qué no me hablas? ¿Qué clase de facultad o maldición me ha dado Dios para lograr que nadie se me acerque ni de broma? Dios me está obligando a salir de mi cápsula para hablar y socializar, pero yo no quiero, me quedo renuente en mi esferita esperando a que alguien se acerque; para mi desgracia, la esfera es venenosa y si alguien la toca se muere o algo por el estilo… no me puede dar otra impresión, nadie me toca ni me mira, nadie me habla ni me sopla; estoy en una dimensión paralela, puedo ver pero no me ven, soy el hombre invisible por voluntad propia. Es injusto, veo gente que no habla y le hablan; veo gente que habla y no le importa hacerlo, pero yo, que ni hablo y me importa hablar, no recibo palabras ni puedo entregarlas; ¿qué le cuesta a Dios darme una vida más fácil?… seguramente nada, pero por alguna razón no me quiere dejar…

Qué mal… tuve tres votos para mi encuesta! Y lo peor es que, habiendo tres respuestas posibles, recibí un voto para cada una. Creo que el tema no le interesa a mucha gente, pero qué más da, siempre está bien conocer un poco más. Probablemente la gente no tiene mucha idea de lo que la pereza es en realidad; la idea general es la flojera, tomándoles como sinónimos. Sin embargo, la pereza abarca una cantidad gigantesca de características y, como es tan amplio el concepto, creo que es más adecuado tomarlo primero.

La pereza es la falta de ganas, el estar sin hacer nada, inerte como ser no vivo, sin acción, sin cambio. La pereza no sólo implica estar estático sin hacer nada, sino retroceder y quedarse aún más atrás. La gente perezosa normalmente la confundimos con aquélla que no obedece órdenes o está todo el tiempo viendo la televisión, pero en sí, la pereza puede o no estar presente en esos tipos de personas.

Alguien que de verdad tiene pereza es alguien que busca el reposo total de manera constante. Puede haber depresión, incertidumbre o inseguridad. A veces la depresión nos incita a quedarnos en la nada para olvidar, dejar de caminar y pensar con el objetivo de deshacernos de eso que nos hace sentir mal. Tras unos días, debería desaparecer (cuando es una especie de crisis nada más), pero en algunos casos permanece y es cuando la gente lleva una depresión crónica, que les impide vivir adecuadamente. Bajan de peso por comer menos, se ponen pálidos porque salen poco y se les ve con caras caídas porque no hay emoción nueva que no sea la tristeza, melancolía, etc.

La incertidumbre sobre el futuro también nos hace ser estáticos, el no saber hacia donde tiramos la flecha, nos obliga a bajar el arco sólo para asegurarnos de que no le daremos a alguien en la cabeza o haremos explotar un barril con pólvora. Aquéllos que buscan un futuro propicio terminan esperando el momento adecuado para actuar, permaneciendo estáticos mientras ese llega. El problema en sí, se presenta cuando no hay momento adecuado, cuando lo que se busca es demasiado lejano o cuando no se aprovechan las oportunidades correctas.

La inseguridad también nos hace no hacer nada. Tener miedo sobre lo que puede pasar cuando actuamos es similar a la incertidumbre, sólo que en este caso pensamos que todo acto tendrá una consecuencia que puede ser negativa. Ante esto, podemos decidir mejor no actuar.

La pereza esta presente en mil casos diferentes, no sólo estos tres. Pero estos sean, probablemente, los mejores ejemplos, sobre todo la depresión, que todos hemos vivido alguna vez. No obstante, seguramente en la primaria alguna maestra nos llamó “perezosos mentales” y es que, en sí, la pereza no es solamente física, también implica el uso de la mente y la razón y el análisis.

Gente sobra que tiene este problema y es que, con el crecimiento de la influencia de los medios de comunicación en nuestros cerebros, la gente cada vez piensa menos. Ni más ni menos, hace poco leí un artículo muy interesante que trataba con este problema, dirigido al lenguaje. Prácticamente decía que las personas reducimos nuestro lenguaje al que presentan en la televisión, reduciendo nuestra capacidad de analizar correctamente las palabras y de crear nuestros propios enunciados, sólo a la espera de que una canción nueva tenga una frase que podamos ocupar.

Los medios de comunicación hacen que perdamos capacidades intelectuales al injertar un lenguaje muy sencillo con unas cuantas palabras diferentes. La capacidad de abstracción de conceptos y generación de ideas tiene muchísimo que ver con todo esto. Ya la gente no quiere pensar, prefiere esperar a que piensen por ellos; prefiere dejar de crecer y permanecer igual; mientras menos cambiemos, mejor. Es ahí, de verdad, cuando la pereza se ha vuelto un problema en nuestras vidas, uno que no nos permitirá salir adelante (muy relacionado con el ego que no quiere cambiar, de hecho) y nos dejará quejándonos de nuestras vidas fracasadas echando la culpa a otros o a otra cosa.

Mucho para pensar y pocas ganas de hacerlo, vaya dilema. A mí no me gusta quedarme con la duda, analizar es la solución. No me considero muy perezoso, sólo un poco, quizá, más porque me lo imponen que por otra cosa, pero en fin; no puedo negar que sí tengo mis cayos. Espero hayan entendido la entrada, no olviden comentar… ¿Qué les hace ser perezosos? Ni salgan con que ustedes llevan vidas activas y bla bla… que para palabrerías y mascarones, en los blogs de los famosos, aquí no! No dejaré encuesta esta vez, de todas formas no me responden, así que me basta con los comentarios! Tampoco olviden seguirme, para que reciban en su correo los avisos sobre mis nuevas entradas. Disfruten de la vida y no dejen de crecer. Hasta pronto!

Ya… ha sido mucho sobre alcoholismo y es hora de darle cierre. Esta es la parte más importante, puesto que voy a escribir algunas ideas que tengo sobre métodos reales para dejar el alcohol. Seguro que muchos leerán esto y nadie lo tomará en cuenta, pero es mi idea que, si logro que una semilla se plante en la mente, puede crecer por sí sola cuando se le echa agua; es decir, basta con dejarles la opción abierta, la posibilidad de curarse, para que, cuando lo necesiten, sepan que es posible y que pueden tomar algunos consejitos de mi entrada.

Sueno deprimente, pero así me siento cuando hablo de estos temas. Es un tanto de resignación a que acepten el alcoholismo y más aceptación a que no se resignarán nunca a beber, sino hasta que han sufrido lo suficiente para darse cuenta de que, en efecto, tienen un problema.

Bien, el alcoholismo afecta varias partes del ser humano, por eso no se puede solucionar con abstinencia. Olvídense del término porque nunca lo van a lograr. Una vez que el alcoholismo está presente en la vida de una persona, la abstinencia se vuelve imposible.

Lo que sí se puede hacer, es dejar de beber por períodos largos de tiempo, tan largos como se desee (pero que se desee en realidad) sin ser infinitos. Las recaídas están presentes en los alcohólicos, pero si se superan, se puede lograr una vida plena.

Deporte. Es la primera palabra que se me viene a la mente al pensar den dejar de beber. La gente está muy acostumbrada a ver la parte física como la representación completa de lo que es una persona. Malamente, pero cierto, cuando vemos una sonrisa en la cara de una persona, lo primero que pensamos es que es feliz, no logramos trascender más allá, nos quedamos en la superficie. Con nosotros mismos puede pasar igual, sobre todo cuando se es alcohólico y lo último que se busca es ver cuán destrozados estamos por dentro. Ejercitar el cuerpo libera toxinas, mejora el autoestima, depura, ocupa el tiempo en algo que no sea beber (o pensar en ello) y acaba con el aislamiento (cuando es un deporte en equipos, que es mucho mejor).

El ejercicio es bastante importante cuando se busca dejar de beber, pero no es lo crucial. Ya todos hemos escuchado la frase de “pedir ayuda” y parece repetitiva, pero en realidad, buscar ayuda es la única manera de dejar de beber. Sea con un psicólogo (o varios), una agrupación como Alcohólicos Anónimos, alguna agrupación cristiana, etc. se estará saliendo adelante. La cosa está en que, dejar de beber es diferente para todos, a algunos les sirve un método que otros no y viceversa, es normal, todos somos diferentes. No se debe dejar de intentar sólo porque uno de los métodos no funcionó, el chiste es variar hasta que se ha encontrado el adecuado. Pedir ayuda implica aceptar el problema y exteriorizarlo, algo inmensamente importante.

Ya se han liberado las cargas de la mente y el espíritu, que bajan el autoestima y elevan el ego en contraparte. Ahora hay que alejarse del alcohol. No ir a ambientes alcohólicos, evitar las personas que induzcan el vicio y tratar de sustituir el alcohol con algo bueno. Aquí hay un punto clave, he visto que en muchísimas agrupaciones de alcohólicos anónimos (quizá en todas) te cambian el alcohol por el cigarro, lo cual no deja nada bueno o, en agrupaciones cristianas, que les cambian el alcohol por la biblia y se vuelven extremistas. No hay que caer en otros vicios para llenarnos, debemos tomar consciencia y dejar de enviciarnos con nada. Un deporte, lectura, familia, trabajo… esto y más funciona siempre que no le demos extrema importancia a uno sólo, hay que buscar el equilibrio.

Finalmente, se debe buscar la superación personal. Ver hacia adelante y evolucionar constantemente. Si una persona deja de crecer, comienza a encogerse. Tenemos que dejar de ver el pasado como una carga emocional y espiritual y debemos enfocarnos hacia el futuro como la oportunidad más importante de crecer y consumar metas. Hay que tirar la mediocridad por la borda y aplicar todo el esfuerzo que tengamos para ser mejores personas, vivir en comunidad, dar servicio, evitar los vicios e impulsar a otros a hacer lo mismo. Es así que alcanzamos la plenitud, cuando somos capaces de dejar de vivir en nuestro mundo egoísta y comenzamos a vivir en el planeta Tierra.

Gracias por haber leído, una entrada un tanto larga pero creo que bastante concisa. Espero les sirva y la tomen en cuenta más de lo que yo pienso en mis prejuicios, después de todo, la gente da sorpresas que uno nunca espera. Nos estaremos viendo en la siguiente entrada evitando ya regresar demasiado al alcoholismo. Siempre comenta, que es lo que más me encanta ver en mi blog: los comentarios, reseñas, opiniones, dudas, contrapartes… Denota que en realidad me leíste y te interesó lo que escribí. Dejo una encuestita, denle clic a la respuesta que les convenga 😉

Nivel de Alcoholismo

Siglos han pasado desde la última entrada que hice. Después de severas reflexiones, de adaptarme a mi estilo de vida nuevo y de organizarme al fin traigo la tercera parte. Espero no hayan perdido el hilo, de ser así, no dejen de revisar la entrada previa a esta siguiendo este link: https://theskyview.wordpress.com/2010/07/14/yo-veo-alcoholismo-2da-parte/

De acuerdo con la encuesta que hice, que tiene pocas respuestas en realidad, la mayoría cree que está en un nivel medio de alcoholismo. Intentando ponerme en los zapatos de los que respondieron, puedo asegurar que sólo los que se fueron a las últimas respuestas se consideran ya alcohólicos, o quizá ni ellos. La verdad es que todo el que haya osado responderla lo es, incluso yo soy alcohólico… y no bebo.

Aquí se entra en un dilema porque alcohólico es el que bebe tanto que pierde toda razón o sentido… bueno no, porque cuando yo hago eso, entonces sólo al que le da cirrosis es alcohólico… hmm tampoco, porque si yo tengo cirrosis, entonces solo al que se muere! Y ahí, solo ahí termina, porque quien muere, ya no se puede justificar, defender o autoengañar.

La verdad es que el alcoholismo es presente en la vida de la mayoría de las personas. Pocos podrían decir que no lo son y más en un país como México en donde “se tiene que beber para desinhibirse” (frase robada de lo que me dijeron el viernes pasado y que, por cierto, considero algo completamente negativo y triste). Una contradicción más para poder avanzar y que comprendan un poco más mi punto: Es porque soy alcohólico que no quiero beber.

Esa es mi situación. Soy alcohólico, he tenido tantos impactos causados por el alcoholismo (presente en toda mi vida) que ya no puedo arriesgarme a beber; soy alcohólico. Si llegara a embriagarme una sola vez, estoy casi seguro de que caería en un vicio terrible. Ya no lo considero un juego, creo que he madurado bastante como para pensar que el alcohol es una poción mágica que desinhibe a la gente, la hace feliz y le permite platicar con sus amigos en un buen ambiente.

En realidad, que tengamos el sello de “alcohólico” no significa que nos tiremos a perder con cada cerveza. Es más bien que tenemos un gran riesgo de terminar en un vicio si no ponemos un alto total. Es por eso que se crean niveles para clasificar el alcoholismo. Yo no conozco la clasificación oficial ni nada por el estilo, pero si me preguntaran, diría que son más o menos así:

1) En el primer nivel, como yo, ni siquiera se bebe. Simplemente está una pequeña semilla en nuestra cabeza, esperando a que le rociemos un poco de alcohol para poder crecer. Consta de gente que tiene intención de beber y que lo ha visto como un ejemplo a seguir (y no necesariamente porque lleve al éxito y a la felicidad) en otros.

2) En el segundo, ya se ha probado el alcohol, es más, se sabe lo que es embriagarse porque le tocó alguna vez. Ya la planta está creciendo y tiene sed. La persona buscará acercarse a ambientes alcohólicos, porque le pareció divertida la primera vez o porque siente cierta necesidad de reexperimentarlo, quizá mera curiosidad.

3) En el tercero, ya se puede describir como es emborracharse. Beber en fiestas es perfectamente normal, es más, hasta se frecuentan más. Beber de vez en cuando con los amigos parece divertido. La planta ya es una enredadera que cubre gran parte de las ideas, tanto que el individuo enfoca muchas situaciones a algo relacionado con el alcohol.

4) En el cuarto, estar ebrio es algo divertido, placentero y memorable, porque nos permite olvidarnos de todo y hacer el ridículo en las fiestas (algo que muchos consideran divertido, no sé por qué). La enredadera es resistente. La persona ya es incapaz de ver cuan alcohólica es y no se permitirá aceptarlo, ya que de eso depende que lo siga siendo y no se lo cuestione.

5) El quinto diría que viene cuando una persona ya bebe sola. El poder sentarse a ver la tele mientras se toma una cerveza, es símbolo de que se toma al alcohol como un buen compañero, que está ahí cuando no hay nadie. La enredadera regó sus semillas en múltiples partes del inconsciente. Ya se necesita del alcohol para estar alegre y quitar el mal humor.

6) Los problemas de cordura se van haciendo presentes en el sexto nivel. La agresividad, depresión repentina y euforia se vuelven temas comunes en la vida de quienes lo alcanzan. La enredadera se vuelve un tronco firme que se encarga de robarle energía a todas las demás partes de la mente. El individuo pierde el sentido común, la responsabilidad; inician los problemas sociales.

7) Las enfermedades vienen en este nivel. Sea gastritis crónica o cirrosis hepática, los dolores ya no dejan a la persona en paz, así que bebe para dejar de sentirlos. El tronco libera frutos venenosos en el cuerpo. Empiezan ideas autodestructivas, baja de autoestima y problemas existenciales.

8) El octavo nivel es sólo una versión avanzada del anterior; la persona se vuelve inútil, un completo parásito, la bolita que los familiares se echan para ver quien la cuida. El tronco es un árbol tan pesado que el individuo no puede cargarlo. El peso de la culpa y la autodecepción vienen tan grandes que la vida se vuelve una depresión absoluta. Beber para olvidar.

Podría decirse que tiene suerte quien llega al último nivel, muchos mueren antes en accidentes automovilísticos, riñas o suicidios; pero la verdad es que no, ninguno tuvo suerte, ambos están destinados a un final triste.

Entonces esos fueron los niveles de alcoholismo en mi clasificación (la haré como una entrada para poder editarla si considero que algo va mal). Esto ya deja claro que casi todo mundo es alcohólico. Suertudo, en realidad, quien no lo sea.

Antes de finalizar, debo señalar que es normal que pocos se consideren alcohólicos, porque, siguiendo el orden en la escala que acabo de dar, quien esté en cierto nivel de alcoholismo, viendo a quienes estén en niveles superiores, sentirá que es sano. Lo compruebo todos los días con gente que dice saber “cuánto beber y en dónde”, siendo en realidad que sólo controla el impulso, y no por eso que no lo sienta. El alcoholismo es más presente en nuestras vidas que la educación, por ejemplo (algo que, por si no sabían, recibe más impulso que otras rúbricas en el país por parte del gobierno).

En la entrada que viene, intentaré dar consejos para quien quiera dejar de beber, así como el que considero que es el proceso para lograrlo. No olviden responder la encuesta, un segundo para reflexión! Algo más, visiten el otro blog, acabo de publicar una entrada nueva, relacionada con las nuevas ideas y el porvenir.. nos vemos! http://theawakeningofthemind.wordpress.com/2010/08/29/no-puedes-enganar-a-la-mente/