You are currently browsing the tag archive for the ‘cambio climatico’ tag.

Gradualmente, lo “verde” se pone más y más de moda. Gente, agrupaciones, empresas, líderes, gobernantes, etc. se suman uno a uno, montón a montón a la movilidad que el cambio climático generó en los científicos y se ha esparcido a todas las personas que vemos televisión, escuchamos la radio o vemos al cielo de vez en cuando.

Hay pánico porque vemos la Tierra comportándose diferente a como lo ha hecho en 4 mil años, pero no la conocemos en verdad. Nos autoflagelamos diciendo que la Tierra está en peligro de muerte por la contaminación, el sobrecalentamiento global, las guerras nucleares y demás. ¿Qué sabemos nosotros? Ni siquiera sabíamos que la Tierra cambiaría con nuestra actitud, aún no la conocemos del todo en terreno y, mucho menos, en comportamiento. ¡¿Qué tanto daño le sabemos a la Tierra si no sabemos qué le hace daño?!

Ahora la gente se alarma y juzga que estamos destruyendo la Tierra, que acabaremos con su belleza y su naturaleza, que destruiremos la “Creación”. Pero si vamos al grano, nuestras vidas son muy cortas como para conocer a la Tierra. Decir “salvemos a la Tierra” es una máscara impuesta. ¿Por qué nos quieren hacer creer que debemos salvarla? Nadie la ha dañado, al menos no creo que algo pueda dañar a la materia inerte.

Los mensajes de las empresas: “por un mundo mejor”, “salvemos a la tierra” y blah… deberían ser algo como “salven mi vida” o “cuiden sus pulmones y organismos del cáncer”. A quienes asesinamos con tanto embrollo es a nosotros mismos, cometemos un suicidio colectivo. A la Tierra… no, no le pasa nada, es materia inerte. Los animales… bueno… ellos son parte de nuestro pastel pero la verdad no creo que estemos para cuidarlos; el daño que sufran lo pagamos nosotros con escasez y desequilibrio.

No podemos seguir haciendo caso a mensajes que piden que salves a la Tierra. Las empresas, medios de difusión, potencias, etc. Buscan, de alguna forma, movilizarnos para hacer lo que ellos no quieren hacer, como ahorrar agua y esas cosas. Nadie debería solicitar el cambio, este debería ser propio, un deseo por salvarnos del suicidio colectivo que quieren realizar los gobiernos poderosos y las empresas que, llenos de egoísmo y vacíos de visión, destruyen minuto a minuto nuestras bellísimas y felices vidas (ja-ja…)

La Tierra se puede deformar, puede tener cataclísmos colosales, puede dejar de girar y congelarse o arder en una emisión masiva de ondas de calor provenientes del Sol; pero no sufre, ni le duele ni nada. A la Tierra no le pasa nada, sólo es un pedazote de materia. El problema es que ahí vivimos y cada cambio que tenga nos asusta, no queremos desaparecer de la faz terrestre; somos nosotros los que sufriremos; deberíamos volvernos color carne y no verdes, porque a quienes salvamos es a nosotros mismos (de nosotros mismos).

Si se extinguen especies y se arrasan ciudades, no importa. La vida es tan perfecta que se reestablece, surgiran nuevas, evolucionarán las previas y el equilibrio saldrá adelante, la Tierra tiende a permanecer en equilibrio y, si eso significa eliminar a una de las especies que contiene, lo hará. Teman por sus vidas, no por los animales y el pasto que pisan todos los días, que los pensantes y temerosos somos nosotros, humanos.

Anuncios