You are currently browsing the tag archive for the ‘deja-vu’ tag.

Acabo de leer dos artículos en wikipedia.com: “Psicología transpersonal” y “Sincronicidad”. La verdad no los leí a gran detalle, traté de evitar la paja. Quedé bastante satisfecho. Ya había leído en el “Esquema del psicoanálisis” (de Sigmund Freud) que existe un tipo de energía distinto a los estudiados por la física, que es la “energía psíquica”, y claro que lo creí, suficientes “pruebas” tengo en la cabeza al respecto, como el amor a primera vista y el reconocimiento de las personas con sólo sentir el aroma, la voz o la imagen; pero ahora  he visto una aplicación directa, con fundamentos (no científicos) bastante interesantes.

La sincronicidad es prácticamente una teoría, ya que no tiene fundamentos científicos y bla bla (Algo así como Dios, que aunque todos sabemos que existe, no podemos probarlo). Por lo que pude entender, rescato lo siguiente de mi lectura: Los fenómenos, acontecimientos y todo suceso ocurren por alguna razón, a esto se le denomina “causalidad” (es decir, que a causa de algo, ocurre lo otro); sin embargo, existen cosas que ocurren por razones “acausales” (es decir, que no tienen una causa definida); a la unión de dos momentos, uno causal y otro acausal, se le dice “casualidad”.

Entonces, las casualidades se dan por una razón determinada y otra indeterminada; esto es la sincronicidad, un evento generado por situaciones estadísticas, conocidas, fijas y concretas y otras fuera de lo común, (virtualmente) imposibles y raras. Se supone que la energía psíquica toma acción en este tipo de situaciones. En el apartado sobre las conclusiones, el artículo señala dos posibilidades con respecto a esta: “La psique da origen a los procesos físicos” o “La energía física da origen a la psique”. Ya dentro de lo que yo opino, relacionaría estas dos con la relación entre materia y energía: “La materia es energía” versus “La energía es materia”. Ambas son ciertas.

Por otro lado, la psicología transpersonal estudia toda la situación espiritual de la persona, más allá de su propio cuerpo y estado. Entre varias cosas que conocemos y sabemos pero a veces no aceptamos, habla sobre la sincronicidad.

Obviamente, tengo que hablar sobre cosas que me han pasado que podrían parecer chuscas, ridículas, carentes de sentido o simples casualidades, pero yo sé que no lo son; revelan que estas cosas son ciertas, sólo que no se pueden probar de forma física o “científica” pues requiere de un nivel más avanzado que ese: los sentimientos y emociones, la espiritualidad.

Varias cosas me suceden de vez en cuando; por ejemplo, los dejá-vu. Desde que era muy pequeño me he dado cuenta de cuando me pasan estas cosas, recuerdo varias: una vez en la cafetería en la primaria, otra en mi cuarto mientras veía la tele (recuerdo al gato Silvestre en la pantalla) y mi madre entraba, otra en el cine y así… Otro ejemplo, son las extrañas sincronías que tengo con las personas, en especial con dos amigos (dos de mis mejores amigos en realidad). Con uno me pasa que decimos la misma palabra exactamente en el mismo momento, sucede de una forma bastante extraña, pues a veces ni siquiera hay sentido. Recuerdo una vez en preparatoria, dentro del salón de clases, él platicaba con otra persona frente a mi y yo estaba jugando con mi Nintendo DS o algo así, de pronto me vino a la mente un elemento de la tabla periódica (no recuerdo cual) y lo dije al aire, como si alguien me hubiera preguntado, de la nada; justo en ese instante, Eduardo pronunciaba la misma palabra. Esa situación ha sido de las más extremas, pero no es la única, por supuesto, ocurre muy a menudo. Por otro lado, sensaciones e ideas parecidas nos vienen a una amiga y a mi, una prueba muy clara es que ella se hizo un piercing dos días antes de que yo hiciera lo mismo, la idea era la misma, jamás lo habíamos platicado, pero ocurrió. Otras personas con quienes comparto situaciones de ese estilo también son dos amigos muy importantes en mi vida, me doy cada vez más cuenta de que compartimos, con el uno, formas de ser bastante similares a pesar de nuestras grandes diferencias y, con la otra, vidas pasadas y familias bastante similares también. Lo curioso aquí y, cuando viene la sincronicidad en serio, está en el hecho de que a los cuatro los conozco bastante y además son muy buenos amigos míos, fue hasta después que comenzaron estas situaciones.

Si analizo estos ejemplos, puedo encontrar en varios momentos la energía psíquica. Mi ejemplo ideal para mis ideas (teóricas o lo que sea) es el del “amor a primera vista”. Normalmente yo no creería en esto, suena ridículo, más bien es como promiscuidad; sin embargo, después de ciertas situaciones que me han pasado y de varias ideas que han llegado a mi cabeza, se me ocurre que no es amor a primera vista (ni a primer olfato como sugieren los que creen en feromonas como causa absoluta del enamoramiento) sino a primer acoplamiento de imagen preelaborada en el cerebro con respecto a los acontecimientos pasados (o mejor “amor a primera impresión”).

Nuestro subconsciente trabaja constantemente; conforme crecemos, la información se almacena dentro de él y se organiza como cree que es mejor para nuestra supervivencia. Dentro de esta situación, está la que decide cómo debe ser nuestra pareja. Más allá del atractivo físico o nuestra idea de “pareja ideal”, el subconsciente tiene planes muy diferentes para nosotros y resulta más poderoso que nuestros ideales. Quizá, quien se enamora a primera vista, pueda ver a la persona como un ser casi perfecto, adecuado, hermoso, etc.; mientras que otros ven a la persona como alguien más. Esto se da porque nuestro subconsciente tiene una percepción más poderosa sobre la persona, se da cuenta de la postura, el rostro, la estatura, el color de piel, la actitud, la voz, el aroma, el rol social, la vel0cidad, las ideas, etc etc con un simple vistazo. Es ahí en donde trabaja la energía psíquica y es que el subconsciente solo no podría darse cuenta de todo esto, es a través de la energía psíquica de la persona que lo conoce.

Analizando lo anterior y buscando varias características de la energía psíquica (en forma de conclusión) YO opino que la energía psíquica:

  • Actúa sobre la energía física, lo que podría ser un precursor de la telequinesis y otros eventos “paranormales”
  • Es afectada por la energía física, lo que demuestra los cambios de ánimo cuando hace frío, calor, etc.
  • Es única para cada individuo, es un sello personal que cada quién posee y puede editar de acuerdo a su experiencia y capacidad pero jamás hacer idéntica a la de otro ser humano.
  • Es “legible” para nuestro subconsciente, lo que le da la capacidad de conocer más a una persona con un simple vistazo; algo que también depende de su capacidad y experiencia.

Con esto, ya tengo bastante sobre lo qué pensar, es una infinidad de posibilidades. La energía psíquica quizá no pueda encender un foco, pero puede cambiar la forma en que las cosas pasan y hablo de relaciones públicas, capacidades intelectual, física, mental, etc.; estados de ánimo, enfermedades, tiempo de vida, espiritualidad, etc. etc. etc…

Anuncios

En alguna de mis clases de cálculo en que el maestro se encargaba de resolver ejercicios repetitivos, mi mente divagó un poco. En eso, me llegó esa extraña sensación que todos hemos tenido alguna vez: un dejá-vu.

Esa sensación la describen como un pedazo de tiempo que se cree ya se había vivido antes. Como una repetición de algo que ya se vivió. Recuerdo mis primeros dejá-vu’s durante la primaria, era desconcertante, pero divertido. En fin, el año pasado, en mi clase de psicología, leí en el libro que eso se debía a un problema de memoria en que el cerebro confundía el presente con el pasado; sin embargo, no me parece algo muy adecuado a mi criterio, puesto que tengo la sensación de que ocurre en el momento. No es un recuerdo distorsionado.

Posteriormente, se me ocurrió que podría tener que ver con que el cerebro se acelera. De aquí el punto básico de lo que se me ha ocurrido: el estrés. Creo que cuando el cerebro tiene cargas elevadas de estrés, comienza a trabajar más rápido de lo normal, lo que le hace “predecir” algo que está por ocurrir. Las pequeñas predicciones estarían basadas en cosas que el cerebro inventa. Siguiendo este plano, el cerebro sería tan poderoso como para predecir el futuro, basado quizá, en la experiencia y los conocimientos que ha adquirido.

No obstante, esta fue la primera “teoría” que tuve. En esa clase de cálculo que mencioné, tuve otra más interesante.

Qué tal si en realidad el tiempo avanza más rápido de lo que nosotros creemos. Tal cual, pensé que si el tiempo en realidad iba una velocidad superior, nosotros como entes sólo estamos percibiendo algo que ya pasó, pero de manera más lenta. Esto quiere decir que el cuerpo y el ente son dos diferentes que coexisten en un momento.

Más tranquilamente diría que estamos conformados por un “ente” o espíritu, que suena más bonito, y un cuerpo. Ya había tenido esta idea mucho antes y, de hecho, muchas religiones lo manejan como un hecho. Si lo que se me ocurrió tiene bases, esta sería una. Me parece muy interesante ver que coinciden dos ideas aisladas. Mi teoría establecería que:

El espíritu está conociendo el recorrido del cuerpo, es decir; el cuerpo se encarga de tener experiencia y resolver los problemas espontáneos, el espíritu sólo recibe lo que el cuerpo ha vivido y se encarga de darle sentido y dar una retroalimentación.

Para explicar esto, puedo decir que el cuerpo, parte física del ser humano, se encarga de movernos en un espacio físico, de interactuar en los momentos espontáneos y novedosos y de almacenar toda la información adquirida en la experiencia. Posteriormente, el espíritu, que podría ser la “consciencia” del ser humano, se encarga de darle sentido, estructurar, a la información nueva, adaptarla y complementarla con la información que ya estaba antes y de usarla para informar al cuerpo de la utilidad que puede dar en un futuro (retroalimentación)

Organizando todo esto y complementándolo con lo que dije al inicio, podría concluir que el cuerpo trabaja en un tiempo ligeramente adelantado al del espíritu, como si viviera en un futuro muy cercano; tanto que el estrés excesivo puede hacer que el espíritu trabaje se acerque más al tiempo en que el cuerpo está. Esto ocasionaría los Dejá-vu’s.

Tomando esto en cuenta, podríamos obtener conclusiones alternas. Las que se me ocurrieron en el instante fueron:

>> Nosotros podemos percibir toda la información que el cuerpo recibe como si fuera una película: le podemos dar sentido, opinar sobre ella y usarla para futuras referencias, pero no modificarla.

>> Como no podemos hacer que el cuerpo actúe de acuerdo a la consciencia por la diferencia de tiempo que hay entre ambas, debemos encargarnos de prepararlo. Es decir, para que el cuerpo funcione como queremos, es necesario implementarle las ideas (que se desea que lleva a cabo) desde antes que ocurra el evento en que se deban llevar a cabo determinadas acciones.

>> Si mantenemos nuestra consciencia activa, el cuerpo la tendrá presente. Aún con la diferencia de tiempo, podemos dejar “consciencias provisionales” que funcionen todo el tiempo, como si fueran apagadores de luz que dejamos encendidos todo el tiempo, de forma que permanezcan iluminando aún cuando no estamos en el lugar que alumbran.

>> Nosotros, como seres conscientes, no hacemos más que retroalimentar al cuerpo, más no vivir los sucesos. Es decir que no somos capaces de adquirir experiencia directa.

>> Si no podemos adquirir experiencia directa, estamos propensos a ser engañados por el cuerpo. Las alucinaciones, las confusiones, lagunas mentales y demás caben en esto. Ya que no vivimos directamente los sucesos, el cuerpo puede entregarnos información distorsionada.

>> El tiempo en realidad no va más rápido que nosotros, ni viceversa. Es más bien que el cuerpo va más adelante en el tiempo que el espíritu.

Ahora me pregunto… ¿cómo podríamos alcanzar al cuerpo? ¿Podemos conocer el futuro si alcanzamos el tiempo en que el cuerpo viaja? … Si se te ocurre alguna respuesta, ¡coméntala! y si tienes una duda, ¡no dudes en preguntar! Los comentarios están abiertos, sé que es difícil entenderme, por eso pregunten con libertad. No hay encuesta, sólo buscaba sacar esto y espero recibir opiniones y demás… Gracias por leer hasta aquí!