You are currently browsing the tag archive for the ‘enojo’ tag.

Mal humor

Antes de empezar, quiero hablar sobre mi ausencia. Sé que no tengo muchos lectores a pesar de mi publicidad, pero quienes me leen podrían preguntarse por qué he tardado tanto. Mil disculpas. Mi pc estuvo fallando durante unos meses y con los examenes no había tenido tiempo; ahora que encontré el problema y he salido de vacaciones me tomaré tiempo para escribir más a menudo.

Bien. Elijo el tema porque ahorita me siento con mal humor y no por otra razón. La verdad es que quizá sea ridículo, pero me tomé un corte de pelo para sacar la cosa militar y mi familia (incluso mi madre) no dejan de burlarse al respecto. De por sí soy bien delicado para esas cosas, no tardé mucho en ponerme de mal humor. Qué mejor manera de relajarme que escribiendo un poco al respecto; espero que mi publicación no suene muy agresiva, trataré de que no sea así.

Toda persona normal ha sufrido de algún momento de mal humor en su vida. Las mujeres llegan a tenerlo durante su ciclo menstrual por ejemplo. Las causas varían en cada persona. Algunos podrían ponerse de mal humor cuando duermen poco, otros cuando no comen, etc. Pero como mi blog no se basa en los males físicos, hablaré sobre esas causas abstractas y complejas que provienen de las emociones, los sentimientos, los estados de ánimo, las palabras, los pensamientos, etc.

La gente siente mal humor cuando se ve agredida, dependiendo de lo que “agresión” sea para la persona. Cada individuo puede considerar como agresión alguna actitud diferente. Hay quienes se sienten agredidos cuando no se les presta algo, hay gente que se siente así cuando se les habla con malas palabras, etc. La agresión no necesariamente es en contra de la persona, hay gente (generalmente materialista) que se ve ofendida si se habla mal sobre sus objetos o logros u otros (sobre todo madres muy apegadas) que se ponen mal cuando hablan mal de sus hijos o los molestan.

En fin, ya siendo una o varias agresiones (según la cantidad que soporte la persona y de la intensidad de cada agresión) tarde o temprano, el agresor logrará su cometido: el mal humor.

Cuando alguien siente mal humor el primer síntoma es la necesidad de aislarse. Es un sentimiento general que las personas malhumoradas quieran alejarse de otros porque la misma presencia de otros llega a ser desagradable. El silencio es una herramienta que el malhumorado utiliza para alejar a otros y para desaparecer de su medio. Mientras menos se llame la atención, mejor.

Casi a la vez se adopta una posición defensiva. El malhumorado pensará que todos quieren agredirle y empezará a refugiarse en su soledad y silencio para que todos se alejen lo más posible y no lo tomen en cuenta, de tal manera que dejen de “molestarlo” (cosa que no necesariamente pasa).

Finalmente, tras el mal humor viene un ataque de enojo que terminará en algo dramático o depresivo. Será dramático cuando la persona expulse todo el mal humor en forma de gritos, insultos, agresiones, etc. Será depresivo si la persona se lo guarda para sí, lo que aumentará la sensación de aislamiento y falta de afecto.

El mal humor no tiene por qué llegar a tales extremos, pero sí es necesario entender que cuando alguien está de mal humor se le debe tratar con pinzas, por puro respeto y si quien está en ese estado eres tú, entonces debes hacerlo consciente y empezar por dejarte llevar.

No se puede eliminar el mal humor de un momento a otro de maneras sencillas, pero lo opuesto es, por supuesto, el buen humor. Un buen chiste, disculpas sinceras y un ambiente pacífico casi siempre logran que la persona se sienta mejor. El apoyo de los demás es condición necesaria para aliviar el mal humor.

En lo personal, cuando me pongo de mal humor, lo que más me molesta soy yo mismo. Es un estado que, ya hecho consciente, comienza a ser desagradable para mí y me causa estrés el simple hecho de estar así. Busco lo que sea para eliminar el mal humor e intento aislarme para no molestar a otros con mi mal humor, porque posteriormente me siento culpable.

Probablemente deba comprender que al estar de mal humor, lo primero que se debe hacer es informar a los otros, para que sean conscientes de que puedes herirlos por accidente aún si tratas de no hacerlo. Y si los demás son buenas personas, seguro que trataran de animarme.

Espero que mis reflexiones les sean útiles. Sigan visitando mi blog y háganle publicidad! mi deseo más grande es que esto sirva a alguien más, ya que no tengo otra razón para escribir. Gracias por leer hasta aquí; no te olvides de contestar la encuesta de integración y por supuesto de dejar tu comentario, por sencillo que sea.

Anuncios