You are currently browsing the tag archive for the ‘familia’ tag.

A diferencia de la comida convencional, nosotros los humanos nos cocinamos en un caldo bien frío, nos revolcamos en él para absorber bien el sabor amargo que lleva y nos remojamos en la sequedad que transmite. Todos los días caminamos en un mar de contaminación visual, auditiva, olfativa y emocional, con el único fin de sobrevivir al medio social que ha resultado mucho más salvaje que la intemperie.

¡Compra, compra, compra, compra, compra!

Precios más bajos (que otros), mejores productos (que otros), una mejor vida (que antes…). La publicidad se encarga de convencerte de una mejora pero siempre se quedan con el mejor producto, te ofrecen un “buen” producto y no “el buen” producto.  Hay una diferencia abismal entre ambas situaciones, pero la gente siempre los confunde y cae en la trampa del capitalismo. Mencionar esta palabra es peligroso, mucha gente es bastante susceptible a oponerse rotundamente al capitalismo, otros lo aman, yo digo que es una mierda en la que no vale la pena enfocarse.

No obstante, ¿qué crees?, vivimos rodeados de ella y lo que más fácilmente llega a nuestras casas desde su humilde morada en el gobierno estadounidense es la publicidad. No importa si no estudiaste (de hecho mejor), no importa cuanto ganes, no importa si tienes familia o eres solitario, no importa a qué te dediques ni cuáles sean tus gustos; toda la basura sensitiva de las empresas tiene que llegarte al cerebro. “Lo vi en la tele”, “lo vi en el periódico”, “lo escuché en la radio”, “me contó mi vecino”… Las posibilidades abarcan tantos mundos a tu alrededor que es imposible ser salvado de toda la chatarra publicitaria.

Es como si las empresas pidieran un pollo al gobierno y este nos entregara a nosotros. Los restaurantes de comida de mierda, toda la gama de productos iShit, los comerciales de tiendas de mierda en donde venden productos de mierda… Todo eso y más llega hasta ti mientras ves la tele o buscas tu tarea en internet, mientras lees una revista y cuando vas al cine. Es tanta la costumbre que parece ya no importarnos.

Existe una pequeña población de gente sensitiva que es agredida por todas estas situaciones, pero son ignoradas y reprimidas, considerándoles de exageradas por quejarse o disgustarse de algo tan natural. Claro, ¡si la publicidad se da en los árboles!. Los controladores del medio (que por elitista que suene su puesto no se libran de sus propias porquerías, como el narcotraficante que es drogadicto… ha!) han logrado llenarte la cabeza de mierda (sí, diré muchas veces mierda en esta entrada) y has terminado por sucumbir. Ahora es más natural que a una mujer la partan con un cuchillo para sacarle un ser humano que parir de manera natural a su anhelado hijo.

Viene la navidad (sí, de mierda) y la gente cambia mucho su forma de actuar. Se vuelven seres deformes que intentan aparentar la luz interior y el brillo comprando regalos con moñitos plateados y poniendo un árbol de navidad lleno de lucecillas pendejas para iluminar intermitentemente su hogar. Así es, siéntete una estrella tintineante comprando nuestros productos y olvídate del verdadero brillo que guardas en tu interior. Así, si no lo ves, no existe.

Hahaha Satan Claus

Y esto termina metiéndose con la religión, porque es el típico combate “Dios existe contra Dios no existe”. Esto es muy conveniente, así creas gente que necesite ver brillitos para saber que existe la luz interior y otros que tienen que celebrar el nacimiento de un señor de hace más de mil años. Lo que no te dicen es que Dios es una paradoja, es inconveniente, que sepas que Dios existe a tu alrededor pero no existe porque no le das vida, es negativo, ¡así la gente no compra!

Ya falta poco menos de un mes para la temporada de nieve, luces y felicidad con los que amas; aún si en el DF ni siquiera nieva en invierno, si la mayoría de los habitantes están más secos (espiritualmente hablando) que Ninel Conde y si, quizá, el 50% de la población saborea la infidelidad todos los días. Ya desde el día de muertos veía el “árbol de Halloween” en las placillas; en estos días ya me da náuseas estar en alguna plaza. La opción es buscar algo más chilango-clase media, un zócalo, centro de coyoacán o algo por el estilo; menos banalidad.

Chilango-Clase Media, fantástico~

Para finalizar, un consejo. En esta temporada te encontrarás con gente religiosa que te vende productos capitalistas y grillistas incrédulos que te dicen que no compres nada y que vivas en la calle para ser feliz… No escuches, mientras el facebook fresa te intenta contaminar con basura comercial, el facebook activista te intenta contaminar con basura pesimista; lo mejor es sobrellevar el absurdo capitalista buscando refugio en el bienestar propio y encontrar el bienestar de los demás en la austeridad. O sea, no creas que regalar te hará alguien deseable en una fiesta ni creas que es mejor no ir, mejor ve y regala tus mejores intenciones.

He estado pensando en cómo concluir con el tema de la familia, aparentemente la forma más útil es con una ejemplificación de las áreas que pueden ser alcanzadas por este tópico. He mencionado la situación de los miembros de la familia, he hablado sobre su postura frente a la sociedad, he hablado sobre la familia como una necesidad, pero sólo hasta ahora [que ya les he mostrado todos estos conocimientos] es que puedo poner en un marco tangible todo este embrollo.

Como ya les había dicho, la familia tiene varias funciones en el plano social y emocional. Los miembros de un grupo social tan firme generan lazos emocionales muy importantes. Los lazos familiares provienen del instinto, pues también los animales forman grupos familiares (como las manadas); por tanto es una necesidad. Sin embargo, nosotros hemos trascendido a los animales.

Muchas personas creen que el intelecto es lo que nos diferencia de los animales sólo por el hecho de que somos bastante inteligentes en comparación. Sin embargo, hay unos cuantos animales que, aunque no lo parezca, también poseen intelecto, como el ratón y los perros. La verdadera diferencia entre los demás animales y los seres humanos es el ambiente espiritual en el que nos desarrollamos: la intuición.

Por si aún te causa dolor que diga “espiritual” porque me crees religioso o esas mamadas, te corrijo de una vez: espiritual es desigual de religión. La intuición todo un ambiente, es un mundo lleno de ilógica y magia, un universo místico e intangible lleno de todo lo imposible e incomprobable, donde la ciencia es nula y la razón es tonta, donde el amor es energía y el cuerpo es un estorbo. La intuición es el verdadero mundo que nos aleja del resto de los animales, ya que ellos, aunque quizá puedan vivir en él, no lo reconocen.

La familia y la intuición tienen situaciones bien raras. Muchos hablan de la intuición como el “sexto sentido” de la mujer; esto es porque, ya que las mujeres viven mucho más en el plano sentimental y mágico (el derecho), lo tienen más desarrollado; sin embargo, la intuición es todo un mundo poco explorado en el que todos vivimos, lo queramos o no. Ya que las mujeres tienen más presencia en este ambiente, suelen usarlo más y, sobre todo, las madres tienen bastante presente la intuición como un método de protección para sus hijos.

Es difícil mentirle a una madre, siempre saben cuando mientes. Quizá crees que es porque te conoce desde que nació, pero eso son patrañas; en realidad sabe si dices la verdad o no porque el lazo espiritual que comparten es fuertísimo, además de que ella vive en un plano espiritual muy desarrollado. De hecho, toda la familia comparte lazos espirituales importantes debido a su relación sanguínea o emocional. Esto brinda posibilidades muy grandes.

Ya que todos compartimos un universo intuitivo y compartimos lazos fuertes con nuestros familiares, es posible que nos conectemos a través de ese plano. Los verdaderos rituales familiares podrían ser posibles. Si nuestras relaciones con nuestros parientes fueran más desarrolladas podríamos realizar diferentes actividades interesantes de autoexploración e interiorización. Nuestros espíritus serían firmes y dejaríamos de caer en problemas tan pendejos como el alcohol y el cigarro; seríamos personas más decididas y felices, el éxito estaría predispuesto debido a las bases tan firmes, conoceríamos el mundo sin depender de las mentiras escolares que nos imponen.

¿Sabes qué?, ya no leas esto. Acabo de sufrir de una crisis neurótica. En este momento ves mi texto idealista y crees que es muy ridículo y absurdo o demasiado cursi y poético. Pues no, es medio racional y muy idealista. Sé que en un futuro (espero no muy lejano) esto será algo muy cercano a la realidad. Ya pasó mi crisis, ya puedes seguir leyendo… Igual ya acabé.

Trata de imaginar que las capacidades que a veces envidias de otras personas o los conocimientos que poseen algunas personas podrían estar en tu cabeza sólo por la conexión familiar y la presencia de rituales entre sus miembros. Que no te cause estrés la palabra “ritual”, sólo me refiero a las actividades espirituales que se podrían realizar de manera grupal e interactiva entre los miembros de una familia. Sería hermoso y brindaría muchísimas capacidades a todos los que participaran… En fin, quizá esto sea demasiado avanzado como para imaginarlo en verdad.

En fin, las posibilidades y situaciones para las que puede ser utilizada la información sobre la familia llegan a diferentes niveles de diferentes alturas que bien pueden estar lejanos de la intuición. Todo esto ya depende de los intereses de cada quién; pero con lo mío ya llegué hasta un buen punto. En fin; te mando un saludo enorme, espero que hayas agarrado algo chido de la entrada. No dejes de comentar, hasta la próxima!

Los seres vivos que habitan este planeta se desarrollan de formas tan similares como diferentes. Todo en este planeta ha provenido, probablemente, de un origen similar y universal. Esto me lleva a pensar que existen necesidades, deseos, gusto e ideas universales que prevalecen en nuestro subconsciente. ¿Alguna vez haz hecho una prueba HTP de psicología?, muy probablemente sí; consiste en dibujar tres cosas: una casa (H = House), un árbol (T = Tree) y una persona (P = Person). Es casi por ley que cuando se va a una cita con un psicólogo por primera vez, el paciente reciba esta prueba; su función es bastante básica: da una descripción muy detallada pero no del todo acertada sobre él… es como una prueba introductora que utilizan los psicólogos para tentar el camino a desarrollar con el paciente.

¿Por qué funcionan?. La mentalidad de las personas es increíblemente variada. Existen tantos gustos como combinaciones de colores, sabores, olores, sonidos y texturas hay en el ambiente. A muchos les gusta el color azul, a unos menos les gusta tanto el color azul, como el sabor dulce del refresco y la textura suave de las manos de una mujer; pero sólo a mí me gusta todo eso y el enorme repertorio de sensaciones agradables que no les podría listar y que me hacen único. Si somos tan diferentes, ¿por qué una prueba puede describirnos a todos?.

Esto tiene poco sentido si se analiza con superficialidad, trata de pensar un poco en lo certera de esa pregunta. La prueba HTP, probablemente haya sido un simple descubrimiento de un punto de convergencia universal. Así podría llamarlos yo. Otro punto de convergencia universal es esa atracción por el placer y la repulsión por el dolor. Todos odiamos el dolor y amamos el placer, es lo normal; nadie espera sentir dolor en su vida. Ni siquiera los masoquistas, ya que estos disfrutan con lo que comúnmente llamamos “dolor” y quizá sufran con lo que entendemos por “placer”. Somos tan diferentes que disfrutamos y detestamos cosas distintas, pero tan parecidos que nos gustan las mismas situaciones.

Hay quienes creen que el universo entero proviene de un origen común: el Big Bang

Esto puede sonar un poco trivial. Hablando sobre la familia, me doy cuenta de que como grupo social, es imprescindible. Todos necesitamos de una familia para poder vivir. Tanto la necesitamos que si nacemos huérfanos, esperamos con ansias la adopción; que si nos hemos separado del núcleo familiar por primera vez, estamos a la espera de formar una nueva familia.

En este último ejemplo ocurren cosas bastante curiosas. Hay quienes creen que formarán una familia a través de una relación sólida. Hay otros que, habiendo tenido un pasado complicado con familias disfuncionales; esperan encontrar una familia en una gran cantidad de parejas, esperando tener algo intenso con todas pero nada firme con ninguna. Existen también los que creen que no necesitan una familia, pero terminan por doblegarse o sufrir por siempre; no es nada fácil encontrar a una persona que se haga vieja y feliz sin haber disfrutado del calor familiar en sus últimos años.

La familia es un punto de convergencia universal, es un deseo que todos tenemos, es un sueño al que todos aspiramos, aunque sea desde diferentes perspectivas. La familia también  una necesidad. Todos hemos sentido hambre alguna vez; es desagradable, cuando tenemos una necesidad insatisfecha sufrimos; al tener hambre, nos sentimos incómodos y enfocamos nuestra atención en satisfacerla. Una vez que hemos comido, sentimos placer; el placer de un buen plato de comida nos parece incomparable. Lo mismo ocurre con la familia. Cuando tenemos problemas con nuestros padres, hermanos o hijos, tendemos a caer en círculos de ansiedad y estrés que nos llevan a sentirnos terrible; sin embargo, cuando la felicidad aparece, nos sentimos relajados, tranquilos y aliviados, estamos felices y satisfechos, sentimos placer.

 a la familia.”]Todo indica que la familia es necesaria para vivir, pero quizá esto ya lo sabías; de alguna manera, lo sabemos todos. El objetivo de contarte esto es que busques estar en paz con tu familia. No hablo de soportar hasta la muerte o de aguantar insolencias, simplemente de tolerar y ser prudente con la familia; ya que, de estar en problemas con ellos, tendrás problemas por todos lados. Busca aceptar a tu familia sin importar cuan defectuosa sea; busca proteger y amar a tu familia, así mantendrás a salvo tu corazón y tu hogar, y busca tolerarlos, ellos también te aguantan a ti, no te quieras sentir tan perfecto.

Ese es el único consejo que te ofrezco hoy, sencillo y complejo a la vez. Te doy conocimiento, información y un consejo, ¿no es esto una clase de escuela?. Eso busco, enseñarte algo para que lo pongas en práctica, pero no sólo decirte qué hacer, sino por qué hacerlo… de esta forma, podrás sacar tus propias conclusiones. Espero tus comentarios… saludos!

Saludos. Decidí esperar un par de días tras la publicación del vídeo sobre sobre los amigos para hacer esta entrada. Hoy en la mañana leí un comentario bastante chido. Guillermemo me platicaba sobre sus ideas acerca del concepto de “amigo” y la diferencia entre las verdaderas amistades y las superficiales; además, hizo una crítica sobre la organización de mis entradas. Creo que todos estarán de acuerdo con él (al igual que yo) en que escribo lluvias de ideas sin un orden demasiado claro.

Un párrafo más al respecto. No es muy mi estilo hacer organizaciones sobre lo que descubro en mis observaciones y análisis sobre la vida y demás, pero eso no significa que deba ser tan aleatorio. Les comento esto porque quiero que entiendan y tengan claro que mis entradas serán siempre un tanto espontáneas, porque creo que esa es la gran magia del blog, el hecho de que no sea tan concreta. Con esto no espero que absorban mi idea al cien por ciento, sino que tengan en cuenta información nueva que les mando para que obtengan sus propias conclusiones. Ahora sí, la entrada.

Los núcleos familiares comprenden a los padres y los hijos. Estos son la base de cada familia, ya que sin ellos estaría incompleta. No obstante, esto no significa que tales grupos se limiten a esos miembros. Los integrantes son variados y abundan muchísimo; de hecho, si se analizara un árbol genealógico hasta Jesús, veríamos que todos somos familiares. Sin embargo, conforme la descendencia crece y la ascendencia se pierde, estos lazos se debilitan.

Encima de los padres, existen más padres y debajo de los hijos, hay más hijos. el ciclo tiende a ser infinito (aunque hay personas que nunca tienen hijos). Hoy les hablaré sobre esos que están encima y debajo, la parte del pan que nadie quiere (las tapas), el viejo y el nuevo, la muerte y la vida. Hoy avanzamos más allá de los hijos y más allá de los padres para ver lo que ocurre entre los nietos y los abuelos.

Abuelo es una palabra que rápidamente dirige nuestra imaginación hacia algo viejo, cansado, arrugado y cercano a la muerte. Los abuelos representan un pilar frágil en fortaleza, pero sólido en sabiduría. Es difícil ganarle al abuelo en el dominó o en las pláticas largas sobre las personas, es difícil ganarles a saber cuándo va a llover o cuando alguien tiene fiebre. Los abuelos tienden a cargar conocimientos variados sobre la vida, no sólo los especializados en su trabajo o sus intereses. Al abuelo le preguntas sobre las calles, las medicinas, la cocina, las noticias, etc. Esas personas saben más de convivencia que nadie porque lo han vivido, no porque lo estudien como los psicólogos o pedagogos. Siempre tendrán más experiencia.

El viejo campesino sabe más del cielo que cualquier universitario citadino, pues lo aprecia con todas sus luces, sin luz sobre la tierra.

Por el lado contrario, los nietos, son la novedad. Representan al ingenuo que cree poder sólo contra el mundo, pero que termina aprendiendo del abuelo más de lo que a su pequeña soberbia le gustaría. Para los abuelos, los nietos suelen ser una segunda oportunidad de brindar amor y enseñanzas a un ser nuevo, ya que con sus hijos cometieron bastantes errores debido a su inexperiencia durante su juventud. Ahora que se saben viejos, se sienten más capaces de remediar sus errores haciendo bien las cosas con un nuevo ser con el que comparten lazos fuertes también.

Para el núcleo familiar, un abuelo es el núcleo abandonado, la parte que se ha deteriorado y que comienza a abandonarse (aún cuando viven dentro de la misma casa); por el contrario los nietos significan un núcleo nuevo, un nuevo ciclo de vida que continuará de forma sucesiva por la eternidad.

Aquellos hijos que ahora se convirtieron en padres, comenzarán a preocuparse más por sus hijos que por ellos mismos, e incluso más que por sus padres. Ahora la atención se retira del abuelo y pasa al nieto. Es el ciclo que está rompiéndose para enlazarse por debajo de nuevo, se olvidan de los viejos y empiezan a conocer a los nuevos. Es la vida que hace su aparición dentro de las familias.

El ciclo de la vida de un empresario promedio, hoy en día

Muchas veces, en este caos, los abuelos llegan a entrar en un estado de amargura, ya que tienen poco que hacer, mucho que decir y nadie que los atienda. En estas situaciones, llegan a tener envidia de los nietos, que resultan ser la causa de su rechazo, ya que al aparecer un nuevo miembro, se olvida al viejo y se le destierra del núcleo para formar uno nuevo. Habiendo expulsado a un miembro, el nieto puede llegar a sentir soberbia, su poder sobre los abuelos es grande. Los padres que confían ciegamente en un ser nuevo y desconfían plenamente de los abuelos (por haber cometido errores durante su crianza) le dan mayor prioridad al nieto y le generan una ventaja muy grande por encima de sus abuelos.

Obviamente, estas son idealizaciones medias bizarras, las palabras no me alcanzan para una realidad tan compleja llena de posibilidades variadas y vidas distintas. Sin embargo, a veces tener una visión lejana sobre el océano te permite conocer un poco más la playa que pisas todos los días. Espero que hayas obtenido algo de la entrada y que saques tus propias conclusiones. Si te pareció mejor organizado o igual que siempre, dímelo; chíngame para que haga mejor las cosas, todo el tiempo 😀 Te mando un saludote, nos vemos!

Las relaciones familiares se apuntan siempre por los lazos sanguíneos que comparten los miembros que las componen; sin embargo, la realidad apunta a situaciones mucho más serias que algo tan superficial como la situación genética. Nadie elige a los padres, ni a los hermanos ni a los primos o tíos, nadie puede elegir su familia, como se cree que es posible elegir a los amigos, se ha dicho que no pertenecen al mismo grupo familia, pero se equivocan, los amigos no se eligen, ellos llegan.

Saludos. Ya publiqué las entradas que van del núcleo familiar, después di un salto hacia los primos, pertenecientes a núcleos familiares cercanos pero no iguales, ahora me saltó a la relación que va entre núcleos distantes que sólo se unen por lazos espirituales y emocionales. Es toda una entrada para hablar algo que me conmueve hasta los huesos. Es sólo una entrada para hablar de algo que podría llevarme series de libros enteros que ni siquiera bastarían para hablar del tema entero, la amistad es un mundo infinito.

A veces la familia sanguínea se puede volver tediosa. Tus parientes casi siempre se aprovechan del amor incondicional que les tienes para tratarte mal, para ser autoritarios, para meterse en tus asuntos, para molestarte y hasta para usarte. En las relaciones familiares esto es normal, ni bueno ni malo, simplemente ocurre; lo único que nos queda es aguantarlo, soportarlo y evitar hacerlo. No obstante, esto no significa que no ocurrirá, siempre pasa. El mejor consuelo, cuando la familia genética te ha traicionado y te ha arrojado por los suelos es recurrir a tu familia espiritual, a la familia que está en otro lado, a aquél que te apoya sin verte a los ojos pero que puede hacerlo sin sucumbir, a tu igual, a tu amigo.

-¡Ya ponte a trabajaaaar! -Ya me vooooy... pero con mis amigotes!

Los amigos son un miembro más de la familia, muchos textos y frasecillas lo dicen constantemente… ¿por qué?. Te explicaré paso a paso.

El amigo real no se define. No puedes decir: “Es el que nunca te abandona” o “Es el que está en las buenas y las malas”. Estas frases son tan incompletas como inciertas. A veces un amigo es incapaz de ayudarte, a veces es más conveniente su ausencia [física] para que tu corazón sane, a veces simplemente no puede estar junto a ti aún si estás en un problema grande. Cada persona tiene sus problemas, cada persona tiene una definición propia que, lamentablemente, es inalcanzable por nuestros diminutos cerebros humanos.

Como no puedes definirlo, te limitas a describirlo. Intentar juzgar a un amigo con la mente es inútil, sólo causarás dolor y separación, si describes a un amigo con el corazón, inspirarás ternura y cercanía. Hacerle saber a un amigo lo que este significa para ti es más importante que juzgar la convivencia que tienen. Puedes hablar de tu amigo como el ser que te explica la tarea cuando no la entiendes, como el que te presta dinero cuando te gastaste lo que te dieron tus papás para que comieras una semana, como el que te deja llorar fingiendo que te entraron cuarenta basuras en el ojo, como el que te cuenta hasta el más mínimo detalle de su vida aún cuando es reservado al público… un amigo se describe por infinitas razones, pero no se define por ninguna.

Si no puedes definirlo, significar que no está afuera. Cuando das una definición sobre un banco, puedes mencionar su función, su nombre, su utilidad, su color, su posición, su relación hacia ti y hacia el resto de los objetos; puedes definirlo por todos los lados que tus sentidos te permitan. Esto es posible porque está afuera de ti. Prueba a definir tu corazón. Puedes describirlo: mencionar sus funciones, contar los latidos que da en cada lapso de tiempo; pero no puedes definirlo: indicar su posición exacta, su relación con el exterior, su relación con los demás órganos… Ni siquiera los cardiólogos pueden definir a la perfección al corazón, describen lo más que pueden, le relacionan con casi todos los demás órganos del cuerpo, pero no con todos. Esto ocurre porque está en tu interior.

Si el viento sopla en la misma dirección que tú, encontraste a un amigo...

¿Mi amigo está dentro de mi?. No son siameses. Cuando algo se aloja en tu interior, tus sentidos no son suficientes para definirlo, por ello es que sólo te queda describirlo. El amigo no está en el exterior. Quizá reconozcas a una persona como uno, pero lo que ocurre es diferente. Cuando reconoces la existencia de la persona a la que nombraste amigo, lo que en realidad haces es activar una especie de memoria espiritual interna que alojaste en tu alma.

Me estoy riendo mientras escribo esto… me estoy malviajando, pero es cierto. La memoria física no te puede dar los datos de un “amigo”. La memoria física te da la pauta, sus características externas, su comportamiento, su lenguaje, etc., pero no te da un amigo. Si careciéramos de un alma (puedes tomarla como la parte sentimental, emocional y espiritual de tu ser), no tendríamos amigos reales; serían simples personas útiles que sirven para algo. Sin embargo, a tus subordinados laborales los puedes distinguir muy bien de tus amigos; puedes discernir entre ellos porque tus amigos te producen una activación espiritual, mientras que los subordinados sólo te producen una activación cerebral.

Poder distinguir entre estos dos puntos es crucial. Una chispa cerebral te resuelve un problema, te muestra a una persona como es en el exterior, te brinda memorias informáticas; pero una chispa espiritual te activa sentimientos y emociones diversas, te permite sentir a una persona por como es en realidad y te devuelve memorias abstractas. El amigo se aloja en el interior, porque, como tal, un amigo sólo es un conjunto de emociones, sentimientos y sensaciones diversas. La situación aquí es que tú le adjuntas todo eso a una persona; cuando alguien que es adecuado, aparece, tu espíritu actúa inconscientemente y le transmite todas esas características.

El amigo es un título que se adjunta a un ser, no el ser como tal

De aquí que no elijamos a nuestros amigos. Las personas pasan a nuestro alrededor todo el tiempo, las vemos como seres que coexisten en el planeta con nosotros, pero no le adjuntamos nada. Cuando el momento “llega”, el “espíritu” de amigo es transmitido hacia una persona. Es seguro que te parece ilógico cómo es que encontraste a tu mejor amig@. Es como si esa persona llegase y de pronto ya eran amigos, esto es porque no te encargas de elegir al más apto, sino que tu alma encuentra a una persona adecuada y le adjunta las características que tiene un amigo, el conjunto de sensaciones, emociones y sentimientos que te provoca un amigo.

Entonces, un amigo sólo es un ente abstracto. Es un conjunto de emociones y sentimientos que son producidos en tu interior. Sin embargo, deben ser activados y como es imposible activarlos desde el interior, se le adjuntan a otra persona que proviene del exterior. Así, cada vez que esa persona del exterior aparece en tu vida, la información espiritual sobre el ente “amigo” se activará y le describirás como si fuera tu amigo, cuando en realidad es una persona más que te provoca sensaciones almacenadas en tu interior.

Podrá sonarte desagradable, pero no lo es, al contrario, es hermoso. Esto significa que al amigo no le juzgas ni le traicionas, porque está dentro de ti, es un reflejo de tu interior. Es el lazo de unión más hermoso que podrá existir, porque no depende de la sangre, del vientre o del dinero, sólo depende de ti y del otro, del amigo.

No le des clic a esta imagen... HAHAHAHAHAHAHA

Quisiera seguirle pero ya me extendí mucho. Me emocioné bastante escribiendo esto y pude encontrar bastantes cosas interesantes. Lo más padre es que esas cosas que encontré las fui escribiendo en el camino y ahora tú que leíste todo el debraye las puedes conocer. Gracias por leerlo. Nos vemos en el video para esta entrada!

Canal en Youtube: Clic Aquí!

Grupo en Facebook: Clic Aquí!

Correo Electrónico: gibalgo@gmail.com

Saludos. Esta entrada puedes considerarla como la quinta y última del maratón del puente por el día de muertos. A pesar de que debía estar disponible ayer, no la hice porque la tarea me consumió. Sin embargo, aquí está, sólo un día de retraso; el video, probablemente para mañana!

En la entrada anterior les platiqué sobre los hermanos, seres consanguíneos que comparten padre, madre o ambos. En las dos entradas anteriores a esa les hablé sobre los padres, los dirigentes del núcleo familiar. Y en los tiempos más lejanos, en la anterior a esas dos hablé de los hijos, el fruto de una familia. Como es bueno mezclar los diferentes conocimientos obtenidos, hoy mezclaré los temas de esas cuatro entradas para platicarles sobre un miembro más de la familia: el hijo del hermano del padre o de la madre.

Primo!!

Un primo es un “casi hermano”. Los primos comparten lazos sanguíneos entre sí, lo que los distancia de ser amigos, pero no son tan sólidos, lo que los distancia de ser hermanos. Debido a esto es que son tomados por separado. Un primo se caracteriza por estar ahí para los juegos y no para las discusiones, para la amistad, pero no para la relación. Es decir, un primo es como un amigo que comparte lazos sanguíneos contigo.

Diferenciar un primo de un hermano es difícil cuando se les ve a la cara; tú simplemente dirás que son tus familiares, probablemente los ves como hermanos a ambos. Sin embargo, la posición de un hermano es mucho más cercana; la convivencia que se tiene con los primos es generalmente menor. Esto significa que un hermano te podrá dar mucho más apoyo que un primo (recuerda: esta posición es meramente idealista).

Los primos generalmente los recuerdas como amigos-familiares; personas con las que juegas, te diviertes y aprendes un montón de cosas. Es difícil encontrar responsabilidades entre primos (a diferencia de los hermanos, que deben protegerse el uno al otro), esto facilita una relación bastante liviana, muy relajada y despreocupada, sin obligaciones impuestas por los padres. Las reglas entre primos se reducen a una: divertirse.

Recuerda, la mejor forma de divertirse entre primos es con alcohol!

La relación que hay entre ellos es bastante inestable. Debido a que no son lazos definitivos como en el caso de los hermanos, pero tampoco lazos frágiles como en el caso de los amigos; hay bastante inestabilidad en la convivencia entre primos. A veces hay pleitos que llevan a dejarse de hablar o perder la convivencia por completo, sin embargo; tarde o temprano regresan, debido a que viven dentro de una misma familia (aunque no pertenezcan al mismo núcleo); la sangre siempre te llama, y te lleva por el camino de la convivencia.

Debido a que los primos no pertenecen al núcleo familiar, no son una figura indispensable dentro de la familia base, pero sí representan un agente de equilibrio dentro de toda la familia en general. Es decir que no necesitas tener primos para desarrollarte con plenitud, pero sí favorecen mucho tu desempeño como individuo, como persona. Dentro del grupo, los primos cumplen una postura muy cómoda, porque su función es relajar todo el sistema.

Estos semi-hermanos se encargan de liberar tensiones y energías pesadas dentro de los grupos familiares. Cuando recurres a un primo es generalmente para fugarte un poco, en ese momento estás liberando presiones internas que pudieron ser provocadas por tu familia o que podrías llevar desde el exterior hacia tu núcleo familiar.

Por ejemplo. Cuando los padres se pelean, a veces uno de los hermanos es demasiado escéptico o muy rebelde y el que no lo es, almacena las tensiones del conflicto familiar. Una forma muy efectiva de liberar ese estrés es recurrir a un primo; entre los primos hay confianza porque comparten lazos sanguíneos, así que uno se puede desahogar con el otro, sin embargo; como no pertenecen al mismo núcleo familiar, es muy difícil que se identifiquen con los problemas del otro (respecto a su núcleo familiar). Lo que quiero decir es que tu primo te ayudará a desahogarte porque confías en él y, además, porque no va a guardar el mismo estrés que tú estás transmitiendo, no le afectará tanto el problema de tus padres.

Esta postura es importantístima. Los primos cumplen una función bastante favorecedora dentro de un grupo familiar. Mientras más primos mejor, así se tiene siempre alguien a quién contar cada problema diferente, alguien con quién practicar una actividad diferente, un ensayo más de la convivencia con personas distintas. Como puedes notar, un primo no es indispensable, pero siempre es un gran alivio tenerlos cerca, te hacen más feliz.

Pues bien, hasta aquí con esta entrada. En comparación con las demás esta es algo corta, pero sobre los primos no se puede decir mucho más que lo que he mencionado. Su función crucial dentro de la familia: fuga de tensiones, relajantes. Con respecto al videovlog… bueno… les daré un video doble de nuevo, pues creo que es lo más prudente, espero lo disfruten. Que no se te olvide el concurso, ya pronto daré por terminado ese asunto! Contáctame en donde quieras:

Canal en Youtube: Clic Aquí!

Grupo en Facebook: Clic Aquí!

Correo Electrónico: gibalgo@gmail.com

Saludos. He terminado de platicarles acerca del núcleo familiar: hijo, madre y padre. La forma más básica de una familia consiste en estos tres miembros. Cada uno representa algo distinto, sea la esperanza y el futuro, la protección y educación emocional o la fortaleza y el sustento social; todos tienen un papel indispensable en todas las familias y todos deben coexistir para mantener el equilibrio. Sin embargo, una familia de tres miembros es de novela, la realidad muestra los lazos mucho más largos, llenos de nudos y partes delgadas o gruesas.

Hablar del hijo en la familia es bastante sencillo, es una conversación unidireccional: todo recae en el recién nacido, sin embargo; cuando los padres lo deciden o su destino los lleva a tener un hijo más, toda la situación cambia y se hace un remolino vertiginoso e impredecible que complica la situación increíblemente. La llegada de un segundo hijo, del hermano, hace que una relación familiar de tres miembros se ponga “patas arriba”.

!Ash... mamá, regrésalo por donde llegó!

El primogénito había cargado con todas las deudas de la familia, sus expectativas y deseos, pero cuando llega su hermano… ¿qué ocurre?. Las situaciones son extremadamente variadas. Un hermano le complica la vida al primogénito siempre. Las tareas del hogar cambian, porque ahora la atención se desvía hacia otro ser más pequeño, los deseos se bifurcan y se vuelven distintos, las expectativas comienzan a variar y se crea una sopa de letras llena de pasta de incertidumbre. El primogénito, que de por sí no tenía ni idea de lo que pasaba a su alrededor, ahora que tiene un hermano es peor porque su vida da un giro drástico, se marea.

Por su parte, el hermano es nuevo, no conoce la situación; él se adaptará de manera sencilla a todo, porque para él el cambio no existe, a penas va a empezar a comportarse de determinada manera. Le enseñan a tener un hermano mayor que le cuidará a veces y le enseñará cosas, le enseñan a recibir obsequios y cariño, independientemente de la presencia de su hermano. Mientras tanto, el primogénito pierde atención y va aprendiendo que su hermano menor debe tener más atención sólo por ser más pequeño, merece más que él sólo por eso. En ese momento, uno se vuelve trabajador y el otro mimado, uno lucha por conseguir sus objetivos y el otro mueve el ambiente para que los demás hagan su trabajo.

Para los padres, ambos hijos son importantes, les amarán por igual en la mayoría de los casos, no obstante; su trato será diferente para cada uno, sobre todo por parte del padre. La madre sabe que ambos hijos requieren atención, así que intentará dárselas por igual, aún cuando su corazón le indique que el menor la requiere más por ser más frágil. El problema es que el padre verá el hijo mayor como su reflejo, lo intentará volver padre de su hermano menor, le indicará que debe cuidarlo, ceder cosas para que él las tenga, le dará una educación muy pequeña.

¡Ya toma la foto, este chamaco pesa un chingo!

Cuando el equilibrio que existía con un sólo hijo se rompe, empiezan a aparecer enemistades y relaciones torcidas. El hijo menor encontrará cariño en su padre, que le da comodidad; mientras el mayor se refugiará en su madre, que parece ser más consciente de que también es hijo de ambos. Los hermanos no pelearán por el amor de los padres porque cada uno ha encontrado a su “preferido”, pero sí pelearán por obtener poder en la familia.

Los hijos tienen un poder muy interesante sobre los padres, algunos más que otros (véase inteligencia emocional). La manipulación que pueden ejercer los hijos sobre sus papás es enorme. Teniendo dos hijos o más, todos terminarán luchando por ver quién es capaz de controlar mejor a sus progenitores, ver quién hace la travesura más grande, quién hace más ruido, quien golpea más; mientras más problemas causen, más llamarán la atención, quien gane tendrá poder, quien pierda será rechazado. La lucha entre hermanos comienza en la niñez.

La madre consciente debería darse cuenta de esto y ponerle fin, debe conseguir que el padre deje de incitar el combate entre sus dos hijos siendo más sofisticado y prudente en el trato que tiene con ellos; la madre debe conseguir a toda costa que esto se de de manera pacífica. Si por alguna razón esto falla, los hermanos no tendrán una relación positiva en el futuro.

Caso particular 1: Gemelos.

Resulta que nacen al mismo tiempo. Los gemelos serán niños tratados muy por igual. La madre será capaz de diferenciar mucho su forma de ser desde que están en su vientre incluso, sabrá qué niño es más activo, cuál más juguetón, cuál más ruidoso; la madre los conoce bastante. Sin embargo, el padre tiene poco conocimiento sobre ellos y su forma de conocer el mundo es bastante deficiente (ya que requiere de análisis), así que le toca una tarea difícil, debe aprender a diferenciarlos y a tratarlos por igual, tratándolos diferente (aha?). Así es… una tarea muy difícil.

Caso particular 2: Medios hermanos.

Cuando dos hermanos no comparten una madre o padre, las relaciones son también distintas. Generalmente esto ocurre cuando uno es hijo de padre y madre,  mientras el otro sólo lo es de uno de los dos (biológicamente hablando). Lo más común en estas situaciones es que el que no es hijo de ambos se sienta un poco intimidado, sin embargo; la adaptación de los niños es bastante notoria. Los humanos somos como plastilina expuesta al frío, nos vamos endureciendo con el tiempo; pero al inicio, salidos del cálido vientre materno, somos muy maleables. No le costará demasiado trabajo a un hijo adaptarse a un padre o una madre ajenos a su núcleo familiar original.

 

La relación entre hermanos puede ser conflictiva, pero no quiero decir que peleen todo el tiempo y se vuelvan enemigos. El lazo que existe entre dos hermanos es increíblemente sólido. A veces es difícil pensar que por diferentes que sean y mal que se puedan llegar a llevar a veces entre ellos, cuando un agente externo amenaza a cualquiera de ambos, el otro reacciona bastante alerta. Aún estando peleados entre ellos, si uno sufre, el otro sufrirá lo mismo e intentará sanar el dolor.

Probablemente esta relación espiritual entre los hermanos provenga de los lazos sanguíneos; también podría venir de la educación que les imparten, esa idea del hermano mayor protegiendo al menor puede tener mucho que ver ya que el mayor sentirá responsabilidad sobre el menor, mientras que el menor sentirá amor y protección del mayor.  Otra posibilidad es la proveniencia del mismo vientre, pues al haber habitado el mismo lugar en el principio de los tiempos, podrían presentir una complicidad innata.

Hasta aquí con esta entradota. Yo tengo dos hermanos, soy el de en medio, entre todos nos corresponde el caso 2 por cierto. Ya te contaré sobre ellos en el video de mañana. Por lo pronto, háblame de tus hermanos y/o hermanas; si no tienes, cuéntame cómo sería tu herman@ ideal o cómo crees que te llevarías con él o ella. Sé creativo, familias hay muchas, pero ¿cómo te va a ti con la tuya?. Aprovecha el blog, es libre, platica y ábrete un poco. Te mando un abrazo!

Saludos. Esta tercer entrada es más que predecible sabiendo que ya hablé de un hijo y su madre. Ya hablé de un mártir que carga con bastantes cosas malignas y me puse poético al hablar del lado femenino de la familia; pero ahora, ahora hablaremos de las luchas, de coches y de mujeres encueradas; hoy nos ponemos calculadores, fríos, secos, somos hombres de hierro y hablamos sobre la fortaleza de la familia: el padre.

Para que una mujer pueda embarazarse, es necesario que sea fecundada. El padre cumple con la función primaria, la inserción, la posesión, la penetración del alma. El inicio de una familia no se deposita en la madre, sino en el padre. En la actualidad, el lado masculino es visto como símbolo de inmortalidad, es un muro imposible de derribar, que sólo se vuelve blando frente a lo femenino. Actualmente, la mujer prefiere que el hombre tenga el dominio sobre la familia, porque así le facilita tener que lidiar con un mundo absurdo.

En conclusión, el padre tiene el dominio social sobre la familia, ya que tiene facilidad para vivir en el mundo moderno sin acomplejarse o tener que hacerse inferior. La mujer prefiere ceder el poder porque no lo necesita para ser feliz; esto genera una especie de comunión sagrada entre las dos partes de un matrimonio: El hombre, poseedor del poder, obtiene la seguridad de su masculinidad al tener esa posesión; la mujer, poseedora del control, se siente a salvo sabiendo que el hombre jamás la superará, pero que le ayudará a tener una vida más sencilla y feliz.

La posición masculina de la familia es dada por un ser racional y frío. Análisis frente a situaciones complejas, sacrificar felicidad para obtener beneficios que podrían ser “más importantes” para el futuro, conocer el mundo que le rodea, entenderlo y poder influir directamente sobre él con todas las herramientas necesarias para avanzar como una flecha que atraviesa el aire. El hombre es el brazo duro que facilitará todo a la familia.

La carga que viene sobre un padre es el estrés. Lidiar con el exterior que es hostil y egoísta, lidiar con la mujer a la que no puede comprender de ninguna manera, educar al hijo para que se vuelva un ser humano perfecto, aguantar a los familiares de su mujer, conseguir dinero para él, para su hijo y para su esposa, comprar regalos, recordar fechas que no aparecen en un calendario sacado de internet y que parecen no tener sentido, complacer a su mujer en todo aspecto para mantenerla feliz a cambio del poder que ella le ha entregado……….. La lista no acaba, nunca acaba.

¡Ah! En mis clases de costos no me enseñaron a hacer reglas de tres... ¡debí estudiar algo de adeveras!

Una mujer no cargaría con esto porque le restaría importancia; ella prefiere la poesía y el amor que toda esa faramalla de cosas absurdas; por eso es que el padre toma estas responsabilidades. La carga de estrés excesivo que recae en el padre le invita a buscar alternativas a su vida tan dura. Un ser tan defectuoso y cobarde como lo es el hombre, termina por buscar fugas: vicios (como el alcohol o los juegos), trabajo (“prefiero trabajar que lidiar con mi esposa…”), otras mujeres, otra familia, etc.

La sociedad actual prefiere que el hombre se desahogue del estrés a través de esas fugas, porque así no se le tiene que dar descanso. Una empresa prefiere que sus trabajadores se emborrachen mientras no trabajan a tener que darles regalos, descansos o gratificaciones; así pierden menos. La familia de la mujer, prefiere que el hombre sea un vicioso para poder quejarse todo el tiempo y lograr convencer a la mujer de que lo abandone, en lugar de darle apoyo moral y emocional.

El camino del padre es solitario. Los hijos se quedan con la madre, porque ella es más importante durante su crecimiento. La familia le deja irse y le brinda sólo el apoyo indispensable. El lugar de trabajo lo explota al máximo y le da el mínimo pago necesario. Su único consuelo se queda en la mujer, sólo ella podrá reconfortarlo, porque al hacer el intercambio poder-control, han quedado en una comunión inseparable. En el regazo de ella, el padre encuentra un descanso a todo el estrés con que carga, encuentra un ambiente reconfortante lleno de amor, algo por lo que no tiene que trabajar o pagar, algo que no necesita entender, algo que simplemente tiene y le alivia.

A las pruebas me remito: el camino del hombre es solitario, esta peli lo dice.

El problema de esta situación es que el hombre es un ser poco consciente; no se da cuenta de lo que ocurre a su alrededor porque siempre intenta calcularlo y entenderlo: no le importa saber algo si no puede entenderlo o demostrarlo, así que ignora muchas cosas. Por esta simple razón, el hombre cae en todas las trampas que la sociedad le pone, cae en el vórtice infinito del estrés y el fracaso, lleva a la familia que debía mantener en pie firme a su colapso inminente. La situación del padre se vuelve muy triste cuando no es capaz de salir adelante él y sacar adelante a su familia al mismo tiempo.

Por esta razón, la virtud del hombre, representación de la fortaleza en una familia, es el valor. Si un hombre tiene el coraje para cargar con el estrés de la vida de un padre, se convertirá en el mejor padre jamás nacido. Sólo la valentía le permitirá superar todo esto… bueno, claro, la valentía y el amor de su pareja. Hay que recordar que por más fuerte que sea el hombre, sin el descanso que le proporciona la mujer, jamás podrá soportar la vida del estrés y el cansancio.

¡Claro!... Era: ¡este por este entre el otro!... Sabía que administración no era tan mala carrera...

Hasta aquí llegan los confines de los padres. Es un resumen del mayor problema que enfrenta un padre dentro de una familia, es la representación más verídica de lo que es el hombre de la familia, el izquierdo. Qué chido que leíste hasta aquí y más chido si leíste la entrada anterior… más chido aún si ves el video sobre los padres que publicaré pronto en el grupo de facebook… Comenta sobre tu papá, vivo o muerto, presente o ausente, habla sobre tu experiencia como hijo de tu padre o como padre de tus hijos… te mando un saludote y nos vemos en el video!

Saludos. En la entrada anterior les platiqué sobre la vida del mártir de la familia, el miembro más importante, el fruto… Pero ahora, hablemos de la flor que le da origen. Para que el hijo exista, es necesario que haya un progenitor, mejor dicho, dos. Siendo dos tan diferentes, no se puede hablar de ambos al mismo tiempo, hay que hacer divergencia, hay que hablar de la mujer y del hombre, de la izquierda y la derecha, de la razón y la intuición, de la cabeza y el corazón.

Todos hemos estado ahí por varios meses, todos hemos sido testigos del abrigo del vientre materno...

Hablemos de la derecha. La mujer, por el simple hecho de serlo, tiene una capacidad intuitiva bastante desarrollada. Es capaz de conocer el mundo a través de su espíritu, sabe muchas cosas, pero es incapaz de explicarlas o transmitirlas. En la mujer hay que creer ciegamente, pues no demostrará todas sus intenciones o deseos, simplemente los transmitirá y tendrá razón, estará en lo correcto.

La mujer, fue dotada de un corazón muy grande debido a que debe cargar con el hijo por mucho tiempo. Cuando está embarazada, es ella la que debe mantener al bebé dentro de su vientre. Si su corazón fuera tan gris como el de un hombre, preferiría adoptar un hijo o abortar que estar cargando con un niño ahí; los cálculos dicen que es más fácil. Sin embargo, una madre ama a su hijo desde que empieza a existir sólo por el hecho de que esté ahí, dentro de ella, alimentándose de ella, desarrollándose dentro de ella, creciendo, sintiendo.

En nuestro país, la madre es el símbolo más grande de respeto y amor que puede haber. Nadie permite que la madre sufra, todos los hijos ven por ella y la admiran. Entre los pueblos, las madres son intocables. Incluso durante riñas, conflictos o guerras, las madres son vistas como invulnerables, nadie debe hacerle daño, todos deben tenerle respeto; ha cargado con uno o varios hijos, ha visto por ellos, les permitió crecer y les defendió del padre que podría tornarse hostil a veces; es la madre, la protección y el amor.

Frente a la familia, la madre enfrenta varios conflictos la mayoría de las veces. Actualmente, un hijo es visto como un símbolo de problemas familiares. Se ignora a la madre y se comienzan a ver las pérdidas económicas y sociales. Todos se enteran de un embarazo, fuera deseado o no, y lo toman por un encadenamiento; es como una nube tormentosa que se posa sobre una casa y amenaza con permanecer ahí por siempre. El padre, tratará como un cerdo a quien haya embarazado a su hija, la aislará, buscará protegerla y encerrarla en una burbuja dentro de sus dominios; no quiere perderla, intenta encadenarla.

Por eso el abrazo, el envolvimiento; es el símbolo más grande de protección.

La madre, por su cuenta, entrará en estados depresivos y neuróticos, buscando en Dios la forma de ayudarla, apoyándola a regañadientes todo el tiempo, buscando la protección con respecto a su padre. El hombre, la razón, colapsará dentro de sí mismo a causa de su egoísmo; buscará la forma de hacer que la realidad que enfrenta se vuelva un sueño o una mentira, lo que sea con tal de no tener un hijo y casarse. Sabiendo que no hay vuelta atrás, el hombre entrará en estados depresivos y evasivos, como un perro asustado, que permanece cerca e intenta proteger a la mujer, pero no es capaz de mantenerse firme frente a toda la adversidad.

Por otro lado, en este vórtice de caos, la madre, dirigida por un amor ciego e infinito, obtendrá las fuerzas que la naturaleza y el corazón le brindan para soportar toda la carga de tener a un hijo y los ojos de toda su familia sobre ella. Una lucha interna por procrear se lleva a cabo dentro de ella, mientras que una lucha externa para destruir se lleva a cabo a su alrededor. Son dos vórtices opuestos que la llevan de un lado a otro.

Sin embargo, cuando los vórtices chocan, siendo opuestos, se contrarrestan el uno al otro. El simple hecho de ver un gran vientre genera una sensación instintiva en todas las personas: es imposible decirle “no”. Una mujer embarazada debe ser procurada por todos, incluso los ajenos a la familia. Le dan el asiento, la adelantan en la fila, cargan las cosas por ella, cumplen sus antojos. Es la reina, debe ser protegida porque tiene una carga que nadie imagina como es. Se nutre a la mitad, su energía rinde a la mitad, hace todo dividido entre dos.

La madre no es el mártir, es la protectora. La madre lucha contra la adversidad con tal de mantener en paz a su hijo, busca su felicidad por sobre todas las cosas. No importa qué ocurra a su alrededor, estará ahí para él. Al educarle, será precavida, buscando tomar las decisiones más prudentes. Encuentra dentro de su alma la forma de educar compasiva y amorosamente a su hijo; al contrario del padre, que buscará las razones más productivas para hacerlo, esperando que su hijo salga adelante con provecho.

¿Eh?

El lado derecho del equilibrio familiar le corresponde a la madre. El amor, el arte, la belleza, la intuición, todo lo ilógico radica en ella. La mujer es el perfume del hogar, la flor del jardín, la luz de la mañana. La mujer hace que la familia reluzca, la hace grata y feliz.

Con respecto al marido (si es que tiene), la madre también tiene su papel. Siendo el hombre un ser calculador y racional, tendrá que tratar de adaptarse a su cabeza primitiva. Se detendrá en algunos arranques emocionales con tal de no molestarlo, bajará de su mundo iluminado a la oscuridad lógica de su marido, sólo con el fin de hacerlo feliz. El amor de la mujer le permitirá incluso hacer eso.

Esta es la madre, la flor. Todos tenemos una o todos tuvimos una y sabemos y entendemos lo que significa. La calidez que brinda, el abrazo que te da cuando no encuentras fuerzas en ningún otro lado, el consejo sacado de la manga que resuelve tu vida en un instante, las lágrimas de alegría que recompensan todos tus logros. Decir madre basta para sentir algo de emoción en el pecho, sobre todo en mi caso que soy hombre (tengo la idea de que el hijo es más dado a la madre y la hija, al padre) .

Ah sí... olvidaba esa parte...

Hasta aquí llego con esta enorme entrada. Espero que hayas sentido, porque a una madre sólo se le puede sentir, no se le puede pensar o creer o entender.Ya no busques razonar a tu madre, simplemente siéntela, pasa tiempo con ella, dale un beso en la mejilla, abrázala, dile que la amas y escucha sus consejos; el brillo de sus palabras acabará con la oscuridad de tu incertidumbre. Madre sólo hay una, así que ámala hasta que se exprima por completo. Comenta sobre tu madre, exprésate un poco, ¿qué has hecho por ella?, ¿qué ha hecho por tí?… Si has tenido problemas con ella, resuélvelos; de lo contrario, te arrepentirás después. Nos vemos en la entrada de mañana!

Saludos. Esta es la primera entrada del maratón que tengo preparado para estos cinco días de asueto (o cuatro más uno que me tomaré gratis…). Llevo dos semanas de ausencia en el blog y ni siquiera puedo decir que haya “descansado” de ello, sino que me siento más jodido al respecto; en fin… aquí está.

Es fácil adivinar cuál es el miembro más importante de la familia, aquél que existe en todas, sin excepción, aquél que representa, no la raíz ni la semilla sino el fruto, que sienta las bases para la expansión de la raza, de la especie, de la cultura y todo lo que un grupo social pueda poseer.

Hijos... ¿Caros?... Wtf!... ¡¿En dónde los venden?!

Todos empezamos en una familia siendo hijos. Antes que hermanos, primos o sobrinos, somos hijos; porque comenzamos como la siembra de un padre dentro de una madre, como una célula nacida de la comunión entre dos pequeñas partículas vivientes que terminarán por convertirse en un organismo tan complejo como cada ser humano lo es. El hijo es el fruto de la familia, porque para su nacimiento, se requiere la unión de dos entes que bien son opuestos y bien son similares, de un hombre y una mujer, de un padre y una madre, de la razón y el corazón; es la conjunción de toda la naturaleza engendrada en un pequeño bebé tragón y cagón, chillón e irritante, pero que por más que jode a los padres, no deja de inspirarles ternura, amor y salvación.

Dependiendo de la familia, un hijo puede ser un martirio o una bendición, un ángel o un demonio; todas las familias los toman por diferentes lados, pero siempre en la misma dirección: es el futuro de la familia. Es curioso pensar que en el miembro más joven y pequeño de la familia se invoquen todas las esperanzas para un futuro sólido. Es curioso pensar que un niño carga con una responsabilidad gigante desde que sale por la vagina y es recibido por las manos de un médico, partera o familiar.

Como hijos, siempre somos responsables de todo. No podemos ser libres, más bien, tenemos que adaptarnos y obedecer a todos los demás miembros adultos de la familia; ya que son más expertos en la vida, nos obligan a aceptar sus reglas como si fueran dictámenes enviados por Dios. Generalmente un niño, que nacería libre, se convierte en un animal encadenado que no puede cruzar ciertos límites a menos que quiera recibir un castigo, un regaño o incluso una desaprobación.

Lo primero que un niño pierde al nacer es la libertad, ya no puede jugar a patear el vientre de la madre a voluntad, ahora debe tener horarios impuestos por los adultos para comer, jugar, reir, estudiar, trabajar, etc. Esa es la primera carga de un hijo.

Posteriormente vienen los deseos familiares. Cuando el hijo es un bebé, se busca que se parezca al padre o a la madre o al tío o al abuelo, incluso se les ponen los mismos nombres para marcarles como un tatuaje espiritual la marca familiar de su ascendencia, como buscando que sea la misma persona o que se obligue a sí mismo a ser aquella persona. Toda una conspiración se realiza en contra del hijo y es de manera inconsciente.

El niño es incomprendido, porque tiene deseos puros y naturales de ser, expresarse y sentir libremente; sin embargo, es restringido por el ambiente artificial que le rodea, debe soportar el estrés y la neurosis de los padres que no pueden entender que su hijo no entienda sus reglas absurdas. “Deja de saltar en la cama”. ¿Por qué?, es divertido… “Es que te puedes caer.” ¿Caerme? No hay razón por la cual me caería, sólo estoy jugando, soy un niño, soy libre. Invariablemente se cae; sin embargo, el adulto cree que el niño debe razonar igual y conocer desde el principio que se caerá, sin embargo, obviamente no resulta así, el niño vive por instinto, por intuición, su razonamiento está en el abismo.

Más cargas. Estudiar y adaptarse a la vida social y cultural de la región en que vive también es un peso con el que carga. Los conocimientos que se le imparten son los que se creen los mejores. En México, pintan héroes históricos como Miguel Hidalgo en los libros, pero no dicen que era un cobarde que sólo llamó a las personas a luchar porque los militares lo obligaron, su valor estaba en el suelo, el valor de ese ser humano se exagera; conviene que el hijo piense que hubo héroes que “lucharon por la patria”. De esta forma, ahora el gobierno y la sociedad también influyen en el hijo, le mueven neuronas para que busque el espíritu nacionalista, el amor ciego por su patria y su deseo de hacer lo que el gobierno ordene siempre que se necesite.

Qué difícil es la vida de un hijo. Qué curioso es que a nadie le interese. Qué horrible es que todos pasemos por casi lo mismo, sea por un lado o por otro, pero siempre en esa dirección. Las esperanzas del mundo no cargan sobre los señorones de las grandes empresas, sino en los niños, en pequeños seres que quizá están aprendiendo a caminar y que, incluso desde entonces, cargan ya con una responsabilidad que sólo ellos pueden sostener, que un adulto no podría ni imaginar sin enloquecer, con el peso del mundo en sus hombros.

Ese es el hijo; el futuro, la pérdida de libertad, el aprendizaje, la adaptación, el inicio, lo nuevo, la esperanza, la representación más grande del amor paternal, la semilla que esparcirá la vida por el planeta entero, la fortaleza que supera al adulto en creces, excepto por el aspecto físico; el dolor y la superación, la piel limpia y sin cicatriz. Todo eso y más fuimos todos alguna vez y seguimos siéndolo, sólo que en posturas cada vez más decaídas; conforme el tiempo pasa, menos hijo se es y más padre se vuelve, más débil, frágil y condenado a la vida encadenada.

Sé que disfrutaron la entrada, lo sé de corazón… Un poco más de mil palabras, pero al fin estuvo padre y medio poético. Comenten sobre sus vidas como hijos! eso estaría muy chido. Espero subir pronto el video para el VideoBlog y bla bla les mando un saludote… No dejen de suscribirse al blog, al grupo de facebook y al nuevo canal para el videoblog en youtube: MindMazzzter.