You are currently browsing the tag archive for the ‘madre’ tag.

Los seres vivos que habitan este planeta se desarrollan de formas tan similares como diferentes. Todo en este planeta ha provenido, probablemente, de un origen similar y universal. Esto me lleva a pensar que existen necesidades, deseos, gusto e ideas universales que prevalecen en nuestro subconsciente. ¿Alguna vez haz hecho una prueba HTP de psicología?, muy probablemente sí; consiste en dibujar tres cosas: una casa (H = House), un árbol (T = Tree) y una persona (P = Person). Es casi por ley que cuando se va a una cita con un psicólogo por primera vez, el paciente reciba esta prueba; su función es bastante básica: da una descripción muy detallada pero no del todo acertada sobre él… es como una prueba introductora que utilizan los psicólogos para tentar el camino a desarrollar con el paciente.

¿Por qué funcionan?. La mentalidad de las personas es increíblemente variada. Existen tantos gustos como combinaciones de colores, sabores, olores, sonidos y texturas hay en el ambiente. A muchos les gusta el color azul, a unos menos les gusta tanto el color azul, como el sabor dulce del refresco y la textura suave de las manos de una mujer; pero sólo a mí me gusta todo eso y el enorme repertorio de sensaciones agradables que no les podría listar y que me hacen único. Si somos tan diferentes, ¿por qué una prueba puede describirnos a todos?.

Esto tiene poco sentido si se analiza con superficialidad, trata de pensar un poco en lo certera de esa pregunta. La prueba HTP, probablemente haya sido un simple descubrimiento de un punto de convergencia universal. Así podría llamarlos yo. Otro punto de convergencia universal es esa atracción por el placer y la repulsión por el dolor. Todos odiamos el dolor y amamos el placer, es lo normal; nadie espera sentir dolor en su vida. Ni siquiera los masoquistas, ya que estos disfrutan con lo que comúnmente llamamos “dolor” y quizá sufran con lo que entendemos por “placer”. Somos tan diferentes que disfrutamos y detestamos cosas distintas, pero tan parecidos que nos gustan las mismas situaciones.

Hay quienes creen que el universo entero proviene de un origen común: el Big Bang

Esto puede sonar un poco trivial. Hablando sobre la familia, me doy cuenta de que como grupo social, es imprescindible. Todos necesitamos de una familia para poder vivir. Tanto la necesitamos que si nacemos huérfanos, esperamos con ansias la adopción; que si nos hemos separado del núcleo familiar por primera vez, estamos a la espera de formar una nueva familia.

En este último ejemplo ocurren cosas bastante curiosas. Hay quienes creen que formarán una familia a través de una relación sólida. Hay otros que, habiendo tenido un pasado complicado con familias disfuncionales; esperan encontrar una familia en una gran cantidad de parejas, esperando tener algo intenso con todas pero nada firme con ninguna. Existen también los que creen que no necesitan una familia, pero terminan por doblegarse o sufrir por siempre; no es nada fácil encontrar a una persona que se haga vieja y feliz sin haber disfrutado del calor familiar en sus últimos años.

La familia es un punto de convergencia universal, es un deseo que todos tenemos, es un sueño al que todos aspiramos, aunque sea desde diferentes perspectivas. La familia también  una necesidad. Todos hemos sentido hambre alguna vez; es desagradable, cuando tenemos una necesidad insatisfecha sufrimos; al tener hambre, nos sentimos incómodos y enfocamos nuestra atención en satisfacerla. Una vez que hemos comido, sentimos placer; el placer de un buen plato de comida nos parece incomparable. Lo mismo ocurre con la familia. Cuando tenemos problemas con nuestros padres, hermanos o hijos, tendemos a caer en círculos de ansiedad y estrés que nos llevan a sentirnos terrible; sin embargo, cuando la felicidad aparece, nos sentimos relajados, tranquilos y aliviados, estamos felices y satisfechos, sentimos placer.

 a la familia.”]Todo indica que la familia es necesaria para vivir, pero quizá esto ya lo sabías; de alguna manera, lo sabemos todos. El objetivo de contarte esto es que busques estar en paz con tu familia. No hablo de soportar hasta la muerte o de aguantar insolencias, simplemente de tolerar y ser prudente con la familia; ya que, de estar en problemas con ellos, tendrás problemas por todos lados. Busca aceptar a tu familia sin importar cuan defectuosa sea; busca proteger y amar a tu familia, así mantendrás a salvo tu corazón y tu hogar, y busca tolerarlos, ellos también te aguantan a ti, no te quieras sentir tan perfecto.

Ese es el único consejo que te ofrezco hoy, sencillo y complejo a la vez. Te doy conocimiento, información y un consejo, ¿no es esto una clase de escuela?. Eso busco, enseñarte algo para que lo pongas en práctica, pero no sólo decirte qué hacer, sino por qué hacerlo… de esta forma, podrás sacar tus propias conclusiones. Espero tus comentarios… saludos!

Anuncios

Saludos. Esta entrada puedes considerarla como la quinta y última del maratón del puente por el día de muertos. A pesar de que debía estar disponible ayer, no la hice porque la tarea me consumió. Sin embargo, aquí está, sólo un día de retraso; el video, probablemente para mañana!

En la entrada anterior les platiqué sobre los hermanos, seres consanguíneos que comparten padre, madre o ambos. En las dos entradas anteriores a esa les hablé sobre los padres, los dirigentes del núcleo familiar. Y en los tiempos más lejanos, en la anterior a esas dos hablé de los hijos, el fruto de una familia. Como es bueno mezclar los diferentes conocimientos obtenidos, hoy mezclaré los temas de esas cuatro entradas para platicarles sobre un miembro más de la familia: el hijo del hermano del padre o de la madre.

Primo!!

Un primo es un “casi hermano”. Los primos comparten lazos sanguíneos entre sí, lo que los distancia de ser amigos, pero no son tan sólidos, lo que los distancia de ser hermanos. Debido a esto es que son tomados por separado. Un primo se caracteriza por estar ahí para los juegos y no para las discusiones, para la amistad, pero no para la relación. Es decir, un primo es como un amigo que comparte lazos sanguíneos contigo.

Diferenciar un primo de un hermano es difícil cuando se les ve a la cara; tú simplemente dirás que son tus familiares, probablemente los ves como hermanos a ambos. Sin embargo, la posición de un hermano es mucho más cercana; la convivencia que se tiene con los primos es generalmente menor. Esto significa que un hermano te podrá dar mucho más apoyo que un primo (recuerda: esta posición es meramente idealista).

Los primos generalmente los recuerdas como amigos-familiares; personas con las que juegas, te diviertes y aprendes un montón de cosas. Es difícil encontrar responsabilidades entre primos (a diferencia de los hermanos, que deben protegerse el uno al otro), esto facilita una relación bastante liviana, muy relajada y despreocupada, sin obligaciones impuestas por los padres. Las reglas entre primos se reducen a una: divertirse.

Recuerda, la mejor forma de divertirse entre primos es con alcohol!

La relación que hay entre ellos es bastante inestable. Debido a que no son lazos definitivos como en el caso de los hermanos, pero tampoco lazos frágiles como en el caso de los amigos; hay bastante inestabilidad en la convivencia entre primos. A veces hay pleitos que llevan a dejarse de hablar o perder la convivencia por completo, sin embargo; tarde o temprano regresan, debido a que viven dentro de una misma familia (aunque no pertenezcan al mismo núcleo); la sangre siempre te llama, y te lleva por el camino de la convivencia.

Debido a que los primos no pertenecen al núcleo familiar, no son una figura indispensable dentro de la familia base, pero sí representan un agente de equilibrio dentro de toda la familia en general. Es decir que no necesitas tener primos para desarrollarte con plenitud, pero sí favorecen mucho tu desempeño como individuo, como persona. Dentro del grupo, los primos cumplen una postura muy cómoda, porque su función es relajar todo el sistema.

Estos semi-hermanos se encargan de liberar tensiones y energías pesadas dentro de los grupos familiares. Cuando recurres a un primo es generalmente para fugarte un poco, en ese momento estás liberando presiones internas que pudieron ser provocadas por tu familia o que podrías llevar desde el exterior hacia tu núcleo familiar.

Por ejemplo. Cuando los padres se pelean, a veces uno de los hermanos es demasiado escéptico o muy rebelde y el que no lo es, almacena las tensiones del conflicto familiar. Una forma muy efectiva de liberar ese estrés es recurrir a un primo; entre los primos hay confianza porque comparten lazos sanguíneos, así que uno se puede desahogar con el otro, sin embargo; como no pertenecen al mismo núcleo familiar, es muy difícil que se identifiquen con los problemas del otro (respecto a su núcleo familiar). Lo que quiero decir es que tu primo te ayudará a desahogarte porque confías en él y, además, porque no va a guardar el mismo estrés que tú estás transmitiendo, no le afectará tanto el problema de tus padres.

Esta postura es importantístima. Los primos cumplen una función bastante favorecedora dentro de un grupo familiar. Mientras más primos mejor, así se tiene siempre alguien a quién contar cada problema diferente, alguien con quién practicar una actividad diferente, un ensayo más de la convivencia con personas distintas. Como puedes notar, un primo no es indispensable, pero siempre es un gran alivio tenerlos cerca, te hacen más feliz.

Pues bien, hasta aquí con esta entrada. En comparación con las demás esta es algo corta, pero sobre los primos no se puede decir mucho más que lo que he mencionado. Su función crucial dentro de la familia: fuga de tensiones, relajantes. Con respecto al videovlog… bueno… les daré un video doble de nuevo, pues creo que es lo más prudente, espero lo disfruten. Que no se te olvide el concurso, ya pronto daré por terminado ese asunto! Contáctame en donde quieras:

Canal en Youtube: Clic Aquí!

Grupo en Facebook: Clic Aquí!

Correo Electrónico: gibalgo@gmail.com

Saludos. En la entrada anterior les platiqué sobre la vida del mártir de la familia, el miembro más importante, el fruto… Pero ahora, hablemos de la flor que le da origen. Para que el hijo exista, es necesario que haya un progenitor, mejor dicho, dos. Siendo dos tan diferentes, no se puede hablar de ambos al mismo tiempo, hay que hacer divergencia, hay que hablar de la mujer y del hombre, de la izquierda y la derecha, de la razón y la intuición, de la cabeza y el corazón.

Todos hemos estado ahí por varios meses, todos hemos sido testigos del abrigo del vientre materno...

Hablemos de la derecha. La mujer, por el simple hecho de serlo, tiene una capacidad intuitiva bastante desarrollada. Es capaz de conocer el mundo a través de su espíritu, sabe muchas cosas, pero es incapaz de explicarlas o transmitirlas. En la mujer hay que creer ciegamente, pues no demostrará todas sus intenciones o deseos, simplemente los transmitirá y tendrá razón, estará en lo correcto.

La mujer, fue dotada de un corazón muy grande debido a que debe cargar con el hijo por mucho tiempo. Cuando está embarazada, es ella la que debe mantener al bebé dentro de su vientre. Si su corazón fuera tan gris como el de un hombre, preferiría adoptar un hijo o abortar que estar cargando con un niño ahí; los cálculos dicen que es más fácil. Sin embargo, una madre ama a su hijo desde que empieza a existir sólo por el hecho de que esté ahí, dentro de ella, alimentándose de ella, desarrollándose dentro de ella, creciendo, sintiendo.

En nuestro país, la madre es el símbolo más grande de respeto y amor que puede haber. Nadie permite que la madre sufra, todos los hijos ven por ella y la admiran. Entre los pueblos, las madres son intocables. Incluso durante riñas, conflictos o guerras, las madres son vistas como invulnerables, nadie debe hacerle daño, todos deben tenerle respeto; ha cargado con uno o varios hijos, ha visto por ellos, les permitió crecer y les defendió del padre que podría tornarse hostil a veces; es la madre, la protección y el amor.

Frente a la familia, la madre enfrenta varios conflictos la mayoría de las veces. Actualmente, un hijo es visto como un símbolo de problemas familiares. Se ignora a la madre y se comienzan a ver las pérdidas económicas y sociales. Todos se enteran de un embarazo, fuera deseado o no, y lo toman por un encadenamiento; es como una nube tormentosa que se posa sobre una casa y amenaza con permanecer ahí por siempre. El padre, tratará como un cerdo a quien haya embarazado a su hija, la aislará, buscará protegerla y encerrarla en una burbuja dentro de sus dominios; no quiere perderla, intenta encadenarla.

Por eso el abrazo, el envolvimiento; es el símbolo más grande de protección.

La madre, por su cuenta, entrará en estados depresivos y neuróticos, buscando en Dios la forma de ayudarla, apoyándola a regañadientes todo el tiempo, buscando la protección con respecto a su padre. El hombre, la razón, colapsará dentro de sí mismo a causa de su egoísmo; buscará la forma de hacer que la realidad que enfrenta se vuelva un sueño o una mentira, lo que sea con tal de no tener un hijo y casarse. Sabiendo que no hay vuelta atrás, el hombre entrará en estados depresivos y evasivos, como un perro asustado, que permanece cerca e intenta proteger a la mujer, pero no es capaz de mantenerse firme frente a toda la adversidad.

Por otro lado, en este vórtice de caos, la madre, dirigida por un amor ciego e infinito, obtendrá las fuerzas que la naturaleza y el corazón le brindan para soportar toda la carga de tener a un hijo y los ojos de toda su familia sobre ella. Una lucha interna por procrear se lleva a cabo dentro de ella, mientras que una lucha externa para destruir se lleva a cabo a su alrededor. Son dos vórtices opuestos que la llevan de un lado a otro.

Sin embargo, cuando los vórtices chocan, siendo opuestos, se contrarrestan el uno al otro. El simple hecho de ver un gran vientre genera una sensación instintiva en todas las personas: es imposible decirle “no”. Una mujer embarazada debe ser procurada por todos, incluso los ajenos a la familia. Le dan el asiento, la adelantan en la fila, cargan las cosas por ella, cumplen sus antojos. Es la reina, debe ser protegida porque tiene una carga que nadie imagina como es. Se nutre a la mitad, su energía rinde a la mitad, hace todo dividido entre dos.

La madre no es el mártir, es la protectora. La madre lucha contra la adversidad con tal de mantener en paz a su hijo, busca su felicidad por sobre todas las cosas. No importa qué ocurra a su alrededor, estará ahí para él. Al educarle, será precavida, buscando tomar las decisiones más prudentes. Encuentra dentro de su alma la forma de educar compasiva y amorosamente a su hijo; al contrario del padre, que buscará las razones más productivas para hacerlo, esperando que su hijo salga adelante con provecho.

¿Eh?

El lado derecho del equilibrio familiar le corresponde a la madre. El amor, el arte, la belleza, la intuición, todo lo ilógico radica en ella. La mujer es el perfume del hogar, la flor del jardín, la luz de la mañana. La mujer hace que la familia reluzca, la hace grata y feliz.

Con respecto al marido (si es que tiene), la madre también tiene su papel. Siendo el hombre un ser calculador y racional, tendrá que tratar de adaptarse a su cabeza primitiva. Se detendrá en algunos arranques emocionales con tal de no molestarlo, bajará de su mundo iluminado a la oscuridad lógica de su marido, sólo con el fin de hacerlo feliz. El amor de la mujer le permitirá incluso hacer eso.

Esta es la madre, la flor. Todos tenemos una o todos tuvimos una y sabemos y entendemos lo que significa. La calidez que brinda, el abrazo que te da cuando no encuentras fuerzas en ningún otro lado, el consejo sacado de la manga que resuelve tu vida en un instante, las lágrimas de alegría que recompensan todos tus logros. Decir madre basta para sentir algo de emoción en el pecho, sobre todo en mi caso que soy hombre (tengo la idea de que el hijo es más dado a la madre y la hija, al padre) .

Ah sí... olvidaba esa parte...

Hasta aquí llego con esta enorme entrada. Espero que hayas sentido, porque a una madre sólo se le puede sentir, no se le puede pensar o creer o entender.Ya no busques razonar a tu madre, simplemente siéntela, pasa tiempo con ella, dale un beso en la mejilla, abrázala, dile que la amas y escucha sus consejos; el brillo de sus palabras acabará con la oscuridad de tu incertidumbre. Madre sólo hay una, así que ámala hasta que se exprima por completo. Comenta sobre tu madre, exprésate un poco, ¿qué has hecho por ella?, ¿qué ha hecho por tí?… Si has tenido problemas con ella, resuélvelos; de lo contrario, te arrepentirás después. Nos vemos en la entrada de mañana!