You are currently browsing the tag archive for the ‘madurez’ tag.

He estado pensando en cómo concluir con el tema de la familia, aparentemente la forma más útil es con una ejemplificación de las áreas que pueden ser alcanzadas por este tópico. He mencionado la situación de los miembros de la familia, he hablado sobre su postura frente a la sociedad, he hablado sobre la familia como una necesidad, pero sólo hasta ahora [que ya les he mostrado todos estos conocimientos] es que puedo poner en un marco tangible todo este embrollo.

Como ya les había dicho, la familia tiene varias funciones en el plano social y emocional. Los miembros de un grupo social tan firme generan lazos emocionales muy importantes. Los lazos familiares provienen del instinto, pues también los animales forman grupos familiares (como las manadas); por tanto es una necesidad. Sin embargo, nosotros hemos trascendido a los animales.

Muchas personas creen que el intelecto es lo que nos diferencia de los animales sólo por el hecho de que somos bastante inteligentes en comparación. Sin embargo, hay unos cuantos animales que, aunque no lo parezca, también poseen intelecto, como el ratón y los perros. La verdadera diferencia entre los demás animales y los seres humanos es el ambiente espiritual en el que nos desarrollamos: la intuición.

Por si aún te causa dolor que diga “espiritual” porque me crees religioso o esas mamadas, te corrijo de una vez: espiritual es desigual de religión. La intuición todo un ambiente, es un mundo lleno de ilógica y magia, un universo místico e intangible lleno de todo lo imposible e incomprobable, donde la ciencia es nula y la razón es tonta, donde el amor es energía y el cuerpo es un estorbo. La intuición es el verdadero mundo que nos aleja del resto de los animales, ya que ellos, aunque quizá puedan vivir en él, no lo reconocen.

La familia y la intuición tienen situaciones bien raras. Muchos hablan de la intuición como el “sexto sentido” de la mujer; esto es porque, ya que las mujeres viven mucho más en el plano sentimental y mágico (el derecho), lo tienen más desarrollado; sin embargo, la intuición es todo un mundo poco explorado en el que todos vivimos, lo queramos o no. Ya que las mujeres tienen más presencia en este ambiente, suelen usarlo más y, sobre todo, las madres tienen bastante presente la intuición como un método de protección para sus hijos.

Es difícil mentirle a una madre, siempre saben cuando mientes. Quizá crees que es porque te conoce desde que nació, pero eso son patrañas; en realidad sabe si dices la verdad o no porque el lazo espiritual que comparten es fuertísimo, además de que ella vive en un plano espiritual muy desarrollado. De hecho, toda la familia comparte lazos espirituales importantes debido a su relación sanguínea o emocional. Esto brinda posibilidades muy grandes.

Ya que todos compartimos un universo intuitivo y compartimos lazos fuertes con nuestros familiares, es posible que nos conectemos a través de ese plano. Los verdaderos rituales familiares podrían ser posibles. Si nuestras relaciones con nuestros parientes fueran más desarrolladas podríamos realizar diferentes actividades interesantes de autoexploración e interiorización. Nuestros espíritus serían firmes y dejaríamos de caer en problemas tan pendejos como el alcohol y el cigarro; seríamos personas más decididas y felices, el éxito estaría predispuesto debido a las bases tan firmes, conoceríamos el mundo sin depender de las mentiras escolares que nos imponen.

¿Sabes qué?, ya no leas esto. Acabo de sufrir de una crisis neurótica. En este momento ves mi texto idealista y crees que es muy ridículo y absurdo o demasiado cursi y poético. Pues no, es medio racional y muy idealista. Sé que en un futuro (espero no muy lejano) esto será algo muy cercano a la realidad. Ya pasó mi crisis, ya puedes seguir leyendo… Igual ya acabé.

Trata de imaginar que las capacidades que a veces envidias de otras personas o los conocimientos que poseen algunas personas podrían estar en tu cabeza sólo por la conexión familiar y la presencia de rituales entre sus miembros. Que no te cause estrés la palabra “ritual”, sólo me refiero a las actividades espirituales que se podrían realizar de manera grupal e interactiva entre los miembros de una familia. Sería hermoso y brindaría muchísimas capacidades a todos los que participaran… En fin, quizá esto sea demasiado avanzado como para imaginarlo en verdad.

En fin, las posibilidades y situaciones para las que puede ser utilizada la información sobre la familia llegan a diferentes niveles de diferentes alturas que bien pueden estar lejanos de la intuición. Todo esto ya depende de los intereses de cada quién; pero con lo mío ya llegué hasta un buen punto. En fin; te mando un saludo enorme, espero que hayas agarrado algo chido de la entrada. No dejes de comentar, hasta la próxima!

Anuncios

Los seres vivos que habitan este planeta se desarrollan de formas tan similares como diferentes. Todo en este planeta ha provenido, probablemente, de un origen similar y universal. Esto me lleva a pensar que existen necesidades, deseos, gusto e ideas universales que prevalecen en nuestro subconsciente. ¿Alguna vez haz hecho una prueba HTP de psicología?, muy probablemente sí; consiste en dibujar tres cosas: una casa (H = House), un árbol (T = Tree) y una persona (P = Person). Es casi por ley que cuando se va a una cita con un psicólogo por primera vez, el paciente reciba esta prueba; su función es bastante básica: da una descripción muy detallada pero no del todo acertada sobre él… es como una prueba introductora que utilizan los psicólogos para tentar el camino a desarrollar con el paciente.

¿Por qué funcionan?. La mentalidad de las personas es increíblemente variada. Existen tantos gustos como combinaciones de colores, sabores, olores, sonidos y texturas hay en el ambiente. A muchos les gusta el color azul, a unos menos les gusta tanto el color azul, como el sabor dulce del refresco y la textura suave de las manos de una mujer; pero sólo a mí me gusta todo eso y el enorme repertorio de sensaciones agradables que no les podría listar y que me hacen único. Si somos tan diferentes, ¿por qué una prueba puede describirnos a todos?.

Esto tiene poco sentido si se analiza con superficialidad, trata de pensar un poco en lo certera de esa pregunta. La prueba HTP, probablemente haya sido un simple descubrimiento de un punto de convergencia universal. Así podría llamarlos yo. Otro punto de convergencia universal es esa atracción por el placer y la repulsión por el dolor. Todos odiamos el dolor y amamos el placer, es lo normal; nadie espera sentir dolor en su vida. Ni siquiera los masoquistas, ya que estos disfrutan con lo que comúnmente llamamos “dolor” y quizá sufran con lo que entendemos por “placer”. Somos tan diferentes que disfrutamos y detestamos cosas distintas, pero tan parecidos que nos gustan las mismas situaciones.

Hay quienes creen que el universo entero proviene de un origen común: el Big Bang

Esto puede sonar un poco trivial. Hablando sobre la familia, me doy cuenta de que como grupo social, es imprescindible. Todos necesitamos de una familia para poder vivir. Tanto la necesitamos que si nacemos huérfanos, esperamos con ansias la adopción; que si nos hemos separado del núcleo familiar por primera vez, estamos a la espera de formar una nueva familia.

En este último ejemplo ocurren cosas bastante curiosas. Hay quienes creen que formarán una familia a través de una relación sólida. Hay otros que, habiendo tenido un pasado complicado con familias disfuncionales; esperan encontrar una familia en una gran cantidad de parejas, esperando tener algo intenso con todas pero nada firme con ninguna. Existen también los que creen que no necesitan una familia, pero terminan por doblegarse o sufrir por siempre; no es nada fácil encontrar a una persona que se haga vieja y feliz sin haber disfrutado del calor familiar en sus últimos años.

La familia es un punto de convergencia universal, es un deseo que todos tenemos, es un sueño al que todos aspiramos, aunque sea desde diferentes perspectivas. La familia también  una necesidad. Todos hemos sentido hambre alguna vez; es desagradable, cuando tenemos una necesidad insatisfecha sufrimos; al tener hambre, nos sentimos incómodos y enfocamos nuestra atención en satisfacerla. Una vez que hemos comido, sentimos placer; el placer de un buen plato de comida nos parece incomparable. Lo mismo ocurre con la familia. Cuando tenemos problemas con nuestros padres, hermanos o hijos, tendemos a caer en círculos de ansiedad y estrés que nos llevan a sentirnos terrible; sin embargo, cuando la felicidad aparece, nos sentimos relajados, tranquilos y aliviados, estamos felices y satisfechos, sentimos placer.

 a la familia.”]Todo indica que la familia es necesaria para vivir, pero quizá esto ya lo sabías; de alguna manera, lo sabemos todos. El objetivo de contarte esto es que busques estar en paz con tu familia. No hablo de soportar hasta la muerte o de aguantar insolencias, simplemente de tolerar y ser prudente con la familia; ya que, de estar en problemas con ellos, tendrás problemas por todos lados. Busca aceptar a tu familia sin importar cuan defectuosa sea; busca proteger y amar a tu familia, así mantendrás a salvo tu corazón y tu hogar, y busca tolerarlos, ellos también te aguantan a ti, no te quieras sentir tan perfecto.

Ese es el único consejo que te ofrezco hoy, sencillo y complejo a la vez. Te doy conocimiento, información y un consejo, ¿no es esto una clase de escuela?. Eso busco, enseñarte algo para que lo pongas en práctica, pero no sólo decirte qué hacer, sino por qué hacerlo… de esta forma, podrás sacar tus propias conclusiones. Espero tus comentarios… saludos!

Las relaciones familiares se apuntan siempre por los lazos sanguíneos que comparten los miembros que las componen; sin embargo, la realidad apunta a situaciones mucho más serias que algo tan superficial como la situación genética. Nadie elige a los padres, ni a los hermanos ni a los primos o tíos, nadie puede elegir su familia, como se cree que es posible elegir a los amigos, se ha dicho que no pertenecen al mismo grupo familia, pero se equivocan, los amigos no se eligen, ellos llegan.

Saludos. Ya publiqué las entradas que van del núcleo familiar, después di un salto hacia los primos, pertenecientes a núcleos familiares cercanos pero no iguales, ahora me saltó a la relación que va entre núcleos distantes que sólo se unen por lazos espirituales y emocionales. Es toda una entrada para hablar algo que me conmueve hasta los huesos. Es sólo una entrada para hablar de algo que podría llevarme series de libros enteros que ni siquiera bastarían para hablar del tema entero, la amistad es un mundo infinito.

A veces la familia sanguínea se puede volver tediosa. Tus parientes casi siempre se aprovechan del amor incondicional que les tienes para tratarte mal, para ser autoritarios, para meterse en tus asuntos, para molestarte y hasta para usarte. En las relaciones familiares esto es normal, ni bueno ni malo, simplemente ocurre; lo único que nos queda es aguantarlo, soportarlo y evitar hacerlo. No obstante, esto no significa que no ocurrirá, siempre pasa. El mejor consuelo, cuando la familia genética te ha traicionado y te ha arrojado por los suelos es recurrir a tu familia espiritual, a la familia que está en otro lado, a aquél que te apoya sin verte a los ojos pero que puede hacerlo sin sucumbir, a tu igual, a tu amigo.

-¡Ya ponte a trabajaaaar! -Ya me vooooy... pero con mis amigotes!

Los amigos son un miembro más de la familia, muchos textos y frasecillas lo dicen constantemente… ¿por qué?. Te explicaré paso a paso.

El amigo real no se define. No puedes decir: “Es el que nunca te abandona” o “Es el que está en las buenas y las malas”. Estas frases son tan incompletas como inciertas. A veces un amigo es incapaz de ayudarte, a veces es más conveniente su ausencia [física] para que tu corazón sane, a veces simplemente no puede estar junto a ti aún si estás en un problema grande. Cada persona tiene sus problemas, cada persona tiene una definición propia que, lamentablemente, es inalcanzable por nuestros diminutos cerebros humanos.

Como no puedes definirlo, te limitas a describirlo. Intentar juzgar a un amigo con la mente es inútil, sólo causarás dolor y separación, si describes a un amigo con el corazón, inspirarás ternura y cercanía. Hacerle saber a un amigo lo que este significa para ti es más importante que juzgar la convivencia que tienen. Puedes hablar de tu amigo como el ser que te explica la tarea cuando no la entiendes, como el que te presta dinero cuando te gastaste lo que te dieron tus papás para que comieras una semana, como el que te deja llorar fingiendo que te entraron cuarenta basuras en el ojo, como el que te cuenta hasta el más mínimo detalle de su vida aún cuando es reservado al público… un amigo se describe por infinitas razones, pero no se define por ninguna.

Si no puedes definirlo, significar que no está afuera. Cuando das una definición sobre un banco, puedes mencionar su función, su nombre, su utilidad, su color, su posición, su relación hacia ti y hacia el resto de los objetos; puedes definirlo por todos los lados que tus sentidos te permitan. Esto es posible porque está afuera de ti. Prueba a definir tu corazón. Puedes describirlo: mencionar sus funciones, contar los latidos que da en cada lapso de tiempo; pero no puedes definirlo: indicar su posición exacta, su relación con el exterior, su relación con los demás órganos… Ni siquiera los cardiólogos pueden definir a la perfección al corazón, describen lo más que pueden, le relacionan con casi todos los demás órganos del cuerpo, pero no con todos. Esto ocurre porque está en tu interior.

Si el viento sopla en la misma dirección que tú, encontraste a un amigo...

¿Mi amigo está dentro de mi?. No son siameses. Cuando algo se aloja en tu interior, tus sentidos no son suficientes para definirlo, por ello es que sólo te queda describirlo. El amigo no está en el exterior. Quizá reconozcas a una persona como uno, pero lo que ocurre es diferente. Cuando reconoces la existencia de la persona a la que nombraste amigo, lo que en realidad haces es activar una especie de memoria espiritual interna que alojaste en tu alma.

Me estoy riendo mientras escribo esto… me estoy malviajando, pero es cierto. La memoria física no te puede dar los datos de un “amigo”. La memoria física te da la pauta, sus características externas, su comportamiento, su lenguaje, etc., pero no te da un amigo. Si careciéramos de un alma (puedes tomarla como la parte sentimental, emocional y espiritual de tu ser), no tendríamos amigos reales; serían simples personas útiles que sirven para algo. Sin embargo, a tus subordinados laborales los puedes distinguir muy bien de tus amigos; puedes discernir entre ellos porque tus amigos te producen una activación espiritual, mientras que los subordinados sólo te producen una activación cerebral.

Poder distinguir entre estos dos puntos es crucial. Una chispa cerebral te resuelve un problema, te muestra a una persona como es en el exterior, te brinda memorias informáticas; pero una chispa espiritual te activa sentimientos y emociones diversas, te permite sentir a una persona por como es en realidad y te devuelve memorias abstractas. El amigo se aloja en el interior, porque, como tal, un amigo sólo es un conjunto de emociones, sentimientos y sensaciones diversas. La situación aquí es que tú le adjuntas todo eso a una persona; cuando alguien que es adecuado, aparece, tu espíritu actúa inconscientemente y le transmite todas esas características.

El amigo es un título que se adjunta a un ser, no el ser como tal

De aquí que no elijamos a nuestros amigos. Las personas pasan a nuestro alrededor todo el tiempo, las vemos como seres que coexisten en el planeta con nosotros, pero no le adjuntamos nada. Cuando el momento “llega”, el “espíritu” de amigo es transmitido hacia una persona. Es seguro que te parece ilógico cómo es que encontraste a tu mejor amig@. Es como si esa persona llegase y de pronto ya eran amigos, esto es porque no te encargas de elegir al más apto, sino que tu alma encuentra a una persona adecuada y le adjunta las características que tiene un amigo, el conjunto de sensaciones, emociones y sentimientos que te provoca un amigo.

Entonces, un amigo sólo es un ente abstracto. Es un conjunto de emociones y sentimientos que son producidos en tu interior. Sin embargo, deben ser activados y como es imposible activarlos desde el interior, se le adjuntan a otra persona que proviene del exterior. Así, cada vez que esa persona del exterior aparece en tu vida, la información espiritual sobre el ente “amigo” se activará y le describirás como si fuera tu amigo, cuando en realidad es una persona más que te provoca sensaciones almacenadas en tu interior.

Podrá sonarte desagradable, pero no lo es, al contrario, es hermoso. Esto significa que al amigo no le juzgas ni le traicionas, porque está dentro de ti, es un reflejo de tu interior. Es el lazo de unión más hermoso que podrá existir, porque no depende de la sangre, del vientre o del dinero, sólo depende de ti y del otro, del amigo.

No le des clic a esta imagen... HAHAHAHAHAHAHA

Quisiera seguirle pero ya me extendí mucho. Me emocioné bastante escribiendo esto y pude encontrar bastantes cosas interesantes. Lo más padre es que esas cosas que encontré las fui escribiendo en el camino y ahora tú que leíste todo el debraye las puedes conocer. Gracias por leerlo. Nos vemos en el video para esta entrada!

Canal en Youtube: Clic Aquí!

Grupo en Facebook: Clic Aquí!

Correo Electrónico: gibalgo@gmail.com

Saludos. En la entrada anterior les platiqué sobre la vida del mártir de la familia, el miembro más importante, el fruto… Pero ahora, hablemos de la flor que le da origen. Para que el hijo exista, es necesario que haya un progenitor, mejor dicho, dos. Siendo dos tan diferentes, no se puede hablar de ambos al mismo tiempo, hay que hacer divergencia, hay que hablar de la mujer y del hombre, de la izquierda y la derecha, de la razón y la intuición, de la cabeza y el corazón.

Todos hemos estado ahí por varios meses, todos hemos sido testigos del abrigo del vientre materno...

Hablemos de la derecha. La mujer, por el simple hecho de serlo, tiene una capacidad intuitiva bastante desarrollada. Es capaz de conocer el mundo a través de su espíritu, sabe muchas cosas, pero es incapaz de explicarlas o transmitirlas. En la mujer hay que creer ciegamente, pues no demostrará todas sus intenciones o deseos, simplemente los transmitirá y tendrá razón, estará en lo correcto.

La mujer, fue dotada de un corazón muy grande debido a que debe cargar con el hijo por mucho tiempo. Cuando está embarazada, es ella la que debe mantener al bebé dentro de su vientre. Si su corazón fuera tan gris como el de un hombre, preferiría adoptar un hijo o abortar que estar cargando con un niño ahí; los cálculos dicen que es más fácil. Sin embargo, una madre ama a su hijo desde que empieza a existir sólo por el hecho de que esté ahí, dentro de ella, alimentándose de ella, desarrollándose dentro de ella, creciendo, sintiendo.

En nuestro país, la madre es el símbolo más grande de respeto y amor que puede haber. Nadie permite que la madre sufra, todos los hijos ven por ella y la admiran. Entre los pueblos, las madres son intocables. Incluso durante riñas, conflictos o guerras, las madres son vistas como invulnerables, nadie debe hacerle daño, todos deben tenerle respeto; ha cargado con uno o varios hijos, ha visto por ellos, les permitió crecer y les defendió del padre que podría tornarse hostil a veces; es la madre, la protección y el amor.

Frente a la familia, la madre enfrenta varios conflictos la mayoría de las veces. Actualmente, un hijo es visto como un símbolo de problemas familiares. Se ignora a la madre y se comienzan a ver las pérdidas económicas y sociales. Todos se enteran de un embarazo, fuera deseado o no, y lo toman por un encadenamiento; es como una nube tormentosa que se posa sobre una casa y amenaza con permanecer ahí por siempre. El padre, tratará como un cerdo a quien haya embarazado a su hija, la aislará, buscará protegerla y encerrarla en una burbuja dentro de sus dominios; no quiere perderla, intenta encadenarla.

Por eso el abrazo, el envolvimiento; es el símbolo más grande de protección.

La madre, por su cuenta, entrará en estados depresivos y neuróticos, buscando en Dios la forma de ayudarla, apoyándola a regañadientes todo el tiempo, buscando la protección con respecto a su padre. El hombre, la razón, colapsará dentro de sí mismo a causa de su egoísmo; buscará la forma de hacer que la realidad que enfrenta se vuelva un sueño o una mentira, lo que sea con tal de no tener un hijo y casarse. Sabiendo que no hay vuelta atrás, el hombre entrará en estados depresivos y evasivos, como un perro asustado, que permanece cerca e intenta proteger a la mujer, pero no es capaz de mantenerse firme frente a toda la adversidad.

Por otro lado, en este vórtice de caos, la madre, dirigida por un amor ciego e infinito, obtendrá las fuerzas que la naturaleza y el corazón le brindan para soportar toda la carga de tener a un hijo y los ojos de toda su familia sobre ella. Una lucha interna por procrear se lleva a cabo dentro de ella, mientras que una lucha externa para destruir se lleva a cabo a su alrededor. Son dos vórtices opuestos que la llevan de un lado a otro.

Sin embargo, cuando los vórtices chocan, siendo opuestos, se contrarrestan el uno al otro. El simple hecho de ver un gran vientre genera una sensación instintiva en todas las personas: es imposible decirle “no”. Una mujer embarazada debe ser procurada por todos, incluso los ajenos a la familia. Le dan el asiento, la adelantan en la fila, cargan las cosas por ella, cumplen sus antojos. Es la reina, debe ser protegida porque tiene una carga que nadie imagina como es. Se nutre a la mitad, su energía rinde a la mitad, hace todo dividido entre dos.

La madre no es el mártir, es la protectora. La madre lucha contra la adversidad con tal de mantener en paz a su hijo, busca su felicidad por sobre todas las cosas. No importa qué ocurra a su alrededor, estará ahí para él. Al educarle, será precavida, buscando tomar las decisiones más prudentes. Encuentra dentro de su alma la forma de educar compasiva y amorosamente a su hijo; al contrario del padre, que buscará las razones más productivas para hacerlo, esperando que su hijo salga adelante con provecho.

¿Eh?

El lado derecho del equilibrio familiar le corresponde a la madre. El amor, el arte, la belleza, la intuición, todo lo ilógico radica en ella. La mujer es el perfume del hogar, la flor del jardín, la luz de la mañana. La mujer hace que la familia reluzca, la hace grata y feliz.

Con respecto al marido (si es que tiene), la madre también tiene su papel. Siendo el hombre un ser calculador y racional, tendrá que tratar de adaptarse a su cabeza primitiva. Se detendrá en algunos arranques emocionales con tal de no molestarlo, bajará de su mundo iluminado a la oscuridad lógica de su marido, sólo con el fin de hacerlo feliz. El amor de la mujer le permitirá incluso hacer eso.

Esta es la madre, la flor. Todos tenemos una o todos tuvimos una y sabemos y entendemos lo que significa. La calidez que brinda, el abrazo que te da cuando no encuentras fuerzas en ningún otro lado, el consejo sacado de la manga que resuelve tu vida en un instante, las lágrimas de alegría que recompensan todos tus logros. Decir madre basta para sentir algo de emoción en el pecho, sobre todo en mi caso que soy hombre (tengo la idea de que el hijo es más dado a la madre y la hija, al padre) .

Ah sí... olvidaba esa parte...

Hasta aquí llego con esta enorme entrada. Espero que hayas sentido, porque a una madre sólo se le puede sentir, no se le puede pensar o creer o entender.Ya no busques razonar a tu madre, simplemente siéntela, pasa tiempo con ella, dale un beso en la mejilla, abrázala, dile que la amas y escucha sus consejos; el brillo de sus palabras acabará con la oscuridad de tu incertidumbre. Madre sólo hay una, así que ámala hasta que se exprima por completo. Comenta sobre tu madre, exprésate un poco, ¿qué has hecho por ella?, ¿qué ha hecho por tí?… Si has tenido problemas con ella, resuélvelos; de lo contrario, te arrepentirás después. Nos vemos en la entrada de mañana!

Saludos. Esta es la primera entrada del maratón que tengo preparado para estos cinco días de asueto (o cuatro más uno que me tomaré gratis…). Llevo dos semanas de ausencia en el blog y ni siquiera puedo decir que haya “descansado” de ello, sino que me siento más jodido al respecto; en fin… aquí está.

Es fácil adivinar cuál es el miembro más importante de la familia, aquél que existe en todas, sin excepción, aquél que representa, no la raíz ni la semilla sino el fruto, que sienta las bases para la expansión de la raza, de la especie, de la cultura y todo lo que un grupo social pueda poseer.

Hijos... ¿Caros?... Wtf!... ¡¿En dónde los venden?!

Todos empezamos en una familia siendo hijos. Antes que hermanos, primos o sobrinos, somos hijos; porque comenzamos como la siembra de un padre dentro de una madre, como una célula nacida de la comunión entre dos pequeñas partículas vivientes que terminarán por convertirse en un organismo tan complejo como cada ser humano lo es. El hijo es el fruto de la familia, porque para su nacimiento, se requiere la unión de dos entes que bien son opuestos y bien son similares, de un hombre y una mujer, de un padre y una madre, de la razón y el corazón; es la conjunción de toda la naturaleza engendrada en un pequeño bebé tragón y cagón, chillón e irritante, pero que por más que jode a los padres, no deja de inspirarles ternura, amor y salvación.

Dependiendo de la familia, un hijo puede ser un martirio o una bendición, un ángel o un demonio; todas las familias los toman por diferentes lados, pero siempre en la misma dirección: es el futuro de la familia. Es curioso pensar que en el miembro más joven y pequeño de la familia se invoquen todas las esperanzas para un futuro sólido. Es curioso pensar que un niño carga con una responsabilidad gigante desde que sale por la vagina y es recibido por las manos de un médico, partera o familiar.

Como hijos, siempre somos responsables de todo. No podemos ser libres, más bien, tenemos que adaptarnos y obedecer a todos los demás miembros adultos de la familia; ya que son más expertos en la vida, nos obligan a aceptar sus reglas como si fueran dictámenes enviados por Dios. Generalmente un niño, que nacería libre, se convierte en un animal encadenado que no puede cruzar ciertos límites a menos que quiera recibir un castigo, un regaño o incluso una desaprobación.

Lo primero que un niño pierde al nacer es la libertad, ya no puede jugar a patear el vientre de la madre a voluntad, ahora debe tener horarios impuestos por los adultos para comer, jugar, reir, estudiar, trabajar, etc. Esa es la primera carga de un hijo.

Posteriormente vienen los deseos familiares. Cuando el hijo es un bebé, se busca que se parezca al padre o a la madre o al tío o al abuelo, incluso se les ponen los mismos nombres para marcarles como un tatuaje espiritual la marca familiar de su ascendencia, como buscando que sea la misma persona o que se obligue a sí mismo a ser aquella persona. Toda una conspiración se realiza en contra del hijo y es de manera inconsciente.

El niño es incomprendido, porque tiene deseos puros y naturales de ser, expresarse y sentir libremente; sin embargo, es restringido por el ambiente artificial que le rodea, debe soportar el estrés y la neurosis de los padres que no pueden entender que su hijo no entienda sus reglas absurdas. “Deja de saltar en la cama”. ¿Por qué?, es divertido… “Es que te puedes caer.” ¿Caerme? No hay razón por la cual me caería, sólo estoy jugando, soy un niño, soy libre. Invariablemente se cae; sin embargo, el adulto cree que el niño debe razonar igual y conocer desde el principio que se caerá, sin embargo, obviamente no resulta así, el niño vive por instinto, por intuición, su razonamiento está en el abismo.

Más cargas. Estudiar y adaptarse a la vida social y cultural de la región en que vive también es un peso con el que carga. Los conocimientos que se le imparten son los que se creen los mejores. En México, pintan héroes históricos como Miguel Hidalgo en los libros, pero no dicen que era un cobarde que sólo llamó a las personas a luchar porque los militares lo obligaron, su valor estaba en el suelo, el valor de ese ser humano se exagera; conviene que el hijo piense que hubo héroes que “lucharon por la patria”. De esta forma, ahora el gobierno y la sociedad también influyen en el hijo, le mueven neuronas para que busque el espíritu nacionalista, el amor ciego por su patria y su deseo de hacer lo que el gobierno ordene siempre que se necesite.

Qué difícil es la vida de un hijo. Qué curioso es que a nadie le interese. Qué horrible es que todos pasemos por casi lo mismo, sea por un lado o por otro, pero siempre en esa dirección. Las esperanzas del mundo no cargan sobre los señorones de las grandes empresas, sino en los niños, en pequeños seres que quizá están aprendiendo a caminar y que, incluso desde entonces, cargan ya con una responsabilidad que sólo ellos pueden sostener, que un adulto no podría ni imaginar sin enloquecer, con el peso del mundo en sus hombros.

Ese es el hijo; el futuro, la pérdida de libertad, el aprendizaje, la adaptación, el inicio, lo nuevo, la esperanza, la representación más grande del amor paternal, la semilla que esparcirá la vida por el planeta entero, la fortaleza que supera al adulto en creces, excepto por el aspecto físico; el dolor y la superación, la piel limpia y sin cicatriz. Todo eso y más fuimos todos alguna vez y seguimos siéndolo, sólo que en posturas cada vez más decaídas; conforme el tiempo pasa, menos hijo se es y más padre se vuelve, más débil, frágil y condenado a la vida encadenada.

Sé que disfrutaron la entrada, lo sé de corazón… Un poco más de mil palabras, pero al fin estuvo padre y medio poético. Comenten sobre sus vidas como hijos! eso estaría muy chido. Espero subir pronto el video para el VideoBlog y bla bla les mando un saludote… No dejen de suscribirse al blog, al grupo de facebook y al nuevo canal para el videoblog en youtube: MindMazzzter.

Saludos! Hace una semana y un par de días terminamos con todo el embrollo de los bloqueos de la capacidad de las personas. Fue un tema extenso y bastante revuelto, muy complicado en realidad; pero ahora pasamos con algo más sencillito, o al menos que parece más fácil.  Vivimos rodeados de personas, entre tantos, al menos convivimos con una persona, poco a poco conocemos más y más a otros individuos y tarde que temprano llega una especie de asociación, se unen dos personas y forman un grupo, una sociedad.

Los grupos entre personas tienen lazos distintos: trabajo, escuela, amistades, familia… Este último es el primer grupo social que puede existir en la vida de un ser humano, la familia… la dichosa familia! Y es que ocurre que los lazos sanguíneos son los más importantes que llegamos a formar en nuestras vidas, porque no se destruyen por más corroídos que estén y siempre nos persiguen a todos lados, empezando porque llevamos los apellidos de nuestros progenitores.

Ni siquiera al nacer, sino antes de haber aparecido en el ambiente atmosférico ya pertenecemos a una sociedad. Para muchos esto es lo más maligno que puede existir, para otros, una fortuna; en fin, es una maldición y una bendición al mismo tiempo. La familia no se escoge, ni ella te escoge a tí; a veces eres la oveja negra, otras eres la única oveja blanca; estos grupos son muy variados aún cuando heredan muchas características similares entre ellos. La familia es el grupo social más grande que existe, porque nos reúne a todos como seres humanos, sólo que con lazos cada vez más débiles conforme se asciende en los árboles genealógicos.

La familia… es un tema difícil. Quizá te parezca algo bastante sencillo: es el grupo de personas que comparten lazos sanguíneos, casa, dinero, genes, auto, baño, secretos, parentesco, amistades, fiestas, alegrías, tristezas, dolor, muerte, nacimientos…… Dios, ya no es tan fácil!… La verdad es que hablar sobre la familia es doloroso si se va en serio, por eso solemos platicar las cosas bonitas… “es que mis papás son médicos y salieron de la UNAM”… ahaaa pero no cuento que se divorciaron, que a mi papá ni lo veo por su trabajo, que mi mamá estuvo desempleada por mucho tiempo……. ah caray, las cosas dejan de ser hermosas de pronto, se vuelven reales.

La verdad que predomina en la familia es que siempre es más defectuosa que perfecta, por eso mejor ocultamos el pasado y avanzamos hacia el presente. Si te pones a platicar sobre tus parientes, la gente de nariz levantada (los fresas, los creiditos….) te dirá “Ayh! qué horror, tienes una familia de locos”. La gente alzada cree que fue parida por Dios, se les olvida que su familia está tan madreada como la tuya o más.

En todas las familias hay secretos, de esos que se ocultan para mantener una especie de falso prestigio; probablemente por querer resaltar como un buen grupo dentro de la gran sociedad; sin embargo, guardar esos secretos sólo ha generado delincuentes, enfermos, suicidios y otros problemas sin resolver a lo largo del tiempo. La violencia intrafamiliar es un ejemplo muy común, pues muchas veces las mujeres sumisas y anticuadas prefieren que se las madreen a denunciar a su esposo y que la vecina chismosa le ponga cara fea. Así de absurdas son las familias, ASÍ!

Lee esto con todo tu empeño, usa toda tu energía para que en lugar de pensar “oh… así son las familias”, digas “ASÍ ES MI FAMILIA!”. No existe una familia perfecta en la que no haya existido al menos un problema, quizá no violencia, pero pudiera ser un cáncer o brujería o que se hayan tirado un pedo en una fiesta, cualquier cosa.

Los protagonistas de la familia son siempre los jóvenes, porque son inexpertos y muchas veces sienten que no pertenecen a ella; buscan la independencia, se rebelan; detestan admitir que su familia es tan diferente de sus amistades baratas de la secundaria. Sin embargo, conforme crecen se adaptan a ella, van aceptándola y maduran hasta volverse uno más, mientras otros jóvenes van ocupando su lugar; es como un ciclo familiar. Los adultos sólo pueden contener, cuidar y tolerar a los más chicos, mientras que los más grandes sirven de guías del grupo.

Esa idea suena muy bonita, como una novela antigua. Desafortunadamente, la realidad es otra. La realidad es muy dura y fría, más difícil de creer que esa hermosa fantasía teórica. Mira a tu alrededor, no veas el pasto, no busques entre tus compañeros, fíjate en lo que traes en casa, tu familia, esos a los que ni pelas porque sientes que están ahí sin razón, esos con los que dejas de fraternizar porque al verlos diario los tomas por absolutos. Fíjate bien, encontrarás cosas que ni te imaginabas. El crecimiento no empieza afuera, en la tele o en feisbuk; empieza adentro, en tu casita, en donde creías tener todo asegurado…

Hasta aquí la entrada introductoria a toda una nueva saga de este laborioso blog. No dejes de visitar el grupo de facebook, de publicar en tu muro el link de la entrada y de pasar la voz de este espacio a otras personas para que lo conozcan! Pronto liberaré en youtube, también, el primer video oficial del VideoBlog de La Vista Desde el Cielo. Espero que hayas disfrutado leer todo este embrollo y que continúes pasándote por aquí. Te mando un gran saludo y un abrazote!

Saludos. Puedes considerar esta como la última entrada dedicada a los bloqueos de la capacidad del ser humano. Han sido ya bastantes pero de igual forma llegan al final; la próxima semana iniciaré una nueva saga que pudiera parecer bastante común o simple, pero que, como todo en este blog, tiene rasgos que están ocultos a la vista superficial. Por lo pronto, terminaré este tema con un broche que, aunque no es de oro, si encerrará dentro de la caja que resguarda un montón de cosas integradas en una sola, una mezcla.

Recordemos: miedo, lucidez, poder y muerte. Esos son los cuatro bloqueos de la capacidad de las personas. Como primera instancia aparece el miedo, un enemigo invisible que evita la cercanía con las cosas; luego la lucidez, un pilar de necedad que evita la verdadera sensación de las cosas; luego el poder, un demonio interior que busca el control y dominio sobre otros en lugar de la comunión y la paz, y finalmente, la muerte, una situación imparable que ha sido víctima de ataques múltiples pero todos sin triunfo alguno.

A pesar de que los he mostrado por separado, estos existen juntos todo el tiempo. Existe el miedo a la muerte, un problema bastante común. Un ejemplo es durante la preadolescencia, cuando el puberto se da cuenta de que depende de sus padres para vivir y comienza a pensar en lo problemático que sería si muriesen; es el miedo a la muerte de los padres. También existe la lucidez sobre el poder; que consiste en un gran cinismo y descaro al usar el poder que se tiene sobre algo para controlar, dominar y destruir a otras personas, seguramente has oído hablar del “despotismo ilustrado” (si no, investígalo).

Las combinaciones son muy variadas, estos son sólo ejemplos, el punto es darte a conocer que estos bloqueos de la capacidad no son aislados; al contrario, se pueden fusionar y generar aún más problemas. Al juntarse unos con otros se vuelven más sólidos y difíciles de destruir.

Esto no significa que al presentarse por sí sólo un bloqueo, este será fácil de romper; de hecho nunca es fácil terminar con ellos; siempre aparecen uno detrás de otro, escondidos entre ellos, entre tus pensamientos, tus ideas, tus intenciones, en toda tu vida y lo que la rodea. Son tan presentes como el aire que respiras, la diferencia es que tus pulmones saben discernir entre el oxígeno y todo lo demás que tiene el aire; pero tu consciencia no es capaz de diferenciar entre los bloqueos y la verdad.

Para eso hay que entrenarse, llevar una vida más profunda (ahá… menos superficial), de más reflexión y con menos distractores. Actualmente todo te distrae de llevar una vida feliz y en paz, todo te empuja a bloquearte, así eres más fácil de dominar; sin embargo, al final, la decisión sólo es tuya, de ti depende si te gusta ser el perro de los medios de comunicación masivos, el gobierno y tus pseudoamigos (los hipócritas…) o si prefieres ser el dueño de tu vida.

Estar libre de bloqueos es sólo para la gente perfecta, pero mantenerse alejado de ellos es para todo el que quiera superarse. Si lo que quieres es conocer más la realidad, tener una vida certera y honesta, llenándote de las verdaderas bendiciones que la naturaleza tiene, estando en el mayor esplendor de tu vida todos los días, entonces tienes mucho trabajo por delante. Si quieres una vida conformista y mediocre, sigue viendo la Rosa de Guadalupe (HA!)…

Puede sonar como inalcanzable tener estas metas y logros, pero puedes verte reflejado en mi. A los seis años ni siquiera entendía el concepto Universidad, ahorita es el pan de cada día para mí. Existen lugares que pueden parecer inalcanzables si los ves desde el suelo, pero si elevas tu vista hacia los cielos, las fronteras se vuelven nulas; en lugar de escalar, tienes que caer; en lugar de correr, te deslizas por el viento. Simplemente cierra los ojos, aspira y una vez que hayas espirado (no expirado…) estarás en el lugar que tanto deseas; pero siempre con una mentalidad pura.

Todo esto se trata de aquello, de la pureza. Mientras más sana sea tu mente, menos problemas te traerás. Es igual que una sartén, mientras más limpio esté, mejor te sabrá la comida que cocines sobre ella. Si tienes dificultades para sentir pureza, como yo, entonces te toca un camino más complicado, uno en el que tienes que ser precavido con tus movimientos y cauteloso con tus pensamientos, uno en el que nuestros actos nos hacen responsables de ellos, uno en el que cada respiro que des conlleva múltiples consecuencias que, aunque desconozcamos, están ahí y de las que somos directamente responsables.

Puede parecer algo bastante complicado, pero también parecía complicado aprender a andar en bici, aprender a nadar, aprender a leer y a escribir, aprenderse las tablas de multiplicar, un montón de cosas que ahora son pan comido para ti, pero sólo porque las usas diario. Si empiezas a mejorar tu vida de a poquito, pero diario, de un momento a otro notarás que eres más feliz, más real y más sincero con tu propia vida.

Es el consejo del fin de la saga, purifícate y busca siempre el bien colectivo por encima del individual, eleva tu mentalidad y tu visión para superar las fronteras que te suenan imposibles, ama a los demás y ámate para que puedas aceptar tus errores y los de los que te rodean. Hoy termina esta saga, dentro de una semana inicia otra, ve preparando tus neuronas que más y más información se avecina, la vida no se detiene y por eso no descansaré hasta que se te haga más fácil y feliz! Hasta la siguiente semana y gracias por haber leído hasta este punto; nos veremos más adelante y digo nos “veremos”, considerando que tú me verás a mi! 😉

Saludos. Espero que hayas leído la entrada anterior, así podrás ver esta con mayor profundidad. El tema actual es el Poder; pero no hablo de política ni de religión o videojuegos, hablo de algo mucho más mundano, algo más común que reside en la cabeza de todos y oscurece los corazones de quienes lo poseen. En una entrada anterior, hablé sobre la idolatría, una actitud bastante necia de muchas personas que se obsesionan por otra persona y la tratan como si estuviese por encima de sus cabezas.

Ahora hablo de lo inverso, la necesidad de las personas por generarse súbditos, individuos que estén a su disposición, gente que les brinde amor eterno e incondicional. Imagina un grupo de amigos que deciden formar una banda, cuando comienzan a volverse populares entre sus amigos, muchas veces surgen problemas entre ellos, debido a que el vocalista o guitarrista principal acapara mucha atención a comparación del resto. Están actuando políticamente, pelean por el poder, todos lo quieren porque lo conocen, pero el que tiene más es el que domina, por eso surgen conflictos, nadie es capaz de aceptar que son lo mismo porque son la banda.

Sí, sí; todos nos dimos cuenta de que eran representaciones de Disney de lo que quiere ver en el pueblo frente a las figuras púb... qué dices?... tiernos?!

Si llevamos esto a un nivel más profundo, se puede observar que una vez que se conoce el poder, se desea más. El poder viene en presentaciones distintas para distintas personas. Algunos ven en el alcohol el poder para actuar en público y liberarse de inhibiciones (las cuales no son sólo miedos, sino prejuicios, cargas emocionales, etc.); otros ven en el dinero la capacidad para controlar a todo aquel que se le ponga en frente y como una gran herramienta para defenderse ante la adversidad.

Teóricamente esas actitudes no son necesariamente negativas, quizá de forma controlada, equilibrada y pacífica sean hasta positivas; sin embargo, la realidad nos demuestra que sólo llevan a posiciones enfermizas a aquellos que conformamos la sociedad común, las personas normales sin habilidades innatas para llevar la vida en armonía (que seguramente será menos del 1% de la población: si al leer esto aprendes o descubres algo, no lo eres).

Esto trae conflictos grandes para las mentes revolucionarias que siempre quieren algo nuevo. El estar probando cosas es peligroso cuando no se es fuerte. En la adolescencia se presenta mucho esta actitud frente a la vida: el placer por probar lo nuevo. El problema va en que en esa etapa, fortaleza no es una palabra conocida, más bien lo es “formación”, y cuando una persona se está formando como tal, lo último que debe buscar son desviaciones que arruinen su vida; curiosamente es lo que más buscamos.

No Adán, Dios no conspira en tu contra... hay mil frutas más ricas, de verdad ._.

Varias veces he escuchado que lo prohibido es lo más placentero o lo que más se busca; pero eso no es necesariamente cierto. En realidad, cualquiera podría gozar de un día lluvioso desde la ventana, un amanecer con alguien a quien se ama, hasta un vaso con agua en tiempos de calor; todo eso está permitido. Pero como lo haces a diario y te parece rutinario y futil, lo consideras algo simple. En la actualidad, lo simple NO está de moda, lo simple es banal, y lo banal es para los inadaptados. Los resultados muestran que lo simple es más profundo de lo que tu ves, que lo banal es aquello que haces todos los días sin sentido y que los inadaptados son los que no logran conseguir el equilibrio consigo mismos.

¡Oh, Dios! La tele te ha convencido de lo contrario a la realidad. Los medios te muestran lo que les conviene que veas. Como lo bueno no vende y lo malo se controla, prefieren hacer que tu vida sea una ruina mientras ellos hacen lo mismo con la suya, pero bajo la ilusión de la felicidad. Si te has dado cuenta !qué padre!; si no, ponte a ver comerciales de información que cura con la grandiosa Lolita Ayala, que sólo busca tu bienestar y tu salud!

- "Soy una buena mujer, ahora compra mis medicinas para las hemorroides" - Frases inmortales de Lolita Ayala~

Tampoco se trata de llevar una vida paranoica como muchos activistas y demás que diariamente usan la palabra “sistema” más de 10 veces para referirse a una masa imposible de remover que nos controla y demás. No; no gastes tu vida en intentar cambiar algo que tú mismo consideras imposible de cambiar; no te des de topes contra la pared esperando que se rompa antes de quedes loco o p****jo.

Hay que asimilar estas cosas con bastante paciencia; buscar equilibrar el asunto antes de precipitarse y vender el televisor. Si has podido vivir hasta ahora sin haber visualizado estas opciones significa que no te matan; simplemente son situaciones peligrosas que debes ser capaz de manejar. Si siendo débil sigues vivo e íntegro, aprovecha que la fortaleza te llama y empieza a cambiar antes de que mueras.

...pero hoy hubo tráfico y no llego, por eso tu hijo no le devolvió sus canicas al vecino, lo siento u.u...

Acepta que llevaste tus 18, 20, 35, etc años de vida basados en un error y que siempre estuviste mal. ¿Te parece doloroso? Entonces eres patético. No es la gran cosa, sólo es que había un millón de personas intentando engañarte y pues… no pudiste contra ellas. ¿Débil?… !No! Eres hasta más fuerte por haber soportado un peso tan grande (carga publicitaria, inconsciente colectivo, bullying, represión, exclusión…….. lo que sea!) y seguir con vida; no te has suicidado, no te has entregado al cien por ciento a los vicios, no has perdido la cabeza, no dejas de ser tú. Claro, si aún sabiendo las consecuencias, decides seguir golpeando la pared con tu enrojecida frente, no llores cuando empiece a salirte sangre y no recuerdes por qué empezaste a hacerlo: La fortaleza va desde que empiezas a joder, hasta que ya te están jodiendo a tí.

Esa será mi cita textual para mi biografía xD. En realidad sólo te quiero hacer ver que si la regaste y te has dado cuenta no te pongas a silbar mientras ves a otro lado, acéptalo, que no es gran cosa y te ayudará a hacer cosas más divertidas y productivas; serás más feliz. Y bueno………. me sobrecargué con esta entrada. Me pidieron un tema: “Las cosas vistas desde la perspectiva de otras personas”, creo que esto lo cubre aunque sea un poco, si no me dices y le intento en la siguiente entrada. Te mando un saludote y ya vete a dar un baño que la cabeza te va a estallar!

Acabo de ver que las visitas de mi blog bajaron dramáticamente, esto no sólo me espanta sino que me desalienta un poco. Sin embargo, termino por pensar que tengo que publicar cosas más interesantes que personales para que regresen los visitantes. Esta vez tocaré un tema que me parece bastante importante y que no había recordado desde hacía un tiempo a pesar de que por mucho tiempo fue una de las palabras que más me ayudaban a sentirme bien, a subirme el autoestima, cuando iba en secundaria: madurez.

Así veo a la gente cuando me dicen inmaduro porque me gustan los videojuegos...

Desde que era pequeño me habían dicho que era una persona bastante madura, y no por voluntad, sino por necesidad. De un tiempo a ahora he estado viendo que mis problemas no han sido exactamente los más difíciles de superar que hay, en realidad, mi vida podría parecer hasta un tanto fácil; la dificultad estaba en mí, en que no quise tomar la solución sencilla, o sea la perdición, sino que preferí crecer. Como ya he mencionado las decisiones son más importantes que otras cosas en la vida, son las decisiones las que nos hacen parecer inteligentes, siendo que en realidad muchas veces es mera suerte.

Bueno sí, se supone que he sido una persona madura y todo lo demás, pero… ser maduro ¿qué significa? Me daba la impresión de que tenía que ver con la diferencia entre un adulto y un niño; después entendía que estaba relacionado con la inteligencia. Pero el tiempo fue tirando todas esas débiles ideas que tenía y, después de que he descubierto que la inteligencia no es una cantidad sino una capacidad; me doy cuenta de que necesitaba entender un poco más qué era la madurez.

Representante de la [In]Madurez en México: Los políticos deben ser maduros (aha?)

De varios análisis, se me ocurrió que la madurez es la capacidad para tomar decisiones correctas. Una decisión correcta es la que genera más cambios positivos que negativos (o al menos eso se me ocurrió ahorita). Mientras más problemas haya resuelto una persona, mayor experiencia tendrá y, por tanto, mayor madurez; esto quiere decir que la madurez está ligada con la experiencia y, más a fondo, con la sabiduría de las personas.

Con esto queda claro que los problemas en la vida de una persona no la hacen más madura, sino la forma en que se enfrenta a ellos y si los supera o no. Un ejemplo. María tiene problemas con su mamá porque ella no la escucha cuando quiere platicar sobre el chico que le gusta, sino que comienza a limitarla y regañarla como si fuera culpable de algo; en respuesta, María inicia una relación con aquél chico, pero no sólo eso, sino que hace todo aquéllo que su mamá le reclamaba “para que le reclamara en serio”. En esta situación, María está frente a una dificultad, un problema con solución desconocida; lo que hace para enfrentarlo es obedecer a su ira; como resultado, se convierte en lo que su mamá no quería que fuera y, no sólo eso, sino que le da todas las posibilidades de reclamarle hasta más. Ella no maduró, eligió el camino fácil.

Ni tenía muchas ganas de hacerlo, pero cuando mi mamá me dijo que no...

Una vez citado este ejemplo es probable que queden cabos sueltos, pero eso prefiero dejarlo para tus comentarios, no quiero inducir nada.

Por otro lado, la madurez también tiene que ver con la edad de las personas. ¿Por qué? Tenemos la idea común de que mientras más grande se es, por tanto también se es más maduro. Es por eso que piden edades variadas para diferentes empleos, que solemos adjuntar jerarquías a las personas con respecto a su edad dentro de los roles familiares (el menor debe respeto y obediencia al mayor, tenga o no la razón) y demás. Todo esto se ha concebido como un dogma. Si la teoría fuera lo que la práctica, esta sería la forma ideal para relacionarnos; sin embargo no lo es.

Es muy cierto que la madurez está ligada a la edad del individuo. El cerebro también necesita tener cierto desarrollo para poder comprender más cosas. Sin embargo, hay veces en que un joven de 18 años, puede ser más maduro que un anciano de 67. Hay adultos que tienen dogmas muy incrustados y que no están dispuestos a ceder nunca a un conocimiento diferente del que tienen; mientras que un joven inexperto tiende a ser más flexible a aprender cosas nuevas. Otro ejemplo. Hace unos días, durante la clase de cálculo, surgió una especie de debate bastante intenso sobre un método para sacar una integral; todo iba bien hasta que el maestro se dio cuenta de lo que terminó por nublarle la vista: lo que queríamos proponerle era nuevo e iba en contra del teorema de trigonometría más importante de la historia, el Teorema de Pitágoras. Pff… fue bastante estresante. Fui a hablar con él al día siguiente porque me quedó esa espina clavada en la cabeza; por más razón que intenté suministrarle, él se cerró. Terminé bastante decepcionado, él siempre se ha promocionado como un maestro sensible, flexible… como filosófico; pero me demostró todo lo contrario en esa plática de media hora en donde estuvo redundando el asunto intentando mantenerlo indestructible. Eso fue inmadurez.

¡Si me vuelves a decir inmaduro...!

Ya como conclusión. La madurez es la capacidad del individuo para tomar las decisiones correctas, es decir; para superar los problemas que la vida le impone con éxito, superándose una y otra vez. Esto es opuesto a la inmadurez, que implica tomar el camino fácil, evitando los problemas en el instante y despreocupándose de lo que viene después. La madurez está directamente relacionada con dos cosas: la experiencia (madurez mental) y la edad (madurez física). Por tanto, la madurez puede crecer tanto como problemas tenga el individuo, pero también, tanto como su edad se lo permita. Es decir que la madurez mental es lo que tenemos que buscar para superarnos, mientras que la madurez física es el límite que nos impide alcanzarlo de un momento a otro.

A ti te dejo el resto. Reclámame, dame tu opinión  en contra de lo que puse; seguir comentando a favor sólo te dejará un “gracias”; pero comentar en contra nos dejará aprendizaje a ambos. Mejor te doy las gracias por haber leído ahorita y te dejo tiempo para que me pongas tu comentario en un momento más justo debajo de este último párrafo. Disfruta de la vida! Ah! por cierto, antes de irme, te dejo el link de una página en donde hay un video de la actitud ejemplar de un individuo maduro; la situación del muchacho no era para menos, cualquiera con la madurez suficiente hubiera actuado igual 🙂 Yo soy el link

Había tocado el tema con un primo que jura que jamás se casará porque le gusta su libertad y porque cree que es inútil tener un hijo, que es una pérdida de tiempo. Hablé al respecto con mi mamá, porque sus dudas sobre mi futuro eran fuertes. He comentado sobre esto con algunos amigos y aparentemente todos se ven casados o “quién sabe”.

La cosa es que yo sí me quiero casar, creo que es un paso más en la vida de toda persona. El dejar atrás esos momentos de independencia y libertad absolutas para conseguir una familia que dará lugar a más individuos que repitan nuestros pasos. Es el alcanzar el nivel máximo de trabajo para una persona, no se puede conseguir un puesto más alto que el ser padre. Ni Carlos Slim podría negar que ser padre es más complicado que controlar un país… digo… Felipe Calderón.

Pero no es tan sencillo. En los últimos meses me he dado cuenta de que mi nivel de madurez no es el necesario. No es que piense casarme ahorita, pero creo que si lo haré, debería al menos llevar una tentativa de lo que debo tener para ese entonces. Es como cuando investigué los requisitos para obtener mi IFE antes de ir, porque estando preparado, no me pasó lo que a una señora que no llevaba todos sus documentos. Tampoco es que planee ponerme a trabajar en eso, pero sí, sí me gustaría hacerme consciente, quiero ser un gran padre.

La cosa es que me he dado cuenta de que me encanta la libertad. Desde que me mudé a la Ciudad de México todos me dicen que me notan distinto, feliz. La verdad es que sí, me encanta una ciudad tan grande y novedosa, me encanta poder ir a tantos lugares sin tener que rendir cuentas o llegar a casa a ver tantos problemas… ups! un alto. Dije “llegar a casa a ver tantos problemas”. Ahí un punto clave, nunca he tenido una familia cordial, es más, difícilmente tengo familia.

Mis padres dejaron de ponerme atención en la primaria. Necesitaban ver que tosía para empezar a medicarme en lugar de alimentarme bien para prevenirlo. Siempre fui muy caprichoso, hasta la fecha, hago lo que quiero o me pongo mal. Pero jamás me pusieron un alto y, en fin, veinte mil cosas más. Pleitos en casa, regaños que ni me tocaban, problema tras problema y ambientes de tensión absoluta. El estar en una nueva casa me hace darme cuenta de esto: no estoy hecho para vivir en la represión, encierro o enjaulamiento. Soy un hombre que ama ser libre.

Aquí me pongo alerta y me doy cuenta de que el matrimonio simboliza represión. Tener que evitar hacer ciertas cosas que a mi esposa pudieran molestarle, cosas que puedan dañar a los hijos o a ella, etc. Encierro, porque ahora pertenezco a una casa y debes estar en ella y cuidarla. Enjaulamiento porque habrá ocasiones en que no pueda salir porque me tocará cuidar a los niños.

Esto es un cáos, no estoy hecho para nada para tener un matrimonio. Pero, un momento, la realidad es otra.

La inmadurez funge como un límite. La verdad es que no necesito reprimirme, sino dialogar y lograr acuerdos, ser prudente y tolerante, por tanto. No hay encierro alguno, no hay que prepararse para una casa que mantener, sino para un hogar que cuidar. Y el enjaulamiento es nulo, nadie me va a obligar a estar ahí, todo lo contrario, seré responsable de mi postura y permaneceré en casa lo que sea necesario con tal de lograr un bien común.

He aquí algo crucial entonces. En un momento tuve dos ideas completamente opuestas, una limitante y otra realizadora. Si me pongo a pensar, una idea inmadura me hizo establecer el horizonte más cerca de lo que debería y me puso en un papel resignado al estancamiento y obligado a permanecer igual toda la vida; la idea posterior, me habla de evolución, de crecimiento y de convertirme en alguien mejor.

Es una reflexión muy interesante, pero está cien por ciento basada en la madurez… ¿Qué es la madurez? La madurez nos hace pensar que lo que hacemos en el instante es lo absoluto, que el presente es lo correcto y lo único que existirá jamás, que lo que alcanzamos a ver es lo único que existe, que casarnos es algo tonto e inútil. Entonces, creo saber qué es la madurez.