You are currently browsing the tag archive for the ‘nivel de alcoholismo’ tag.

Nivel de Alcoholismo

Siglos han pasado desde la última entrada que hice. Después de severas reflexiones, de adaptarme a mi estilo de vida nuevo y de organizarme al fin traigo la tercera parte. Espero no hayan perdido el hilo, de ser así, no dejen de revisar la entrada previa a esta siguiendo este link: https://theskyview.wordpress.com/2010/07/14/yo-veo-alcoholismo-2da-parte/

De acuerdo con la encuesta que hice, que tiene pocas respuestas en realidad, la mayoría cree que está en un nivel medio de alcoholismo. Intentando ponerme en los zapatos de los que respondieron, puedo asegurar que sólo los que se fueron a las últimas respuestas se consideran ya alcohólicos, o quizá ni ellos. La verdad es que todo el que haya osado responderla lo es, incluso yo soy alcohólico… y no bebo.

Aquí se entra en un dilema porque alcohólico es el que bebe tanto que pierde toda razón o sentido… bueno no, porque cuando yo hago eso, entonces sólo al que le da cirrosis es alcohólico… hmm tampoco, porque si yo tengo cirrosis, entonces solo al que se muere! Y ahí, solo ahí termina, porque quien muere, ya no se puede justificar, defender o autoengañar.

La verdad es que el alcoholismo es presente en la vida de la mayoría de las personas. Pocos podrían decir que no lo son y más en un país como México en donde “se tiene que beber para desinhibirse” (frase robada de lo que me dijeron el viernes pasado y que, por cierto, considero algo completamente negativo y triste). Una contradicción más para poder avanzar y que comprendan un poco más mi punto: Es porque soy alcohólico que no quiero beber.

Esa es mi situación. Soy alcohólico, he tenido tantos impactos causados por el alcoholismo (presente en toda mi vida) que ya no puedo arriesgarme a beber; soy alcohólico. Si llegara a embriagarme una sola vez, estoy casi seguro de que caería en un vicio terrible. Ya no lo considero un juego, creo que he madurado bastante como para pensar que el alcohol es una poción mágica que desinhibe a la gente, la hace feliz y le permite platicar con sus amigos en un buen ambiente.

En realidad, que tengamos el sello de “alcohólico” no significa que nos tiremos a perder con cada cerveza. Es más bien que tenemos un gran riesgo de terminar en un vicio si no ponemos un alto total. Es por eso que se crean niveles para clasificar el alcoholismo. Yo no conozco la clasificación oficial ni nada por el estilo, pero si me preguntaran, diría que son más o menos así:

1) En el primer nivel, como yo, ni siquiera se bebe. Simplemente está una pequeña semilla en nuestra cabeza, esperando a que le rociemos un poco de alcohol para poder crecer. Consta de gente que tiene intención de beber y que lo ha visto como un ejemplo a seguir (y no necesariamente porque lleve al éxito y a la felicidad) en otros.

2) En el segundo, ya se ha probado el alcohol, es más, se sabe lo que es embriagarse porque le tocó alguna vez. Ya la planta está creciendo y tiene sed. La persona buscará acercarse a ambientes alcohólicos, porque le pareció divertida la primera vez o porque siente cierta necesidad de reexperimentarlo, quizá mera curiosidad.

3) En el tercero, ya se puede describir como es emborracharse. Beber en fiestas es perfectamente normal, es más, hasta se frecuentan más. Beber de vez en cuando con los amigos parece divertido. La planta ya es una enredadera que cubre gran parte de las ideas, tanto que el individuo enfoca muchas situaciones a algo relacionado con el alcohol.

4) En el cuarto, estar ebrio es algo divertido, placentero y memorable, porque nos permite olvidarnos de todo y hacer el ridículo en las fiestas (algo que muchos consideran divertido, no sé por qué). La enredadera es resistente. La persona ya es incapaz de ver cuan alcohólica es y no se permitirá aceptarlo, ya que de eso depende que lo siga siendo y no se lo cuestione.

5) El quinto diría que viene cuando una persona ya bebe sola. El poder sentarse a ver la tele mientras se toma una cerveza, es símbolo de que se toma al alcohol como un buen compañero, que está ahí cuando no hay nadie. La enredadera regó sus semillas en múltiples partes del inconsciente. Ya se necesita del alcohol para estar alegre y quitar el mal humor.

6) Los problemas de cordura se van haciendo presentes en el sexto nivel. La agresividad, depresión repentina y euforia se vuelven temas comunes en la vida de quienes lo alcanzan. La enredadera se vuelve un tronco firme que se encarga de robarle energía a todas las demás partes de la mente. El individuo pierde el sentido común, la responsabilidad; inician los problemas sociales.

7) Las enfermedades vienen en este nivel. Sea gastritis crónica o cirrosis hepática, los dolores ya no dejan a la persona en paz, así que bebe para dejar de sentirlos. El tronco libera frutos venenosos en el cuerpo. Empiezan ideas autodestructivas, baja de autoestima y problemas existenciales.

8) El octavo nivel es sólo una versión avanzada del anterior; la persona se vuelve inútil, un completo parásito, la bolita que los familiares se echan para ver quien la cuida. El tronco es un árbol tan pesado que el individuo no puede cargarlo. El peso de la culpa y la autodecepción vienen tan grandes que la vida se vuelve una depresión absoluta. Beber para olvidar.

Podría decirse que tiene suerte quien llega al último nivel, muchos mueren antes en accidentes automovilísticos, riñas o suicidios; pero la verdad es que no, ninguno tuvo suerte, ambos están destinados a un final triste.

Entonces esos fueron los niveles de alcoholismo en mi clasificación (la haré como una entrada para poder editarla si considero que algo va mal). Esto ya deja claro que casi todo mundo es alcohólico. Suertudo, en realidad, quien no lo sea.

Antes de finalizar, debo señalar que es normal que pocos se consideren alcohólicos, porque, siguiendo el orden en la escala que acabo de dar, quien esté en cierto nivel de alcoholismo, viendo a quienes estén en niveles superiores, sentirá que es sano. Lo compruebo todos los días con gente que dice saber “cuánto beber y en dónde”, siendo en realidad que sólo controla el impulso, y no por eso que no lo sienta. El alcoholismo es más presente en nuestras vidas que la educación, por ejemplo (algo que, por si no sabían, recibe más impulso que otras rúbricas en el país por parte del gobierno).

En la entrada que viene, intentaré dar consejos para quien quiera dejar de beber, así como el que considero que es el proceso para lograrlo. No olviden responder la encuesta, un segundo para reflexión! Algo más, visiten el otro blog, acabo de publicar una entrada nueva, relacionada con las nuevas ideas y el porvenir.. nos vemos! http://theawakeningofthemind.wordpress.com/2010/08/29/no-puedes-enganar-a-la-mente/

Anuncios