You are currently browsing the tag archive for the ‘paradojas’ tag.

A diferencia de la comida convencional, nosotros los humanos nos cocinamos en un caldo bien frío, nos revolcamos en él para absorber bien el sabor amargo que lleva y nos remojamos en la sequedad que transmite. Todos los días caminamos en un mar de contaminación visual, auditiva, olfativa y emocional, con el único fin de sobrevivir al medio social que ha resultado mucho más salvaje que la intemperie.

¡Compra, compra, compra, compra, compra!

Precios más bajos (que otros), mejores productos (que otros), una mejor vida (que antes…). La publicidad se encarga de convencerte de una mejora pero siempre se quedan con el mejor producto, te ofrecen un “buen” producto y no “el buen” producto.  Hay una diferencia abismal entre ambas situaciones, pero la gente siempre los confunde y cae en la trampa del capitalismo. Mencionar esta palabra es peligroso, mucha gente es bastante susceptible a oponerse rotundamente al capitalismo, otros lo aman, yo digo que es una mierda en la que no vale la pena enfocarse.

No obstante, ¿qué crees?, vivimos rodeados de ella y lo que más fácilmente llega a nuestras casas desde su humilde morada en el gobierno estadounidense es la publicidad. No importa si no estudiaste (de hecho mejor), no importa cuanto ganes, no importa si tienes familia o eres solitario, no importa a qué te dediques ni cuáles sean tus gustos; toda la basura sensitiva de las empresas tiene que llegarte al cerebro. “Lo vi en la tele”, “lo vi en el periódico”, “lo escuché en la radio”, “me contó mi vecino”… Las posibilidades abarcan tantos mundos a tu alrededor que es imposible ser salvado de toda la chatarra publicitaria.

Es como si las empresas pidieran un pollo al gobierno y este nos entregara a nosotros. Los restaurantes de comida de mierda, toda la gama de productos iShit, los comerciales de tiendas de mierda en donde venden productos de mierda… Todo eso y más llega hasta ti mientras ves la tele o buscas tu tarea en internet, mientras lees una revista y cuando vas al cine. Es tanta la costumbre que parece ya no importarnos.

Existe una pequeña población de gente sensitiva que es agredida por todas estas situaciones, pero son ignoradas y reprimidas, considerándoles de exageradas por quejarse o disgustarse de algo tan natural. Claro, ¡si la publicidad se da en los árboles!. Los controladores del medio (que por elitista que suene su puesto no se libran de sus propias porquerías, como el narcotraficante que es drogadicto… ha!) han logrado llenarte la cabeza de mierda (sí, diré muchas veces mierda en esta entrada) y has terminado por sucumbir. Ahora es más natural que a una mujer la partan con un cuchillo para sacarle un ser humano que parir de manera natural a su anhelado hijo.

Viene la navidad (sí, de mierda) y la gente cambia mucho su forma de actuar. Se vuelven seres deformes que intentan aparentar la luz interior y el brillo comprando regalos con moñitos plateados y poniendo un árbol de navidad lleno de lucecillas pendejas para iluminar intermitentemente su hogar. Así es, siéntete una estrella tintineante comprando nuestros productos y olvídate del verdadero brillo que guardas en tu interior. Así, si no lo ves, no existe.

Hahaha Satan Claus

Y esto termina metiéndose con la religión, porque es el típico combate “Dios existe contra Dios no existe”. Esto es muy conveniente, así creas gente que necesite ver brillitos para saber que existe la luz interior y otros que tienen que celebrar el nacimiento de un señor de hace más de mil años. Lo que no te dicen es que Dios es una paradoja, es inconveniente, que sepas que Dios existe a tu alrededor pero no existe porque no le das vida, es negativo, ¡así la gente no compra!

Ya falta poco menos de un mes para la temporada de nieve, luces y felicidad con los que amas; aún si en el DF ni siquiera nieva en invierno, si la mayoría de los habitantes están más secos (espiritualmente hablando) que Ninel Conde y si, quizá, el 50% de la población saborea la infidelidad todos los días. Ya desde el día de muertos veía el “árbol de Halloween” en las placillas; en estos días ya me da náuseas estar en alguna plaza. La opción es buscar algo más chilango-clase media, un zócalo, centro de coyoacán o algo por el estilo; menos banalidad.

Chilango-Clase Media, fantástico~

Para finalizar, un consejo. En esta temporada te encontrarás con gente religiosa que te vende productos capitalistas y grillistas incrédulos que te dicen que no compres nada y que vivas en la calle para ser feliz… No escuches, mientras el facebook fresa te intenta contaminar con basura comercial, el facebook activista te intenta contaminar con basura pesimista; lo mejor es sobrellevar el absurdo capitalista buscando refugio en el bienestar propio y encontrar el bienestar de los demás en la austeridad. O sea, no creas que regalar te hará alguien deseable en una fiesta ni creas que es mejor no ir, mejor ve y regala tus mejores intenciones.

Anuncios
Knowledege is Power

"Power", en inglés, en realidad significa "Cáncer"

Saludos. Hace dos entradas hablé sobre el miedo, un gran muro para la capacidad de las personas que se presentaba incluso antes de atreverse a algo. Mi inspiración fue de una plática con un amigo (Yaotzin), que me comentó sobre algo que leyó en un libro de “Castañeda”, fue lo que me dijo… Era algo sobre cuatro bloqueos del conocimiento o algo por el estilo; me pareció una idea bastante original e inspiradora, lo suficiente como para hacer más entradas al respecto y esta es la segunda.

Hablaré sobre no un muro, como el miedo, sino un pilar gigantesco al que por costumbre ascendemos cuando empezamos a introducirnos a algo nuevo; el coloso al que todos los profesores y tutores nos avientan cuando empezamos a conocer algo y que, sin saberlo comienza a limitarnos automáticamente. Este bloqueo resulta un enemigo engañoso, porque a veces parece que es lo más adecuado, que es positivo; así es la educación actual; a continuación, mi peor enemigo: el conocimiento.

Parece que tengo esa gran costumbre de ir en contra de lo que se me impone, como si quisiera ver el lado opuesto para conocerlo. Si me dicen rojo, pienso: ¿y por qué no naranja?… ¿tiene algo de malo el amarillo?. A partir de ahí, surgen bastantes cosas (empezando por el descontento en mi contra por no aceptar las cosas tal cual las pintan). El conocimiento es así, impuesto por “una convención”, aceptado por la idea típica y absurda de “como la mayoría dice que es así, ¡pues así es!”.

Y así, si este hombre se equivoca, sus millones de seguidores lo harán con él porque son sus ovejas

Te contaré una historia. Cuando recién iniciaba mis pasos sobre el sendero del conocimiento, estaba terminando la primaria. Era para mí una gran señal de autoridad y posición altísima el recordar cosas como enciclopedia; abusaba del poder acordarme de algunas cosas para causar una impresión imponente. Manipulaba, agredía y ponía las cosas a mi favor con el uso de mi mente, mi boca. La secundaria fue un infierno solitario en que no sabía ni a quién acercarme, porque a todos alejaba; yo era consciente, pero me rehusaba a aceptarlo. Pasados esos tres terribles años llegué a la prepa; mi mente fue otra, encontré una amiga ideal, maduré muchas cosas que creía superadas, recibí ayuda y tomé la decisión de cambiar. Desde entonces hasta ahora, no he encontrado algo que logre saciarme, que logre ponerme a gusto, estoy en descontento con todo lo que tuve en el pasado.

Así, con lo que llevo de vida, puedo recapitular la forma en que la sociedad avanza a través de las tinieblas del desconcierto y la consciencia. Al inicio, todo era sencillo, vivía de lo que sentía que tenía que hacer, las cosas se me daban porque era un niño y no tenía que luchar por cosas muy grandes. Después llegó un período de descubrimiento, aprendí que podía controlar muchas cosas a través del conocimiento, con esto sólo logré destruirme; ahora estoy en busca de algo que supla el vacío que dejó el conocimiento, que he dejado encerrado en una jaula y espero por la llegada de algo más grande y poderoso.

Inicialmente, los seres humanos habitaban en cuevas, en lo que estuviera al alcance para vivir; cazaba animales y recolectaba frutos, no producía nada, solamente vivía de lo que estaba ahí. En el momento del autodescubrimiento, el ser humano comienza a almacenar conocimientos, inicia una carrera sin fin hacia la tecnología. Han pasado miles de años y seguimos en eso, no hemos desechado el conocimiento; creemos que es la solución a los problemas… Sin embargo, ¿qué problemas?.

Pittsburgh

Puede parecer un lugar bello si te lo pintan así de colorido...

Vamos con algo muy presente… La pobreza. La falta de recursos, alimento y demás… ¡oh rayos! Hay gente pobre en el mundo, quisiera saber por qué… El gobierno, el dinero, la fregada… cosas meramente humanas que no tienen sentido. Si tenemos consciencia de nuestra vida, sabremos que nosotros mismos hemos impuesto pobreza a las personas más marginadas, hemos acaparado las cosas y alejado a quienes creemos que no las merece. Los animales que viven en grupo cooperan y se ayudan entre sí, nosotros nos dividimos lo más posible y acaparamos todo lo que se pueda, acabando con los demás.

Otro ejemplo muy típico: la contaminación. Con ciencia decimos que acabaremos con ella porque la solución a los problemas es el conocimiento. Sin embargo, la causa de la contaminación, ha sido siempre el conocimiento. El avance científico y tecnológico no ha causado más que desastres. La segunda guerra mundial, la guerra fría, el desastre nuclear de Chernoville (o como se escriba xD), y muchos otros problemas ambientales han sido todos una consecuencia temible de lo que el conocimiento le hace al ser humano.

...y por igual, un lugar tenebroso si lo pintan de esta manera. El conocimiento es dictado por el autor.

¿Ya viste X-Men, First Class? Seguramente notaste que Magneto era el villano porque quería acabar con los humanos y avanzar hacia una raza en donde todos fueran mutantes por igual; también notaste que Xavier era el bueno porque quería preservar todo como estaba y una especie de armonía universal. Es una idea típica creerlo así, dejar las cosas como están y obligar a que permanezcan así parece una idea muy común entre los humanos; no nos gusta estar jodidos, pero hacemos hasta lo imposible por permanecer así. Eso busca el conocimiento, la preservación de la ciencia, de la Tierra… de la humanidad. No tenemos suficiente capacidad de aceptación como para ceder, debemos forzar las cosas nosotros, la naturaleza “necesita” de nuestra ayuda para permanecer en armonía… ¿Y entonces cómo se mantuvo antes de nuestra existencia? ¿¡Qué demonios?!

Hay una cantidad impresionante de huecos en la mentalidad científica y cognitiva que con el menor destello de sentido común podemos encontrar, pero preferimos voltear la mirada, evitar ser testigos y no correr riesgos. ¡Para eso hay libros! Hay que leer, contra la lectura no hay nada… Si digo “lo leí en un libro” me vuelvo irrefutable… El conocimiento a través de filtros nos vuelve ovejas bien manipulables. Internet, libros, televisión, todo… La única forma de saber realmente algo es conociéndolo, no leyendo, ni estudiando.

¿Te suena paradójico que te invite a conocer cuando hablo de que el conocimiento es un enemigo terrible? ¿Te dije que era engañoso?. Bien, ese es el engaño, esa es la gran complicación. El conocimiento está mal, conocer no. Reflexiónalo, si no pudiste, en la siguiente entrada te apoyo un poquito con más ideas… Este tema va para largo, es mi debate actual, el problema en que me encuentro y estoy por superar… Te mando un saludote! Nos vemos en la siguiente entrada!!

En la entrada pasada, donde publiqué mi trabajo de investigación de Filosofía; mencioné que nunca me habían gustado las contradicciones, sobre todo si no se podía declarar una como verdadera. La maestra estuvo haciendo mucho énfasis en la palabra “paradoja”, pero yo no tenía un concepto claro sobre su significado; pensaba que era algo así como algo que no tiene solución porque es muy complicado y pues, de alguna forma, es verdad.

Una paradoja es una contradicción entre dos situaciones que no sólo son diferentes, peor aún, son opuestas. Dos situaciones que no deberían poder convivir, pero que aparecen en varias ocasiones antes de llegar a una solución. Un ejemplo es esa pregunta que aparece en todos lados: ¿qué fue primero: el huevo o la gallina?. Mi maestra de biología decía que el huevo, porque es la célula, lo inicial, lo que va de pequeño a grande (sin embargo, bien pudo ser otra ave que estuviera evolucionando en gallina o una célula que se reprodujera hasta formar la gallina sin la necesidad de un huevo); alguien con dogmas religiosos muy marcados diría que la gallina, pues Dios creó todo tal cual es (pero quedaría poco claro si Dios creó un huevo en lugar de una gallina).

Se puede observar que ninguno de los lados tiene la razón al encontrar su propia solución para una contradicción como esta. Justo ahora estoy recordando, que esto es como un sistema de fuerzas. En un sistema de fuerzas, cuando se encuentran dos vectores (fuerzas) que tienen la misma dirección y magnitud, pero sentido contrario (opuestas), el sistema entra en “equilibrio”, esto significaría que se aplican dos fuerzas igual de grandes y en una posición simétrica con respecto a un objeto, pero de manera opuesta, haciendo que el objeto permanezca en “reposo”, es decir, que no se mueva.

Si pensamos en ambas situaciones, una paradoja es lo mismo. Son dos situaciones opuestas encontradas en dos puntos, simétricos el uno del otro, que hacen que no exista una respuesta, que el problema no avance a una solución, que no haya movilidad: que exista el equilibrio. Probablemente nunca se pueda definir si fue primero el huevo o la gallina, chocan dos ideas igual de probables y que son opuestas; hay reposo, no avance. Si pudiéramos encontrar una respuesta que fuera más sólida que la otra, entonces una de las situaciones (fuerzas) crecería y comenzaría a empujar a la otra, comenzaría a generar una solución.

En fin. Las paradojas son muy usadas por los filósofos, según leí en wikipedia (algo que parece lógico, pues les gusta complicar su existencia, más de lo que ya es); algo que en lugar de generar avance, genera retroceso, pues crea dudas y controversias sin solución. Sin embargo, las paradojas también han generado lo que los científicos llamarían “avance”, porque un científico dedica su vida al descubrimiento y a lo novedoso, por tanto, si aparece algo nuevo, hay avance (cosa que no necesariamente es verdad; como el descubrimiento de la bomba atómica, que no ha generado más avance que el petróleo ya que contamina igual o peor y sólo produce energía, lo que permite a los humanos seguir generando objetitos autodestructivos como los “gadgets” electrónicos).

 

La ciencia, el gran avance...

Aquí hay una paradoja. ¿Será la ciencia, en realidad, avance? Seguro que si mis compañeros leyeran esto explotarían desde las entrañas y me considerarían un tarado por siquiera preguntarlo. La ciencia trae facilidad, comodidad, nuevos horizontes que cruzar y un montón de posibilidades nuevas para diseñar más cosas que antes. Pero, también podríamos pensar que la ciencia trae caos, ambición, inutilidad del hombre y el deseo interminable de poseer, de tener poder (el conocimiento es poder, es más fuerte que cualquier arma… no por nada muere gente que “sabe” cosas que “no debería saber”).

Las falsas creencias son la causa de todo esto, es decir, por supuesto que una de ambas [situaciones de la paradoja] debe ser falsa, por lo menos en su conclusión. Pero como no somos capaces de determinar cuál, las aceptamos como verdaderas (al menos la gente prudente lo haría). Y de aquí viene la situación de la dualidad. Es la forma en que podríamos explicar las paradojas que, en el nivel que tenemos, no podemos explicar con veracidad; mejor aceptamos ambas como parte de la unidad. La ciencia genera avance y retroceso, la gallina y el huevo aparecieron ambos, incluso si fue primero la gallina (que como pone huevos, significa que los tiene dentro) y el huevo (que dentro debía tener una gallina).

 

¿Quién "llegó" primero: el huevo o la gallina?

¿Conoces alguna paradoja distinta? ¿Has encontrado alguna paradoja (por absurda que creas que sea) en tu vida? Cuéntala, déjala en un comentario. Platica conmigo sobre tus descubrimientos y dudas. También me puedes enviar un correo a gibalgo@gmail.com. Espero que hayas disfrutado la entrada y te haya puesto de cabeza las cosas, siempre que se escombra el cuarto, aparecen cosas que creíamos extintas o que no habíamos visto nunca. Disfruta de la vida y hasta la próxima!

Haciendo una pausa entre tanto estremecimiento me di cuenta por accidente de que conozco mucha gente que viene del futuro y claro, del pasado también.

No le he visto jamás en persona, lo conozco sólo por internet, pero es curioso; yo sé que él va más adelantado en el tiempo. Y entonces… sabrá lo que va a pasar antes que yo?

Ve el sol salir antes que yo. Es testigo de cuando se oculta mientras yo lo tengo en frente. ¿Cómo es posible que existamos en dos días diferentes, pero hablando en el mismo tiempo?

¿Me habrá mandado esos mensajes antes, sabiendo que yo le escribiría?

El tiempo no se puede referir más a la hora o a la posición del sol, porque entonces !estaría viviendo algo de otro mundo!

Javier vive en otro país, en Europa. Él vive 7 horas más adelante que yo.

¿Cómo es que puedo platicar con alguien del futuro?