You are currently browsing the tag archive for the ‘reflexion’ tag.

Saludos. Habiendo pasado ya la faramalla del arte visual y los malos conceptos sobre el buen arte y el malo que no son ninguno por debajo del arte que es y el que no es, que termina por ser el arte falso, y concluyendo que el minimalismo no es más que una modita aburrida de arte falso; pasaré a hablarte sobre otro tipo de arte. Hoy:

Arte olfativo

 

Para muchos, las pinturas, la música, la danza y todos esos tipos de arte sistematizados por los científicos del alma y el espíritu (ha!) son como bellas artes que se aprecian por la forma en que son realizadas y por lo que expresan como partículas separadas y como un todo al ser integradas. Así los colores, las tonalidades y los contrastes se unen para hacer una pintura; los tiempos, las coreografías y el vestuario hacen un baile, y el ritmo, los volúmenes, los coros, la letra y el tono hacen una canción.

No obstante, estos tipos de arte siempre se ven o se escuchan; hasta ahora, no he escuchado de algún curador o pintor o músico, etc. que hable de un arte que se huela… Ya vivimos enfrascados en lo que a unos se les ocurrió llamar artes y nos olvidamos de que todo en la vida puede ser arte si se hace con verdadero empeño, tal como la naturaleza misma es el arte de la creación. Pero Dios no sólo nos dio vista para conocer el mundo, ni oído. Resulta que tenemos mil sentidos para percibir diferentes cosas y que, el olfato, es uno de ellos.

¿Te llegó el delicioso olor?

La comida, que había mencionado en la entrada pasada, resulta que también entra en el ambiente de los artes que pueden percibirse con el olfato. Es bien fácil reconocer el arte de mamá cuando cocina. Toda la casa se inunda con ese delicioso aroma y es que, aún cuando la comida de mamá no sea tan sabrosa en realidad, para nosotros como hijos lo es. Ocurre que puede no importar tanto si el aroma es rico o no, igual nos agrada por eso que nuestra madre transmite a través de los alimentos: amor.

Pero obviamente existen más maneras de hacer arte a través del olfato, sólo que como es uno de los sentidos menos agudos que tenemos, lo despechamos. Es como quien prefiere que le expliquen las cosas que leer un libro; es más difícil cuando la percepción necesita ser aguda que cuando todo se nos da en bandeja de plata. Empecemos a generar más ejemplos, entonces.

¿Has oído del aromaterapia? Bueno, conozco a alguien que utiliza aromas distintos para sus terapias (es psicóloga) y me pareció una forma curiosa de tratar a sus pacientes. Probablemente no lo creas tan fácil, pero resulta que esta psicóloga está usando arte para favorecer el alivio de sus pacientes. El aromaterapia es un arte porque busca transmitir una sensación a quien es tratado con ella. La relajación es el ejemplo que se te viene a la mente (obvio), pero puede ser algo contrastante con eso, como vitalidad y energía o algo de entusiasmo, o incluso un recuerdo de alguna sensación pasada. Existen infinidad de cosas que se pueden hacer sentir en el espíritu sólo a través de olores.

Existe contaminación visual… obviamente existe también la olfativa. ¿Alguna vez has caído por accidente, al entrar a la plaza comercial, en esa sección maligna del Liverpool o Palacio de Hierro en que te restriegan olores por todos lados? Entonces, conoces la contaminación olfativa. Los perfumes, que fueron inventados (tengo entendido) para disfrazar la peste de los europeos que no se bañan porque no tienen agua, ahora se usan como una forma de disfrazar el propio olor humano.

Personalmente hablando, te puedo decir que detesto los perfumes. Es curioso porque podrían recordarme a un ser amado y entonces, quizá, deberían gustarme; pero no, los odio. Oler a alguien con perfume genera una sensación de lejanía muy agresiva, casi como si la persona quisiera fingir que tiene un olor “placentero”. Esos aromas tan fuertes que llegan a lastimar sólo me obligan a alejarme. Me gusta conocer a la gente tal y como es, de todas las formas posibles. Unos lentes de sol que ocultan los ojos y la mirada son similares a ese perfume que oculta el olor verdadero de la persona. Puedo comentarte que nunca uso perfume y a veces incluso no uso desodorante y no he recibido críticas sobre mal olor sino más bien elogios.

La contaminación olfativa también va implicada en cosas como el humo del cigarro (aunque este puede más bien ser placentero para algunos), el de los autos, la basura y otros desechos, etc. Pero esos son, digamos, defectos que aparecen por ahí. Muy diferentes del perfume que parecemos usarlo con cierto gusto o placer extraño. Conozco mucha gente que considera el perfume un símbolo de belleza, siendo que es algo artificial. No dejará nunca de parecerme un poco triste que prefiramos oler un perfume que aquellos a quienes amamos. Sin embargo, tengo esperanza en que aún podemos cambiar.

Bien, leíste hasta el final, tienes todo mi aprecio y agradecimiento por haberlo hecho. Espero que te hayas fumado esta buena entrada y que tus pulmones se llenen de gratitud y felicidad… Ahora, a manera de humo, sólo expúlsame un comentario 😉 Te mando un saludo y espero que te hayas pasado chido el fin de semana largo (si eres de México, claro está).

Anuncios

Saludos. En la entrada anterior te compartí una ligera introducción al tema del arte y lo que, a mi parecer, le toca en este blog. En la entrada presente te hablaré un poco sobre mi experiencia con el arte y mis ideas sobre el tema… como siempre, no esperes un orden racional y estricto ni ideas comunes o fijas en mis palabras y menos al tocar un tema tan abstracto, intuitivo y relativo como el arte.

Aparentemente, el arte es una especie de doctrina que debe ser estudiada y “cultivada” (usan mucho esa palabra cuando hablan de arte) desde que se es niño, con el fin de “alimentar el espíritu” y extender las capacidades creativas. Aparentemente, el arte es un objeto que permite a las personas extender sus capacidades y volverse seres completos. Es real que mucha gente cree este par de cosas sobre el arte, es normal que lo hagan.

La evolución de la sociedad humana está desfasada por miles de años en comparación con la evolución del humano como ser vivo. Esto nos da capacidades y nos quita oportunidades. La sociedad piensa en cosas que el cuerpo era capaz de hacer hace milenios, mientras que nuestro cuerpo ruega por cosas que nosotros ni imaginamos todavía. Debido a esto, pensamos que el arte es una herramienta y no un medio.

Profundizaré más. Una herramienta es un ente cual sea que permite alcanzar o ejecutar algo (más o menos eso); si el arte lo fuera, podríamos definir al arte como un algo delimitado y ese algo nos permitiría hacer u obtener algo (etc.). Un medio es cualquier cosa, situación, evento (etc.) que nos permite alcanzar o ejecutar algo; si el arte lo fuera, podríamos entenderla como cualquier cosa que nos permita hacer u obtener algo (etc.).

Arte

Podría parecer una diferencia muy estúpida: una herramienta es tangible y delimitada, mientras que un medio no necesariamente lo es. Sin embargo, a través de esta diferencia, muchas personas caen en errores muy comunes como el de llamar arte a todo lo que sea música, literatura o pintura y hacer a un lado al resto de las posibles formas de arte. Actualmente, existen muchos cantantes y compositores comerciales que se dedican a crear canciones, utilizando instrumentos sencillos con ritmos sencillos y de baja calidad, con el único fin de vender su imagen y conseguir dinero a cambio. A esto le podemos llamar mainstream, a esto, mucha gente les llama “artistas famosos” aunque sólo deberían llamarlos “famosos”.

¿Por qué?. El arte es un medio a través del cual una persona puede expresar o transmitir algo que nace en su interior. El arte puede nacer del cuerpo, de la mente o del alma, pero siempre nace desde el artista, no del exterior. En el exterior, para esas personas del mainstream, están las estadísticas, los gustos populares, las modas y la política. Todo eso y más influye en la mente de esos “artistas” que me gusta llamar “artistas de plástico”, marcándolos como personas falsas que se dedican a vender algo que no son: artistas.

Objeto: Justin Bieber - Tipo: Artista de Plástico - Inspiración: Su propia "belleza"

Todos podemos ser artistas, con nuestras palabras o nuestros gestos, con nuestras ideas o nuestras costumbres. Todo lo que hacemos puede ser arte si tiene un objetivo real que nace en nuestro interior. En el momento en que dejas de estudiar para cubrir la carrera que tus padres quieren para ti y comienzas a estudiar lo que amas, estás haciendo arte. El arte es un medio, no una herramienta. El arte nace desde adentro y no el exterior.

Con esto, el arte se extiende a niveles amplios. Existe una definición muy sencilla y completa sobre arte: es todo lo que el hombre hace; que me gustaría cambiarla por “todo lo que un ser hace y que ha nacido de su interior”. Para eliminar sexismos y superficialidades nada más. Para este instante creo que ya puedo afirmar que sabes a lo que me refiero cuando uso la palabra “arte”.

Ahora, ¿qué hay de mi?. En el ambiente artístico escribo y hablo, me gusta expresarme de estas dos formas; disfruto de la música y la resolución de problemas, porque me permiten explorar mi creatividad desde muchos puntos de vista; me alejo de los vicios y la podredumbre, porque no me gusta la mediocridad o el desperdicio, y tengo como objetivo llegar a completar mi propia realización sobre la [mi] vida, pues no me gusta que nadie me imponga nada sobre ella.

Mis convicciones y mi arte van de la mano porque utilizo este medio para lograr mis objetivos. Utilizo el arte como un medio para alcanzar la felicidad, para completar mi camino y para ayudar a otros a encontrar el suyo… a formarlo, mejor dicho. La felicidad, la verdad y el ayudar a otros son probablemente mis convicciones más fuertes y a través de mi arte puedo conseguir llevarlas a cabo.

Gracias por haber leído hasta aquí. Espero que hayas agarrado algunas ideas y hayas creado las propias, espero que te haya gustado mi forma de ver el mundo del arte. Te mando un saludo y espero que me leas en la próxima entrada. Espero también tus comentarios, dudas y sugerencias. No olvides compartir esta entrada 😉 Hasta la próxima!

He estado pensando en cómo concluir con el tema de la familia, aparentemente la forma más útil es con una ejemplificación de las áreas que pueden ser alcanzadas por este tópico. He mencionado la situación de los miembros de la familia, he hablado sobre su postura frente a la sociedad, he hablado sobre la familia como una necesidad, pero sólo hasta ahora [que ya les he mostrado todos estos conocimientos] es que puedo poner en un marco tangible todo este embrollo.

Como ya les había dicho, la familia tiene varias funciones en el plano social y emocional. Los miembros de un grupo social tan firme generan lazos emocionales muy importantes. Los lazos familiares provienen del instinto, pues también los animales forman grupos familiares (como las manadas); por tanto es una necesidad. Sin embargo, nosotros hemos trascendido a los animales.

Muchas personas creen que el intelecto es lo que nos diferencia de los animales sólo por el hecho de que somos bastante inteligentes en comparación. Sin embargo, hay unos cuantos animales que, aunque no lo parezca, también poseen intelecto, como el ratón y los perros. La verdadera diferencia entre los demás animales y los seres humanos es el ambiente espiritual en el que nos desarrollamos: la intuición.

Por si aún te causa dolor que diga “espiritual” porque me crees religioso o esas mamadas, te corrijo de una vez: espiritual es desigual de religión. La intuición todo un ambiente, es un mundo lleno de ilógica y magia, un universo místico e intangible lleno de todo lo imposible e incomprobable, donde la ciencia es nula y la razón es tonta, donde el amor es energía y el cuerpo es un estorbo. La intuición es el verdadero mundo que nos aleja del resto de los animales, ya que ellos, aunque quizá puedan vivir en él, no lo reconocen.

La familia y la intuición tienen situaciones bien raras. Muchos hablan de la intuición como el “sexto sentido” de la mujer; esto es porque, ya que las mujeres viven mucho más en el plano sentimental y mágico (el derecho), lo tienen más desarrollado; sin embargo, la intuición es todo un mundo poco explorado en el que todos vivimos, lo queramos o no. Ya que las mujeres tienen más presencia en este ambiente, suelen usarlo más y, sobre todo, las madres tienen bastante presente la intuición como un método de protección para sus hijos.

Es difícil mentirle a una madre, siempre saben cuando mientes. Quizá crees que es porque te conoce desde que nació, pero eso son patrañas; en realidad sabe si dices la verdad o no porque el lazo espiritual que comparten es fuertísimo, además de que ella vive en un plano espiritual muy desarrollado. De hecho, toda la familia comparte lazos espirituales importantes debido a su relación sanguínea o emocional. Esto brinda posibilidades muy grandes.

Ya que todos compartimos un universo intuitivo y compartimos lazos fuertes con nuestros familiares, es posible que nos conectemos a través de ese plano. Los verdaderos rituales familiares podrían ser posibles. Si nuestras relaciones con nuestros parientes fueran más desarrolladas podríamos realizar diferentes actividades interesantes de autoexploración e interiorización. Nuestros espíritus serían firmes y dejaríamos de caer en problemas tan pendejos como el alcohol y el cigarro; seríamos personas más decididas y felices, el éxito estaría predispuesto debido a las bases tan firmes, conoceríamos el mundo sin depender de las mentiras escolares que nos imponen.

¿Sabes qué?, ya no leas esto. Acabo de sufrir de una crisis neurótica. En este momento ves mi texto idealista y crees que es muy ridículo y absurdo o demasiado cursi y poético. Pues no, es medio racional y muy idealista. Sé que en un futuro (espero no muy lejano) esto será algo muy cercano a la realidad. Ya pasó mi crisis, ya puedes seguir leyendo… Igual ya acabé.

Trata de imaginar que las capacidades que a veces envidias de otras personas o los conocimientos que poseen algunas personas podrían estar en tu cabeza sólo por la conexión familiar y la presencia de rituales entre sus miembros. Que no te cause estrés la palabra “ritual”, sólo me refiero a las actividades espirituales que se podrían realizar de manera grupal e interactiva entre los miembros de una familia. Sería hermoso y brindaría muchísimas capacidades a todos los que participaran… En fin, quizá esto sea demasiado avanzado como para imaginarlo en verdad.

En fin, las posibilidades y situaciones para las que puede ser utilizada la información sobre la familia llegan a diferentes niveles de diferentes alturas que bien pueden estar lejanos de la intuición. Todo esto ya depende de los intereses de cada quién; pero con lo mío ya llegué hasta un buen punto. En fin; te mando un saludo enorme, espero que hayas agarrado algo chido de la entrada. No dejes de comentar, hasta la próxima!

Los seres vivos que habitan este planeta se desarrollan de formas tan similares como diferentes. Todo en este planeta ha provenido, probablemente, de un origen similar y universal. Esto me lleva a pensar que existen necesidades, deseos, gusto e ideas universales que prevalecen en nuestro subconsciente. ¿Alguna vez haz hecho una prueba HTP de psicología?, muy probablemente sí; consiste en dibujar tres cosas: una casa (H = House), un árbol (T = Tree) y una persona (P = Person). Es casi por ley que cuando se va a una cita con un psicólogo por primera vez, el paciente reciba esta prueba; su función es bastante básica: da una descripción muy detallada pero no del todo acertada sobre él… es como una prueba introductora que utilizan los psicólogos para tentar el camino a desarrollar con el paciente.

¿Por qué funcionan?. La mentalidad de las personas es increíblemente variada. Existen tantos gustos como combinaciones de colores, sabores, olores, sonidos y texturas hay en el ambiente. A muchos les gusta el color azul, a unos menos les gusta tanto el color azul, como el sabor dulce del refresco y la textura suave de las manos de una mujer; pero sólo a mí me gusta todo eso y el enorme repertorio de sensaciones agradables que no les podría listar y que me hacen único. Si somos tan diferentes, ¿por qué una prueba puede describirnos a todos?.

Esto tiene poco sentido si se analiza con superficialidad, trata de pensar un poco en lo certera de esa pregunta. La prueba HTP, probablemente haya sido un simple descubrimiento de un punto de convergencia universal. Así podría llamarlos yo. Otro punto de convergencia universal es esa atracción por el placer y la repulsión por el dolor. Todos odiamos el dolor y amamos el placer, es lo normal; nadie espera sentir dolor en su vida. Ni siquiera los masoquistas, ya que estos disfrutan con lo que comúnmente llamamos “dolor” y quizá sufran con lo que entendemos por “placer”. Somos tan diferentes que disfrutamos y detestamos cosas distintas, pero tan parecidos que nos gustan las mismas situaciones.

Hay quienes creen que el universo entero proviene de un origen común: el Big Bang

Esto puede sonar un poco trivial. Hablando sobre la familia, me doy cuenta de que como grupo social, es imprescindible. Todos necesitamos de una familia para poder vivir. Tanto la necesitamos que si nacemos huérfanos, esperamos con ansias la adopción; que si nos hemos separado del núcleo familiar por primera vez, estamos a la espera de formar una nueva familia.

En este último ejemplo ocurren cosas bastante curiosas. Hay quienes creen que formarán una familia a través de una relación sólida. Hay otros que, habiendo tenido un pasado complicado con familias disfuncionales; esperan encontrar una familia en una gran cantidad de parejas, esperando tener algo intenso con todas pero nada firme con ninguna. Existen también los que creen que no necesitan una familia, pero terminan por doblegarse o sufrir por siempre; no es nada fácil encontrar a una persona que se haga vieja y feliz sin haber disfrutado del calor familiar en sus últimos años.

La familia es un punto de convergencia universal, es un deseo que todos tenemos, es un sueño al que todos aspiramos, aunque sea desde diferentes perspectivas. La familia también  una necesidad. Todos hemos sentido hambre alguna vez; es desagradable, cuando tenemos una necesidad insatisfecha sufrimos; al tener hambre, nos sentimos incómodos y enfocamos nuestra atención en satisfacerla. Una vez que hemos comido, sentimos placer; el placer de un buen plato de comida nos parece incomparable. Lo mismo ocurre con la familia. Cuando tenemos problemas con nuestros padres, hermanos o hijos, tendemos a caer en círculos de ansiedad y estrés que nos llevan a sentirnos terrible; sin embargo, cuando la felicidad aparece, nos sentimos relajados, tranquilos y aliviados, estamos felices y satisfechos, sentimos placer.

 a la familia.”]Todo indica que la familia es necesaria para vivir, pero quizá esto ya lo sabías; de alguna manera, lo sabemos todos. El objetivo de contarte esto es que busques estar en paz con tu familia. No hablo de soportar hasta la muerte o de aguantar insolencias, simplemente de tolerar y ser prudente con la familia; ya que, de estar en problemas con ellos, tendrás problemas por todos lados. Busca aceptar a tu familia sin importar cuan defectuosa sea; busca proteger y amar a tu familia, así mantendrás a salvo tu corazón y tu hogar, y busca tolerarlos, ellos también te aguantan a ti, no te quieras sentir tan perfecto.

Ese es el único consejo que te ofrezco hoy, sencillo y complejo a la vez. Te doy conocimiento, información y un consejo, ¿no es esto una clase de escuela?. Eso busco, enseñarte algo para que lo pongas en práctica, pero no sólo decirte qué hacer, sino por qué hacerlo… de esta forma, podrás sacar tus propias conclusiones. Espero tus comentarios… saludos!

Las relaciones familiares se apuntan siempre por los lazos sanguíneos que comparten los miembros que las componen; sin embargo, la realidad apunta a situaciones mucho más serias que algo tan superficial como la situación genética. Nadie elige a los padres, ni a los hermanos ni a los primos o tíos, nadie puede elegir su familia, como se cree que es posible elegir a los amigos, se ha dicho que no pertenecen al mismo grupo familia, pero se equivocan, los amigos no se eligen, ellos llegan.

Saludos. Ya publiqué las entradas que van del núcleo familiar, después di un salto hacia los primos, pertenecientes a núcleos familiares cercanos pero no iguales, ahora me saltó a la relación que va entre núcleos distantes que sólo se unen por lazos espirituales y emocionales. Es toda una entrada para hablar algo que me conmueve hasta los huesos. Es sólo una entrada para hablar de algo que podría llevarme series de libros enteros que ni siquiera bastarían para hablar del tema entero, la amistad es un mundo infinito.

A veces la familia sanguínea se puede volver tediosa. Tus parientes casi siempre se aprovechan del amor incondicional que les tienes para tratarte mal, para ser autoritarios, para meterse en tus asuntos, para molestarte y hasta para usarte. En las relaciones familiares esto es normal, ni bueno ni malo, simplemente ocurre; lo único que nos queda es aguantarlo, soportarlo y evitar hacerlo. No obstante, esto no significa que no ocurrirá, siempre pasa. El mejor consuelo, cuando la familia genética te ha traicionado y te ha arrojado por los suelos es recurrir a tu familia espiritual, a la familia que está en otro lado, a aquél que te apoya sin verte a los ojos pero que puede hacerlo sin sucumbir, a tu igual, a tu amigo.

-¡Ya ponte a trabajaaaar! -Ya me vooooy... pero con mis amigotes!

Los amigos son un miembro más de la familia, muchos textos y frasecillas lo dicen constantemente… ¿por qué?. Te explicaré paso a paso.

El amigo real no se define. No puedes decir: “Es el que nunca te abandona” o “Es el que está en las buenas y las malas”. Estas frases son tan incompletas como inciertas. A veces un amigo es incapaz de ayudarte, a veces es más conveniente su ausencia [física] para que tu corazón sane, a veces simplemente no puede estar junto a ti aún si estás en un problema grande. Cada persona tiene sus problemas, cada persona tiene una definición propia que, lamentablemente, es inalcanzable por nuestros diminutos cerebros humanos.

Como no puedes definirlo, te limitas a describirlo. Intentar juzgar a un amigo con la mente es inútil, sólo causarás dolor y separación, si describes a un amigo con el corazón, inspirarás ternura y cercanía. Hacerle saber a un amigo lo que este significa para ti es más importante que juzgar la convivencia que tienen. Puedes hablar de tu amigo como el ser que te explica la tarea cuando no la entiendes, como el que te presta dinero cuando te gastaste lo que te dieron tus papás para que comieras una semana, como el que te deja llorar fingiendo que te entraron cuarenta basuras en el ojo, como el que te cuenta hasta el más mínimo detalle de su vida aún cuando es reservado al público… un amigo se describe por infinitas razones, pero no se define por ninguna.

Si no puedes definirlo, significar que no está afuera. Cuando das una definición sobre un banco, puedes mencionar su función, su nombre, su utilidad, su color, su posición, su relación hacia ti y hacia el resto de los objetos; puedes definirlo por todos los lados que tus sentidos te permitan. Esto es posible porque está afuera de ti. Prueba a definir tu corazón. Puedes describirlo: mencionar sus funciones, contar los latidos que da en cada lapso de tiempo; pero no puedes definirlo: indicar su posición exacta, su relación con el exterior, su relación con los demás órganos… Ni siquiera los cardiólogos pueden definir a la perfección al corazón, describen lo más que pueden, le relacionan con casi todos los demás órganos del cuerpo, pero no con todos. Esto ocurre porque está en tu interior.

Si el viento sopla en la misma dirección que tú, encontraste a un amigo...

¿Mi amigo está dentro de mi?. No son siameses. Cuando algo se aloja en tu interior, tus sentidos no son suficientes para definirlo, por ello es que sólo te queda describirlo. El amigo no está en el exterior. Quizá reconozcas a una persona como uno, pero lo que ocurre es diferente. Cuando reconoces la existencia de la persona a la que nombraste amigo, lo que en realidad haces es activar una especie de memoria espiritual interna que alojaste en tu alma.

Me estoy riendo mientras escribo esto… me estoy malviajando, pero es cierto. La memoria física no te puede dar los datos de un “amigo”. La memoria física te da la pauta, sus características externas, su comportamiento, su lenguaje, etc., pero no te da un amigo. Si careciéramos de un alma (puedes tomarla como la parte sentimental, emocional y espiritual de tu ser), no tendríamos amigos reales; serían simples personas útiles que sirven para algo. Sin embargo, a tus subordinados laborales los puedes distinguir muy bien de tus amigos; puedes discernir entre ellos porque tus amigos te producen una activación espiritual, mientras que los subordinados sólo te producen una activación cerebral.

Poder distinguir entre estos dos puntos es crucial. Una chispa cerebral te resuelve un problema, te muestra a una persona como es en el exterior, te brinda memorias informáticas; pero una chispa espiritual te activa sentimientos y emociones diversas, te permite sentir a una persona por como es en realidad y te devuelve memorias abstractas. El amigo se aloja en el interior, porque, como tal, un amigo sólo es un conjunto de emociones, sentimientos y sensaciones diversas. La situación aquí es que tú le adjuntas todo eso a una persona; cuando alguien que es adecuado, aparece, tu espíritu actúa inconscientemente y le transmite todas esas características.

El amigo es un título que se adjunta a un ser, no el ser como tal

De aquí que no elijamos a nuestros amigos. Las personas pasan a nuestro alrededor todo el tiempo, las vemos como seres que coexisten en el planeta con nosotros, pero no le adjuntamos nada. Cuando el momento “llega”, el “espíritu” de amigo es transmitido hacia una persona. Es seguro que te parece ilógico cómo es que encontraste a tu mejor amig@. Es como si esa persona llegase y de pronto ya eran amigos, esto es porque no te encargas de elegir al más apto, sino que tu alma encuentra a una persona adecuada y le adjunta las características que tiene un amigo, el conjunto de sensaciones, emociones y sentimientos que te provoca un amigo.

Entonces, un amigo sólo es un ente abstracto. Es un conjunto de emociones y sentimientos que son producidos en tu interior. Sin embargo, deben ser activados y como es imposible activarlos desde el interior, se le adjuntan a otra persona que proviene del exterior. Así, cada vez que esa persona del exterior aparece en tu vida, la información espiritual sobre el ente “amigo” se activará y le describirás como si fuera tu amigo, cuando en realidad es una persona más que te provoca sensaciones almacenadas en tu interior.

Podrá sonarte desagradable, pero no lo es, al contrario, es hermoso. Esto significa que al amigo no le juzgas ni le traicionas, porque está dentro de ti, es un reflejo de tu interior. Es el lazo de unión más hermoso que podrá existir, porque no depende de la sangre, del vientre o del dinero, sólo depende de ti y del otro, del amigo.

No le des clic a esta imagen... HAHAHAHAHAHAHA

Quisiera seguirle pero ya me extendí mucho. Me emocioné bastante escribiendo esto y pude encontrar bastantes cosas interesantes. Lo más padre es que esas cosas que encontré las fui escribiendo en el camino y ahora tú que leíste todo el debraye las puedes conocer. Gracias por leerlo. Nos vemos en el video para esta entrada!

Canal en Youtube: Clic Aquí!

Grupo en Facebook: Clic Aquí!

Correo Electrónico: gibalgo@gmail.com

Saludos. Puedes considerar esta como la última entrada dedicada a los bloqueos de la capacidad del ser humano. Han sido ya bastantes pero de igual forma llegan al final; la próxima semana iniciaré una nueva saga que pudiera parecer bastante común o simple, pero que, como todo en este blog, tiene rasgos que están ocultos a la vista superficial. Por lo pronto, terminaré este tema con un broche que, aunque no es de oro, si encerrará dentro de la caja que resguarda un montón de cosas integradas en una sola, una mezcla.

Recordemos: miedo, lucidez, poder y muerte. Esos son los cuatro bloqueos de la capacidad de las personas. Como primera instancia aparece el miedo, un enemigo invisible que evita la cercanía con las cosas; luego la lucidez, un pilar de necedad que evita la verdadera sensación de las cosas; luego el poder, un demonio interior que busca el control y dominio sobre otros en lugar de la comunión y la paz, y finalmente, la muerte, una situación imparable que ha sido víctima de ataques múltiples pero todos sin triunfo alguno.

A pesar de que los he mostrado por separado, estos existen juntos todo el tiempo. Existe el miedo a la muerte, un problema bastante común. Un ejemplo es durante la preadolescencia, cuando el puberto se da cuenta de que depende de sus padres para vivir y comienza a pensar en lo problemático que sería si muriesen; es el miedo a la muerte de los padres. También existe la lucidez sobre el poder; que consiste en un gran cinismo y descaro al usar el poder que se tiene sobre algo para controlar, dominar y destruir a otras personas, seguramente has oído hablar del “despotismo ilustrado” (si no, investígalo).

Las combinaciones son muy variadas, estos son sólo ejemplos, el punto es darte a conocer que estos bloqueos de la capacidad no son aislados; al contrario, se pueden fusionar y generar aún más problemas. Al juntarse unos con otros se vuelven más sólidos y difíciles de destruir.

Esto no significa que al presentarse por sí sólo un bloqueo, este será fácil de romper; de hecho nunca es fácil terminar con ellos; siempre aparecen uno detrás de otro, escondidos entre ellos, entre tus pensamientos, tus ideas, tus intenciones, en toda tu vida y lo que la rodea. Son tan presentes como el aire que respiras, la diferencia es que tus pulmones saben discernir entre el oxígeno y todo lo demás que tiene el aire; pero tu consciencia no es capaz de diferenciar entre los bloqueos y la verdad.

Para eso hay que entrenarse, llevar una vida más profunda (ahá… menos superficial), de más reflexión y con menos distractores. Actualmente todo te distrae de llevar una vida feliz y en paz, todo te empuja a bloquearte, así eres más fácil de dominar; sin embargo, al final, la decisión sólo es tuya, de ti depende si te gusta ser el perro de los medios de comunicación masivos, el gobierno y tus pseudoamigos (los hipócritas…) o si prefieres ser el dueño de tu vida.

Estar libre de bloqueos es sólo para la gente perfecta, pero mantenerse alejado de ellos es para todo el que quiera superarse. Si lo que quieres es conocer más la realidad, tener una vida certera y honesta, llenándote de las verdaderas bendiciones que la naturaleza tiene, estando en el mayor esplendor de tu vida todos los días, entonces tienes mucho trabajo por delante. Si quieres una vida conformista y mediocre, sigue viendo la Rosa de Guadalupe (HA!)…

Puede sonar como inalcanzable tener estas metas y logros, pero puedes verte reflejado en mi. A los seis años ni siquiera entendía el concepto Universidad, ahorita es el pan de cada día para mí. Existen lugares que pueden parecer inalcanzables si los ves desde el suelo, pero si elevas tu vista hacia los cielos, las fronteras se vuelven nulas; en lugar de escalar, tienes que caer; en lugar de correr, te deslizas por el viento. Simplemente cierra los ojos, aspira y una vez que hayas espirado (no expirado…) estarás en el lugar que tanto deseas; pero siempre con una mentalidad pura.

Todo esto se trata de aquello, de la pureza. Mientras más sana sea tu mente, menos problemas te traerás. Es igual que una sartén, mientras más limpio esté, mejor te sabrá la comida que cocines sobre ella. Si tienes dificultades para sentir pureza, como yo, entonces te toca un camino más complicado, uno en el que tienes que ser precavido con tus movimientos y cauteloso con tus pensamientos, uno en el que nuestros actos nos hacen responsables de ellos, uno en el que cada respiro que des conlleva múltiples consecuencias que, aunque desconozcamos, están ahí y de las que somos directamente responsables.

Puede parecer algo bastante complicado, pero también parecía complicado aprender a andar en bici, aprender a nadar, aprender a leer y a escribir, aprenderse las tablas de multiplicar, un montón de cosas que ahora son pan comido para ti, pero sólo porque las usas diario. Si empiezas a mejorar tu vida de a poquito, pero diario, de un momento a otro notarás que eres más feliz, más real y más sincero con tu propia vida.

Es el consejo del fin de la saga, purifícate y busca siempre el bien colectivo por encima del individual, eleva tu mentalidad y tu visión para superar las fronteras que te suenan imposibles, ama a los demás y ámate para que puedas aceptar tus errores y los de los que te rodean. Hoy termina esta saga, dentro de una semana inicia otra, ve preparando tus neuronas que más y más información se avecina, la vida no se detiene y por eso no descansaré hasta que se te haga más fácil y feliz! Hasta la siguiente semana y gracias por haber leído hasta este punto; nos veremos más adelante y digo nos “veremos”, considerando que tú me verás a mi! 😉

Un saludo. Me disculpo por no entregar la entrada del fin pasado, pero con la ausencia de clases por dos días y mi vicio con un nuevo videojuego en línea, estuve perdido y la verdad es que lo olvide; me disculpo de nuevo. En fin, ya estoy publicando; sólo fue un día de retraso. En la entrada pasada terminé con el tema del poder, el coloso del que los egocéntricos no pueden bajarse ni a golpes, el mástil que impone la vanguardia de las almas ambiciosas y obsesivas e incapaces de llevar una vida pacífica. Ahora hablaré sobre la limitante suprema; una situación inevitable que puede traer bien a un alma, pero pesar a cientos más.

Esta situación se convierte en un dilema para bastantes personas, gente que no puede aceptar que todo tiene un límite, que hay cosas que no se pueden superar bajo ninguna circunstancia; generalmente son seres que buscan la superioridad infinita, cosa que en absoluto se puede alcanzar… JAMÁS. Y ardan de dolor y angustia, pero no se puede! Para algunos significa libertad, para otros, dolor, para mi es el cierre, pero no el fin, y para ti… ¿qué es la muerte?

NO la muerte, NO es una calaverita......... Eso es un cosplay 😀

La limitante absoluta e irremediable para las capacidades humanas llega a este nivel, el final de la vida, la clausura de todos los eventos de cada ser vivo que pisa esta Tierra. Es difícil tocar este tema, aún en este blog. La mayor parte del tiempo ocurre que la muerte es un tema morboso, peligroso, que no debe ser manejado bajo ninguna circunstancia en frente de las personas, sobre todo de los ancianos, que son los más cercanos a ella.

La ambición de los humanos por alcanzarlo todo ha llevado a nuestra raza a niveles muy interesantes. Aún cuando somos incapaces de soportar las diferencias de presión en niveles superiores o inferiores a la corteza terrestre, hay humanos en el espacio y también hay gente cavando pozos cada vez más profundos. A pesar de que la esperanza de vida natural en nuestra raza quizá no es superior a los 40 años (y considerando esa etapa como una vejez exagerada), ha habido señoras de más de 120 años con vida… más de un siglo!

Imagínense... a los 84 años se van a ver ASÍ.... y quieren vivir eternamente?!

Por qué rayos es que la muerte aún sigue llegando. Generaciones y generaciones de personas han intentado una y otra vez encontrar métodos para evitar la muerte y todas han llegado a lo mismo: fracaso. Buscar la inmortalidad biológica no es más que un símbolo de fracaso desde que se tiene esa idea en la cabeza. Muchas cosas han surgido de ideas que parecían imposibles, pero parece que esta será la única que jamás superaremos. No suelo ser tan limitante, trato de siempre tener fronteras tanto visibles como inalcanzables, pero todas posibles; sin embargo esta no… la muerte no se evita, simplemente se espera.

Yo no le veo sentido a luchar tanto por encontrar la inmortalidad, qué necesidad hay de mantenerse vivo eternamente. Es inaudito, es ridículo! Si de por sí la población está en índices asquerosos, siendo inmortales llegaríamos a vivir como sardinas enlatadas, y digo vivir sólo porque no estaríamos muertos pero si así es vivir, agradezco a Dios que me haya hecho un simple mortal. De nada sirve vivir para siempre.

Si se quejan en el metro en las horas pico y quieren que más gente esté viva... No tienen remedio...

Tengo un ejemplo peculiar. Mi primo me ha comentado que Steve Jobs enfermó de cáncer y ya está en una etapa terminal, los siguientes iProductos serán todos de él, pero en adelante ya nada lo habrá hecho él. Apple llegó a la cumbre y ahora se termina. Apostaría mi vida a pensar que mucha gente se creería feliz si él no muriera nunca, si siguiera sacando iPods hasta la generación 542, ya de una micra cúbica de volumen y que te lleve a la decimosexta dimensión……… sin lentes! Pero no, se muere, llegó al iPod 5 y ni 3D tiene, lo siento aficionados, la vida es más real que lo que ocurra en sus diminutas cabezas.

Normalmente soy un terco de lo peor… mis amigos me dicen “el necio”, y eso que son ellos… ya que me lo digan ellos es porque de plano no tengo remedio. Sin embargo, en este caso me paree de lo más normal y saludable aceptar la muerte como el cierre de nuestras vidas, como la clausura de un evento larguísimo y lleno de vueltas. Siempre que algo incia, su fin se predispone desde ese momento, todo acaba, todo culmina, nada es eterno; muchos dicen que sólo Dios lo es, pero quién sabe… ni yo sé qué fregados es Dios, menos lo voy a andar interpretando como infinito.

Abran sus cerebros un momento, que les de el aire y háganlos a un lado; que no estorben como comúnmente hacen. Pónganse a reflexionar, entonces, un poco… ¿quién en su familia ha vivido eternamente?… si la persona más cercana a su corazón falleciera, ¿enloquecerían?. Yo creo que no está mal morir, ha de ser rico, sentir que la vida ha terminado y que todas las acciones hechas se han cerrado, independientemente de si fueron terminadas o no. No hace falta retener a nadie a la fuerza, igual a la vida, ni por Sansón que se quieran sentir podrán obligarla a permanecer.

...Retiro lo dicho....... The Rev!!

En los últimos días me he estado enterando de varios sucesos en mi familia… Por razones macabras y reservadas me da la impresión de que alguien muy cercano está por morir, pero no voy a sufrir mucho, de hecho creo que está bien, seguir viviendo cuando tu meta ha sido cumplida es inútil, quizá todos quisiéramos ver a nuestros hijos, nietos, bisnietos… convertirse en adultos y llevar una vida productiva, pero la vida como tal, es mucho más compleja que una serie de sucesos sin fin, porque tiene fin.

Entrada introductoria sobre el tema de la muerte. Muchos lo consideran un tema oscuro o negativo, otros lo ven con morbo, otros con clichés sobre “no está mal hablar de la muerte”, pero pocos en realidad son conscientes y suficientemente maduros para aceptar que la muerte quizá ni debería ser un tema, porque sólo es algo más… Aún podría pensar que es más difícil la adolescencia que la muerte, porque en esa etapa se está más vivo que nunca y todas esas cosas que para un muerto son futiles, para el joven en desarrollo son la muerte en vida! Espero hayas leído hasta este punto y hayas disfrutado la entrada; piénsalo, quizá te sirva… analízalo y quizá saques tus propias conclusiones. No te olvides de comentar y pasar el link a quien se te antoje… Hasta el próximo fin!

Saludos. Como mencioné en la entrada anterior, después de bastante tiempo sin publicar algo, mi cabeza está llena de ideas y me atrevo a publicar una nueva a un día de la pasada (o dos?)… Hace unos meses, mientras me despedía de un amigo le dije “suerte”, es algo que comúnmente uso para despedirme; la respuesta que tuve fue: “¿Suerte?, Dios no juega a los dados, – Albert Einstein”. Y entonces tuve un colapso mental.

Dios no juega a los dados?

- Te toca Dios... - ¡Seis o nueve, seis o nueve!

Para empezar: ¡Qué payasada!, sólo me despedía. Pero avanzando un poco más hacia el fondo llego a ciertas ideas curiosas. La suerte está muy asociada a cosas esotéricas, amuletos y demás, objetos que son muy aburridos. Pero conociendo a mi amigo, seguramente hablaba de que la suerte o, más claramente, el destino, no es algo que ocurra porque sí. Las cosas no pasan sólo porque así sea, sino que existe una razón detrás de todo eso.

Profundizando más aún, hace poco platiqué con otro amigo sobre sus ideas acerca del determinismo. Él dice que todo lo que ocurre y es, está determinado por múltiples causas, de las cuales no nos percatamos. Como un montón de cables detrás de un escritorio que no se ven, lo único que aparece es la luz, el resultado; no el cableado que la produce. Suena bien interesante pensar que todo se determina por cosas que están detrás del telón, suena muy lógico; sin embargo, a mí la lógica ya no me satisface, es demasiado recta e incompleta.

El azar, la suerte, el destino. ¿En verdad quedan fuera de nuestras vidas? Hace poco me enteré de que esa famosa frase de Einstein no fue más que una forma sutil de expresarse en contra de la mecánica cuántica (que se basa en que no se puede determinar la posición y la velocidad de un electrón en un mismo instante), que boicoteaba toda su forma de ver las cosas, toda su física. Basándonos en esa frase, la suerte existe y súper existe. Pero no es suficiente, las cosas deben ir más allá entonces.

El destino es referido como el camino que siguen nuestras vidas, algo tan fijo que no puede ser modificado. El determinismo podría decir que nuestras vidas están dictadas ya por un destino; muchas religiones lo debaten. Existen quienes hablan de nuestro “libre albedrío” para editar la vida que Dios nos impone según nuestras decisiones… ¿será? Yo a veces pienso que es una, luego que es otra. Mi mente, lógica, dice que todo está determinado, mi corazón, intuitivo, dice que no lo está. Como la lógica ya me aburre, he decidido escuchar a mi corazón.

Si las cosas estuvieran determinadas ni siquiera tendríamos capacidad para quejarnos o para sufrir, porque, siendo ese el caso, no existiría ni la más mínima posibilidad de cambiarlas. El hecho de saber que se puede estar mejor de lo que se está es lo que produce el sufrimiento con respecto a la situación. Como alguien que se sabe enfermo de algún mal incurable; si no conociera la salud, no sufriría porque consideraría que su estado es normal. Podemos cambiar las cosas, eso causa ansiedad cuando vivimos en represión. El destino existe, pero es modificable si quieres que lo sea.

Trébol mutante

¡Oh dios un gen recesivo, cuánta suerte!

Y la suerte, ¡¿qué hay del trébol de cuatro hojas que me costó cien pesos?!. Los amuletos y las supersticiones son falsedades que se crean por la ignorancia y nada más. Se podría creer que es cuestión cultural, pero si se supiera la verdad entonces desaparecerían aún a pesar de la cultura. La suerte quizá no exista de la forma en que se menciona comúnmente, pero yo lo veo desde una perspectiva distinta.

Para mí, la suerte es el hecho de que las cosas salgan lo más positivas posibles. He visto que cuando actúas como debes, las cosas se dan como magia. Es resultado de alguna especie de ley natural que propicia que las cosas ocurran cuando deben ocurrir. Así como los animales saben migrar en invierno; lo hacen cuando deben hacerlo y no antes o después, porque si no mueren. La suerte es el resultado de acciones mezcladas con el destino. Es el resultado de esa posibilidad de las personas para alterar su destino; sin embargo, le llamo suerte porque no podemos determinar como ocurrirán las cosas, estas simplemente pasan como deben ocurrir.

Bueno ya… mucho debraye por esta entrada y avanzo más en las que sigan. Saludos a todos los que leyeron y de nuevo os deseo………………………………. SUERTE!

Hay muchas cosas que tengo presentes en mente, sí, por supuesto.

Me consta que ha sido mi culpa la depresión que me he echado encima desde el tercer día de las vacaciones. También me consta que esta empeore día con día. Y me consta por igual el hecho de que ha desencadenado una ansiedad que desembocó en un evento tan extraño que ni siquiera me pareció traumático, simplemente quedará en mi memoria como un cuadro en la pared, que se ignora aunque se reconoce su presencia. Yo no quiero decir que son cosas de la hormona adolescente, pero entre mi edad, mis traumas y mis necesidades me estoy convirtiendo en un mar enfermizo. De hecho me recuerda a mi vida antes de AA.

Me consta que cada vez me aislo más y cada vez me siento con menos fuerza. Me consta que siento que la gente dejará de ayudarme eventualmente, que simplemente nadie podrá hacer nada por mí; me consta mi error. Desde que tuve una cierta explosión mental me he sentido más aislado que nunca y cada vez más y más solito. He intentado hablar pero no me oyen, he querido hablar pero no puedo, también he dejado de hablar porque quiero; en conjunto simplemente soy vagón de ideas cerrado con un candado cuya única llave tiene una persona que no conozco, que llevo buscando una vida y que, por lo que he estado presenciando seguiré buscando por otras vidas más. Siendo que los ideales no se alcanzan, no me queda más que hablar con quien se deje… no obstante, quiero hablar sabiendo que se me escucha, quiero hablar sabiendo que tendré una respuesta y es todo.

Me consta que no estoy solito, pero también me consta que la gente que me sabe amar está lejos. Me consta que no puedo aceptar el amor de alguien de forma incondicional, la condición es que se me sepa amar; por supuesto, me consta el error una vez más. Jamás seré amado a mi gusto, cada quién verá el amor a su manera, pero el problema es que a mi percepción nadie me ama como debería y el gran problema aquí es que eso no me permite recibir el amor del exterior. No me gustan estas frases, a mi ego le molestan pero tengo que admitirlo: Necesito aceptar el amor de los demás de forma incondicional, sin poner un pero, porque el amor es amor y no hay forma ni razón de ser para él, simplemente es amor.

Me consta que tampoco me la ponen tan fácil, independientemente de mis malas posturas ante la vida. Me consta que Dios no quiere una vida sencilla para nadie y que a mí me está poniendo muchos peros. Me consta que soy berrinchudo y que quizá por eso Dios me quiere dar unos zapecitos. Se me ocurren varios lados de esto. Primero, quizá tengo que aceptarme como me han dicho que soy o quizá deba aceptarme como no creo que soy y ese es un dilema porque con ninguno me siento a gusto; el problema se agranda cuando me doy cuenta de que no soy conforme con lo que yo digo ser. Ni una ni otra ni la que queda, estoy en medio de un problema de identidad. Luego, quizá tengo que ser paciente con la vida ya que las cosas que se dan de zopetón terminan mal y me dejan más triste que antes o más jodido, pues. Finalmente, pueden ser ambas y las demás que no estoy escribiendo pero que permanecen en mi consciencia.

Me consta que cuando le hablo a la gente de estos asuntos me dan respuestas bastante obvias porque la solución es obvia, pero también me consta que no es tan fácil encontrar a gente tan profunda como para trascender más allá. Me consta el vacío que tengo es inalcanzable cuando lo pongo en un agujero negro al que nadie quiere ni puede ni debe entrar. Entonces, estoy solo y me quedo más solo y me provoco la soledad. Y no, no soy masoquista, eso ni existe… Me consta.

¿Oye por qué no me hablas? ¿Qué clase de facultad o maldición me ha dado Dios para lograr que nadie se me acerque ni de broma? Dios me está obligando a salir de mi cápsula para hablar y socializar, pero yo no quiero, me quedo renuente en mi esferita esperando a que alguien se acerque; para mi desgracia, la esfera es venenosa y si alguien la toca se muere o algo por el estilo… no me puede dar otra impresión, nadie me toca ni me mira, nadie me habla ni me sopla; estoy en una dimensión paralela, puedo ver pero no me ven, soy el hombre invisible por voluntad propia. Es injusto, veo gente que no habla y le hablan; veo gente que habla y no le importa hacerlo, pero yo, que ni hablo y me importa hablar, no recibo palabras ni puedo entregarlas; ¿qué le cuesta a Dios darme una vida más fácil?… seguramente nada, pero por alguna razón no me quiere dejar…

Acabo de ver que las visitas de mi blog bajaron dramáticamente, esto no sólo me espanta sino que me desalienta un poco. Sin embargo, termino por pensar que tengo que publicar cosas más interesantes que personales para que regresen los visitantes. Esta vez tocaré un tema que me parece bastante importante y que no había recordado desde hacía un tiempo a pesar de que por mucho tiempo fue una de las palabras que más me ayudaban a sentirme bien, a subirme el autoestima, cuando iba en secundaria: madurez.

Así veo a la gente cuando me dicen inmaduro porque me gustan los videojuegos...

Desde que era pequeño me habían dicho que era una persona bastante madura, y no por voluntad, sino por necesidad. De un tiempo a ahora he estado viendo que mis problemas no han sido exactamente los más difíciles de superar que hay, en realidad, mi vida podría parecer hasta un tanto fácil; la dificultad estaba en mí, en que no quise tomar la solución sencilla, o sea la perdición, sino que preferí crecer. Como ya he mencionado las decisiones son más importantes que otras cosas en la vida, son las decisiones las que nos hacen parecer inteligentes, siendo que en realidad muchas veces es mera suerte.

Bueno sí, se supone que he sido una persona madura y todo lo demás, pero… ser maduro ¿qué significa? Me daba la impresión de que tenía que ver con la diferencia entre un adulto y un niño; después entendía que estaba relacionado con la inteligencia. Pero el tiempo fue tirando todas esas débiles ideas que tenía y, después de que he descubierto que la inteligencia no es una cantidad sino una capacidad; me doy cuenta de que necesitaba entender un poco más qué era la madurez.

Representante de la [In]Madurez en México: Los políticos deben ser maduros (aha?)

De varios análisis, se me ocurrió que la madurez es la capacidad para tomar decisiones correctas. Una decisión correcta es la que genera más cambios positivos que negativos (o al menos eso se me ocurrió ahorita). Mientras más problemas haya resuelto una persona, mayor experiencia tendrá y, por tanto, mayor madurez; esto quiere decir que la madurez está ligada con la experiencia y, más a fondo, con la sabiduría de las personas.

Con esto queda claro que los problemas en la vida de una persona no la hacen más madura, sino la forma en que se enfrenta a ellos y si los supera o no. Un ejemplo. María tiene problemas con su mamá porque ella no la escucha cuando quiere platicar sobre el chico que le gusta, sino que comienza a limitarla y regañarla como si fuera culpable de algo; en respuesta, María inicia una relación con aquél chico, pero no sólo eso, sino que hace todo aquéllo que su mamá le reclamaba “para que le reclamara en serio”. En esta situación, María está frente a una dificultad, un problema con solución desconocida; lo que hace para enfrentarlo es obedecer a su ira; como resultado, se convierte en lo que su mamá no quería que fuera y, no sólo eso, sino que le da todas las posibilidades de reclamarle hasta más. Ella no maduró, eligió el camino fácil.

Ni tenía muchas ganas de hacerlo, pero cuando mi mamá me dijo que no...

Una vez citado este ejemplo es probable que queden cabos sueltos, pero eso prefiero dejarlo para tus comentarios, no quiero inducir nada.

Por otro lado, la madurez también tiene que ver con la edad de las personas. ¿Por qué? Tenemos la idea común de que mientras más grande se es, por tanto también se es más maduro. Es por eso que piden edades variadas para diferentes empleos, que solemos adjuntar jerarquías a las personas con respecto a su edad dentro de los roles familiares (el menor debe respeto y obediencia al mayor, tenga o no la razón) y demás. Todo esto se ha concebido como un dogma. Si la teoría fuera lo que la práctica, esta sería la forma ideal para relacionarnos; sin embargo no lo es.

Es muy cierto que la madurez está ligada a la edad del individuo. El cerebro también necesita tener cierto desarrollo para poder comprender más cosas. Sin embargo, hay veces en que un joven de 18 años, puede ser más maduro que un anciano de 67. Hay adultos que tienen dogmas muy incrustados y que no están dispuestos a ceder nunca a un conocimiento diferente del que tienen; mientras que un joven inexperto tiende a ser más flexible a aprender cosas nuevas. Otro ejemplo. Hace unos días, durante la clase de cálculo, surgió una especie de debate bastante intenso sobre un método para sacar una integral; todo iba bien hasta que el maestro se dio cuenta de lo que terminó por nublarle la vista: lo que queríamos proponerle era nuevo e iba en contra del teorema de trigonometría más importante de la historia, el Teorema de Pitágoras. Pff… fue bastante estresante. Fui a hablar con él al día siguiente porque me quedó esa espina clavada en la cabeza; por más razón que intenté suministrarle, él se cerró. Terminé bastante decepcionado, él siempre se ha promocionado como un maestro sensible, flexible… como filosófico; pero me demostró todo lo contrario en esa plática de media hora en donde estuvo redundando el asunto intentando mantenerlo indestructible. Eso fue inmadurez.

¡Si me vuelves a decir inmaduro...!

Ya como conclusión. La madurez es la capacidad del individuo para tomar las decisiones correctas, es decir; para superar los problemas que la vida le impone con éxito, superándose una y otra vez. Esto es opuesto a la inmadurez, que implica tomar el camino fácil, evitando los problemas en el instante y despreocupándose de lo que viene después. La madurez está directamente relacionada con dos cosas: la experiencia (madurez mental) y la edad (madurez física). Por tanto, la madurez puede crecer tanto como problemas tenga el individuo, pero también, tanto como su edad se lo permita. Es decir que la madurez mental es lo que tenemos que buscar para superarnos, mientras que la madurez física es el límite que nos impide alcanzarlo de un momento a otro.

A ti te dejo el resto. Reclámame, dame tu opinión  en contra de lo que puse; seguir comentando a favor sólo te dejará un “gracias”; pero comentar en contra nos dejará aprendizaje a ambos. Mejor te doy las gracias por haber leído ahorita y te dejo tiempo para que me pongas tu comentario en un momento más justo debajo de este último párrafo. Disfruta de la vida! Ah! por cierto, antes de irme, te dejo el link de una página en donde hay un video de la actitud ejemplar de un individuo maduro; la situación del muchacho no era para menos, cualquiera con la madurez suficiente hubiera actuado igual 🙂 Yo soy el link